Policiales
Jueves 09 de Marzo de 2017

"Si la Policía de Acción Táctica no se sumaba al operativo, no estaríamos acá"

Lo dijo una oficial del Comando Radioeléctrico que participó de la persecución a un ladrón en la acción que terminó con el crimen de un inocente.

Cuatro policías del Comando Radioeléctrico que participaron de la persecución a un ladrón previa al crimen de Jonatan Herrera declararon ayer en el juicio por la muerte del joven, baleado cuando lavaba el auto frente a su casa de Tablada el 4 de enero de 2015. Los efectivos relataron desde su punto de vista cómo se desarrolló esa secuencia, a la cual se sumaron efectivos de la Policía de Acción Táctica (PAT). Admitieron que los agentes del Comando al que pertenecen efectuaron al menos nueve disparos y que el asaltante resultó herido con tres tiros, segundos antes de que otros tres le quitaran la vida a Jonatan. "Si la PAT no se sumaba a nuestro procedimiento hoy nosotros no estaríamos acá", dijo una suboficial de la repartición.

Al Comando Radioeléctrico pertenece Gladys Galindo, quien está acusada de homicidio calificado por efectuar uno de los disparos mortales que recibió Jonatan. Por otro tiro letal está preso el policía de la PAT Ramiro Rosales, mientras que sus colegas Francisco Rodríguez y Luis Sosa responden por intento de homicidio y Jonatan Gálvez por abuso de armas.

Momentos confusos

El crimen ocurrió a las 15.10 del 4 de enero de 2015 en bulevar Seguí y Ayacucho, donde Herrera lavaba su Volkswagen Gol en la vereda. En la audiencia de ayer se intentó precisar cómo se produjeron los disparos fatales.

El primero en declarar fue Roberto Carlos Martínez, un sargento con 19 años de servicio que era chofer del primer patrullero que persiguió al ladrón, Brian Vespucio. Este joven se escapó en moto de una juguetería de San Martín al 3500 que había asaltado. Llegó hasta Alem y Seguí, desde donde siguió corriendo. Martínez dijo que lo iban persiguiendo junto a otro móvil cuando el muchacho les disparó. Y que frente a eso su compañera, Jésica Rubertelli, repelió con una escopeta 12.70 antitumultos a gente del barrio que, según dijo, atacaron a pedradas a los policías.

La siguiente testigo fue precisamente Rubertelli, una agente con seis años en el Comando. Dijo que venía en la patrulla con el sargento Martínez persiguiendo al ladrón que "iba en una Zanella roja con rermera blanca. Encendemos las balizas y salimos en persecución. En Juan Manuel de Rosas nos ponemos a la par del ladrón. Le pedimos que detenga la marcha y no lo hace. Nos arroja una bolsa negra. Sigue la persecución hasta Alem. Pierde el control, cae al cantero central y nos dispara. Mi compañero sale en persecucción pedestre. Se suma una chata mas del Comando. Yo quedé en calle Alem tratando de sacar la moto que estaba impidiendo abrir la puerta del chofer. El ladrón iba de bermuda de jean y remera blanca".

La agente contó que el ladrón siguió tirando hasta que en Alem y Seguí vio a los de la PAT bajando de un colectivo a mitad de la calle. "Cuando llego ya estaba en el piso el ladrón. Los agentes Iturrez y Galindo lo habían aprehendido".

Rubertelli explicó que atravesó el patrullero sobre pasaje Villar para no dejar pasar a nadie. "La villa se empezó a levantar, a tirarnos cascotes, como es habitual. Entonces hice un disparo intimidatorio con antitumulto. Corrí al patrullero para resguardarlo y lo pongo sobre la calle Ayacucho. Entre idas y vueltas me dijeron que había un policía herido y a lo último vi a Jonatan".

Quiénes dispararon

Después le preguntaron a la agente qué policías dispararon. "Los del Comando y un montón de Tácticos. A ellos los ví de atrás, que bajan de la puerta trasera y algunos de la puerta delantera del colectivo. Yo estaba intentando subir al móvil por la esquina de Alem y Seguí. Ellos bajan y empiezan a los tiros para el este, situados por Seguí".

Además contó que que Jonatan Herrera "estaba abajo de un árbol por calle Ayacucho, a unos 30 metros del ladrón" que habían perseguido. Y por último refirió que el ladrón les había disparado dos o tres tiros tras caer de la moto, y que en Ayacucho y Villar los hombres de las PAT intervinieron. "Si la Policía Táctica no se sumaba al operativo hoy no estaríamos acá", dijo.

Tiros continuados

El chofer del segundo móvil delComando que llegó al lugar fue el cabo Miguel Antel Iturrez que iba con Galindo como acompañante. Refirió que fue uno de los que disparó. "Cuando realizo los disparos Galindo estaba del lado derecho mío, no la alcanzo a ver porque quedó en diagonal, yo nunca lo pierdo de vista al muchacho. Por instinto se que es mi acompañante, que estaba del lado derecho, parada. Los de la Táctica disparaban hacia el masculino que estaba tirado, puede ser Herrera".

Agregó además que los tiros fueron continuados. Primero abrieron fuego los del Comando. "Cuando Vespucio corre ya aparece el personal de la PAT bajando del colectivo y hacen 4 o 5 disparos".

La agente María de los Milagros Rodríguez participó en la detención de Vespucio y fue al móvil a tomar apuntes. "Cuando vuelvo veo un grupo de policías sobre la vereda de Ayacucho. Me acerco y veo tendido en el piso un muchacho que resulto ser Jonatan. Pregunto a estos policías si habían efectuado detonaciones, me dijeron que si, tomo anotaciones de sus nombres y apellidos y sigo tomando datos. Después llega personal de PDI a realizar las pericias. Parte de los disparos los realizó personal del Comando y después supe que personal de la Táctica también. Yo disparé. De Iturrez vi que disparaba porque estaba al lado mío. Yo hice dos disparos. Cuando Vespucio efectúa la última detonación sobre pasaje Villar arroja un arma de fuego y algo de dinero que había sustraído", concluyó la mujer.

Comentarios