Entrevista al fiscal Luis Schiappa Pietra
Viernes 10 de Febrero de 2017

"Si dice que no escuchó, Cella acepta que la acusación tiene sustento"

El penalista aduce que no oyó a su cliente decir que haría desaparecer a una chica. Para el fiscal eso supone admitir lo grave que fue esa afirmación.

Hace ocho días el fiscal Luis Schiappa Pietra pidió la detención del abogado penalista Marcos Cella. La decisión de acusarlo frente a un juez como partícipe secundario de homicidio le dio al hecho dimensión de noticia nacional. El fiscal lo imputó a Cella de haber cumplido el pedido de un cliente suyo que estaba preso, Rubén "Tubi" Segovia, de aplazar una rueda de reconocimiento, en la que una testigo llamada Brisa Ojeda debía ir a reconocerlo, en un trámite en el que se investiga el crimen de su novio. Esa medida fue suspendida. Al día siguiente alguien fue a la casa de Brisa y le disparó a su hermana.

Cella juró en la audiencia no haber escuchado cuando su cliente le pidió que frenara la medida y anunció que haría desaparecer a la testigo.

"Al decir eso reconoce que la acusación tiene sustento a tal punto que para defenderse debe decir que no escuchó. Pero Tubi le repite lo que va a hacer otras tres veces", dice el fiscal, quien se declara convencido de la fortaleza de su acusación.

—Se le cuestiona que acusa a Cella de manera liviana sobre un hecho que él desconocía que pasaría.

—El propósito de producir un homicidio no es supuesto sino concreto. Nadie puede dudar de que Tubi quería suspender la rueda de reconocimiento y así lo hizo. Se valió para ello de la contribución de su abogado. El crimen que está acusado de instigar Tubi sólo tenía sentido si se suspendía la medida. Hay doce escuchas telefónicas que dejan clara la intención y las acciones que llevan a cabo para eliminar a la testigo. En esos audios se advierte que se planifica la búsqueda de Brisa Ojeda, que se arma a un grupo de gente para atacarla, que se hace una oferta económica y que se cierra todo cuando el ataque está hecho.

—¿Pero cuál es el aporte de Cella para concretar esa muerte? Las defensas son enfáticas en decir que no lo hay.

—Basta analizar el caso entero para saber que hizo un aporte y que fue decisivo. Tubi quiere evitar que se haga un reconocimiento para obtener impunidad. Para eso necesita que no se haga la rueda. Le pide entonces a Cella que pare esa medida y además le anuncia por qué quiere pararla por lo menos cuatro veces en el mismo diálogo. Y Cella interviene para interrumpirla. Es el único que podía hacerlo. Al día siguiente matan a la que creen es la testigo.

—Otro argumento es que no es Cella sino el fiscal el que aplaza la audiencia.

—Es cierto, pero lo hace porque se lo pide Cella. El fiscal fue a la rueda de reconocimiento con un empleado. También fue la testigo con su abogado y el papá de la chica. Tubi estaba allí también. Todo estaba listo para realizarse. Pero entonces Cella le pidió al fiscal Ademar Bianchini que la postergara. Sin su solicitud la rueda se habría realizado. Y el homicidio cobra sentido solamente si la rueda no se hacía. Porque lo que se buscaba es que la testigo no señalara a Tubi. Cuando se suspendió la medida la fueron a buscar para matarla.

—Usted lo acusa de partícipe de homicidio. Pero no parece claro que Cella supiera que la iban a matar como para atribuirle voluntad dolosa.

—Es importante que quede claro que Cella actúa para que no se celebre la rueda en cumplimiento del mandato que le dio Tubi. El presta esa colaboración esencial. Todo lo que quería Tubi era evitar ser reconocido. Se dice que él la habría matado igual por venganza. Pero el homicidio es para que no lo reconozcan. Si hubiera querido vengar la acusación de la testigo la habría matado después. El derecho penal sanciona los actos que ocurrieron y no los que podrían ocurrir. La responsabilidad de Cella está en colaborar con algo que Tubi planificó.

—Insisto sobre el aporte del abogado: Cella aparece complicado pero podía no saber el resultado de la acción. Si la matarían, si la amenazarían, si la asustarían. Y usted lo acusa por homicidio.

—Cella es abogado de una persona que fue imputada de tres homicidios y un atentado. Sabe muy bien a quién defiende. Tubi le dice "la hago desaparecer", "dame tiempo para trabajar", "dame tiempo para hacerla hablar", "vos suspendés la rueda y yo la voy a buscar a esta piba". Todo eso nos deja saber que él no pudo ignorar lo que pasaría después. Y no hay un solo anuncio de lo que haría como para decir que no lo escuchó.

—En ese sentido los abogados en la audiencia dijeron que el secreto profesional lo amparaba y que no debió denunciar lo que le dijo su cliente.

—Aquí hay dos asuntos. Una cosa es la violación de secreto y otra es la omisión de denuncia. La jurisprudencia y la doctrina marcan la línea divisoria. Cuando un abogado recibe una infidencia sobre un delito que se va a cometer, y no sobre uno que ya se cometió, ese abogado tiene justa causa de revelación de secreto. Pero yo ni me metí con eso. Nunca le cuestioné a Cella no denunciar lo que sabía. No lo acuso por lo que no hizo, sino por lo que hizo. ¿Qué fue lo que hizo? Lejos de denunciar lo que hizo fue participar de ese homicidio obstaculizando la rueda de reconocimiento y sabiendo por su conversación que su cliente haría algo.

—Cella jura que no escuchó cuando Tubi le dice "la hago desaparecer".

—Eso demuestra para mí una gran endeblez. Porque al decir eso Cella reconoce que la acusación tiene sustento a tal punto que para defenderse debe decir que no escuchó. Porque lo que le dicen es algo terrible. Pero el punto es que no se lo dicen una sola vez. Escuchó porque después fue y actuó de modo acorde a la instrucción que recibió. Por otra parte no puede decirse que "dame tiempo para trabajar" significa tiempo "para peinarse distinto" o cualquier otro cosa. Cuando acto seguido Tubi le anuncia a Cella que a la testigo "la voy a ir a buscar después" claramente hace alusión a algo que iban a hacer con la chica. Decir que no escuchó sólo lo de "la hago desaparecer" lleva implícito admitir que escuchó todo lo otro. El caso hay que analizarlo en todo su contexto.

—¿Qué quiere decir con eso?

—Que para entender la dimensión de un acto es importante encadenar sus elementos y no mirarlos aisladamente. Por ejemplo, es importante que Cella, después de tener ese diálogo que dice que no escuchó, mandara ocho mensajes diciéndole a Tubi que rompiera el chip, e hiciera otros dos llamados diciendo lo mismo. Si la conversación hubiera sido limpia, ¿para qué pide eso? Es importante no naturalizar conductas reprochables no sólo desde lo ético sino penalmente. Si esto fue para evitar que lo aprehenda la Justicia podemos estar hablando de un delito de encubrimiento.

—El juez en la audiencia dijo que el caso tal como está no tiene perspectiva de condena en un juicio oral.

—De ninguna manera dijo eso. Dijo que había líneas de investigación que debían agotarse para llegar a juicio oral. Eso me parece secundario frente a que el juez aceptó la imputación, afirmó que hay elementos para tener como probable autor del hecho al imputado y le fijó fianza. Esa fue la finalidad de la audiencia.

—¿El caso tiene perspectiva de ir al archivo?

—No. En absoluto. Todo lo contrario. Mucho menos después de la decisión que tomó el juez. Esta imputación es parte de una investigación mucho más grande. Seguir es cumplir nuestra obligación.

fiscal. Schiappa Pietra dice que Cella aplazó la rueda de reconocimiento sabiendo que su cliente "haría algo".

Comentarios