Policiales
Martes 08 de Agosto de 2017

Trasladan a una interna tras nuevos incidentes en la cárcel de mujeres

Una interna de la cárcel de mujeres de Ingeniero Thedy al 300 bis fue trasladada ayer a la Unidad Penitenciaria Nº 4 de Santa Fe al registrarse nuevos incidentes en el establecimiento del barrio Refinería, donde el 27 de julio las presas denunciaron una requisa violenta que desembocó en traslados. Una vez más, ayer las detenidas y sus familiares manifestaron que se vivieron momentos de tensión, aunque el Ministerio de Seguridad informó oficialmente se trató de una requisa registrada por las cámaras en las que no se produjeron lesiones.

Una interna de la cárcel de mujeres de Ingeniero Thedy al 300 bis fue trasladada ayer a la Unidad Penitenciaria Nº 4 de Santa Fe al registrarse nuevos incidentes en el establecimiento del barrio Refinería, donde el 27 de julio las presas denunciaron una requisa violenta que desembocó en traslados. Una vez más, ayer las detenidas y sus familiares manifestaron que se vivieron momentos de tensión, aunque el Ministerio de Seguridad informó oficialmente se trató de una requisa registrada por las cámaras en las que no se produjeron lesiones.

El alerta comenzó a circular a ayer a la tarde cuando la ONG Mujeres tras las Rejas advirtió sobre una "revuelta" y de la presencia de grupos especiales. Una decena de familiares que se acercaron a la Unidad Nº 5 dijeron que las internas sufrieron una requisa violenta y que destrozaron sus pertenencias.

Ante esa alarma, desde el Ministerio de Seguridad replicaron a través de un comunicado que ayer se procedió a "realizar el traslado de una interna hacia la Unidad Penitenciar Nº 4 ubicada en la ciudad de Santa Fe, dado que la misma presentaba un comportamiento agresivo y de amenazas hacia el personal penitenciario, intentando provocar inestabilidad en el penal".

Según ese informe, "las cámaras de vigilancia apostadas en el penal registraron en los últimos días comportamientos inusuales de las internas, lo que llevó a realizar una requisa en la unidad penitenciaria dando como resultado el secuestro de teléfonos celulares y elementos considerados de peligrosidad".

Durante la requisa "varias internas ocasionaron destrozos, sobre todo en el área educativa con rotura de ventanas, mapas escolares y mampostería. Por eso, la fiscal María de los Angeles Granato inició una causa penal por los daños producidos por las internas". En el procedimiento, "no se encontraban presentes las internas embarazadas ni con hijos menores de edad". La requisa fue filmada y la Defensoría Provincial, que se hizo presente en el Penal, informó que no se registraron lesionados ni heridos".

Comentarios