Policiales
Domingo 02 de Abril de 2017

Secuestraron a un joven y pagaron 100 mil pesos para que lo liberen a salvo

Iván P. salió de su casa a la 0.30 de ayer en su auto para comprar helado. Poco después su madre recibió las llamadas extorsivas. Lo liberaron 5 horas después.

Iván Ezequiel P. estaba aterrorizado ayer a la tarde en su casa de barrio Azcuénaga,a pocas cuadras de donde su padre tiene una reconocida rotisería. Tiene las dos manos hinchadas y las hace reposar en una tina con agua salada. Cuando las muestra se ven enrojecidas, lastimadas. "Me encapucharon, me apretaron feo" dijo tembloroso. La medianoche del viernes al menos dos personas lo secuestraron mientras iba en su Ford Fiesta blanco. Se acercaron, le apuntaron con un arma de fuego y le pusieron una bolsa en la cabeza. Luego, en varias ocasiones, llamaron por celular a su madre. El que habló sabía qué y cómo hacerlo: "Si no pagan 500.000 pesos le vamos a mandar primero una mano, luego la otra y la cabeza del pibe", la asustaron.

Pocas palabras

El hermetismo en la información oficial fue total. Sin embargo se supo que la familia pagó unos 100 mil pesos de rescate y que entregó el dinero en una bolsa de nailon negra. Pasadas las 5 de la mañana de ayer el joven apareció con vida, aunque no trascendió dónde fue dejado ni cómo tomó contacto con su familia. La causa está en manos del juez federal Marcelo Bailaque y el fiscal Mario Gambacorta.

Ayer, cuando La Capital llegó a su casa, Iván estaba muy nervioso. En el mismo estado que su novia y sus amigos, quienes lo acompañaban. El joven, sentado en el living de su casa, vestido con una camiseta de Newell's Old Boys y una gorrita de béisbol contó: "Es el primer secuestro en veinte años. Mi familia corre peligro. Vamos a toser feo con esto", dijo en referencia al susto que se llevaron y los perseguirá.

Además recordó: "Me arrancaron del auto y me encapucharon. Yo hablaba sólamente con uno de los tipos, no escuchaba que pasaba afuera. Me mantenían amenazado", relató tirando cada palabra como si fuera una metralla y sin aclarar si estuvo en alguna casa o en otro auto.

Habló hasta que su novia lo calló. "No digas mas", lo increpó. E Iván se sentó. "Es que la policía y la Justicia me dijeron que no hablara con el diario", dijo el joven hasta que llegaron dos de sus amigos y pidieron de buena manera al cronista de La Capital que se "retire".

La denuncia

A las 2 de ayer Silvia M., de 42 años, se acercó a una comisaría y denunció que a la 0.30 su hijo había ido a comprar helados a unas cuadras de su casa y en ese momento fue secuestrado. Y que la habían llamado por teléfono para pedirle rescate. Mientras la mujer hacía la presentación, recibió un nuevo llamado telefónico de los secuestradores en el que le dijeron que "ni se le ocurriera" contactar a la policía. La mujer mantuvo la calma pero a los pocos minutos, en una nueva llamada, le explicaron que "sabían quién era, que tenía dinero y cosas de oro y que si no pagaba le iban a cortar las manos a su hijo".

En una última llamada la misma voz le indicó a Silvia que debía ir hasta un lugar determinado con la novia del muchacho y poner en "una bolsa negra de residuos 100 mil pesos." También le exigieron que no fuera con la policía y que si pasaba algo con la persona que buscaba la plata no vería más a Iván.

Un rato después personal de la Policía de Investigaciones (PDI) trasladó a Silvia a la Fiscalía Federal Nº 2 por disposición del secretario de la misma, Matías Silabras.

El tiempo se hizo insoportable hasta el momento en que el joven apareció con vida. A las 2 de la mañana la Brigada de Orden Urbano (BOU) detectó que el Ford Fiesta blanco patente KBE314 se encontraba estacionado en Saavedra y Rodríguez, cerrado y en perfecto estado. Un rato después, cerca de las 5 de la mañana, los uniformados recibieron la noticia de que el pago se había realizado y que el joven ya estaba con su familia. Habían pasado cinco horas infernales.

Anoche no estaba claro que fuerza actuaba en procura de dar con los responsables del secuestro extorsivo que es un delito de jurisdicción federal, por lo que no se supo si tomaron las actuaciones efectivos de la Policía Federal u otras fuerzas ancladas en la ciudad.

Comentarios