Policiales
Sábado 04 de Marzo de 2017

Separan a la policía de la pesquisa por la muerte de siete presos

Lo dispuso el fiscal que lleva adelante la investigación de lo ocurrido la tarde del jueves en la seccional 1ª de Pergamino.

Los habitantes de la localidad bonaerense de Pergamino seguían ayer consternados por el incendio intencional desatado por los internos de la comisaría 1ª de esa ciudad, ubicada a 100 kilómetros al suroeste de Rosario, hecho que le costó la vida a 7 de los 19 reclusos. En ese marco, la Justicia separó a la policía provincial de la investigación de la que es considerada la mayor tragedia en la historia penitenciaria de Buenos Aires, y ordenó a los bomberos de Junín un exhaustivo peritaje para determinar cómo se inició el incendio y el tipo de colchones que había dentro del pabellón.

   Por otra parte el intendente de Pergamino, Javier Martínez, pidió que la Justicia investigue "la cadena de responsabilidades" para determinar las causas por las que murieron los siete presos y negó que el origen del motín haya sido una pelea entre dos jóvenes alojados en el mismo pabellón y detenidos por una violación ocurrida días atrás en la ciudad. "La Justicia tiene que investigar por qué no se dieron cuenta de que se quemaba un colchón, por qué no se detectó y no se actuó. Se está viendo la cadena de responsabilidades", dijo el jefe comunal y aclaró que el fiscal que investiga la causa, Nélson Mastorchio, "estuvo en el lugar cuando comenzó el conflicto".

Inspección y testigos

En ese sentido, el fiscal realizó ayer una inspección a los calabozos de la comisaría y se entrevistó con los familiares de las víctimas, a quienes les pidió que guarden los mensajes de texto y WhatsApp que les enviaron los reclusos con pedidos de ayuda antes de morir. "Me entrevisté con todos los familiares de las víctimas y les pedí que preserven todo ese material para incorporarlo a la causa", dijo el funcionario.

   Al respecto, ayer la esposa del colombiano John Mario Chillito Claros, detenido por una causa de drogas y muerto en el episodio, contó que su marido "mandó mensajes pidiéndome que lo vaya a ayudar por favor y todos los chicos que tenían celular adentro mandaron mensajes a sus familiares diciendo que se estaban por morir". Incluso, la mujer mostró un mensaje que recibió a las 18.30 del jueves en el que decía: "Ana, venite ya a la comisaría que me van a matar". Cinco minutos más tarde llegó al lugar y ya no pudo ingresar. "Para mí se estaba refiriendo al policía que los estaba cuidando, porque no abrió la puerta del calabozo", dijo la viuda.

   Por su parte Ariel, tío del también fallecido Franco Pizzarro, recodó que se enteró de lo que estaba sucediendo cuando a las 18.20 recibió un mensaje de texto de su sobrino. "Me decía venite a la comisaría por favor, me pedía que lo saque, que lo iban a matar, que le estaban tirando tiros. Nos están tirando tiros, venite, nos matan, nos matan. Todo por mensaje, nada de audio", recordó Ariel. Y al llegar, unos 15 minutos después, el hombre vio humo y la policía le dijo que se quedara tranquilo, que había habido una pelea pero que ya estaba "todo bien".

   Con todos esos mensajes el fiscal Mastorchio deberá "organizar el material y empezar a tomar testimonios" a los efectivos de la policía que estaban presentes en la comisaría cuando sucedió el episodio, e intentará "determinar por qué los presos tenían teléfonos celulares en las celdas". "A partir de eso iremos viendo cómo actuaron (los policías) y si hubo demoras o no de su parte con el correr de los minutos", agregó.

   En cuanto a la reconstrucción de los hechos, el fiscal confirmó que a partir de la pelea ocurrida entre dos detenidos "los policías volvieron a encerrarlos en la celda y en señal de protesta, porque querían deambular nuevamente por los pasillos, empezaron a incendiar los colchones".

El motivo

   El fiscal contó que "los datos que surgen de la investigación indican que la pelea se originó entre una persona con muchos antecedentes que había sido detenida el día anterior tras un choque y portando un arma y varios objetos de origen ilícito (ver aparte). La pelea fue entre ese detenido y otro preso por hechos similares". Esa reyerta "derivó en una especie de motín y uno de los participantes de la pelea prende fuego un colchón" desatando el incendio.

   Finalmente el fiscal general de Pergamino, Mario Daniel Monzón, reclamó la creación de una alcaidía en esa ciudad a cargo del Servicio Penitenciario Bonaerense y remarcó "las falencias del personal policial" en el cuidado de los presos. Además mencionó que el fiscal a cargo de la pesquisa decidió "la separación de la policía de la provincia para la realización de los peritajes y la investigación".

   "Entre hoy y mañana se realizarán las autopsias a los siete cuerpos, las cuales se realizarán en el Instituto de Ciencias Forenses de Junín. Además, está prevista una pericia de bomberos de esa ciudad por el estado de los calabozos, y para determinar el inicio del foco y si fue intencional", dijo el fiscal general.

   "Acá hay dos aspectos para determinar. Por un lado la responsabilidad administrativa respecto al accionar de la policía, que es quien debía cuidar a los presos y, por el otro, la responsabilidad penal, para lo cual ya se están adoptando distintas diligencias y se están tomando testimonio de los presos que quedaron ilesos", aseguró.


Comentarios