Policiales
Viernes 13 de Octubre de 2017

Renuevan cuestionamientos respecto del trámite judicial de un hecho de gatillo fácil

La APDH reforzó una queja ante la Corte provincial presentada por la querella y la fiscalía del caso de un homicidio ocurrido en 2014

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) hizo ayer una presentación ante la Corte Suprema de Justicia santafesina para colaborar con la resolución de la queja elevada por la querella en la causa que investiga el crimen de Michel Campero, un caso de gatillo fácil de 2014. En ese marco la Multisectorial contra la Violencia Institucional remarcó falencias en la pesquisa y cuestionó el derrotero del proceso, con uno de los acusados sobreseído dos veces y el otro procesado por homicidio en exceso de legítima defensa.

Michel, de 18 años, fue asesinado el 6 de enero de 2014 en Granadero Baigorria en un incidente protagonizado por dos policías: el agente Omar Jesús Dal Lago y su padre, el entonces jefe de la Brigada de Orden Urbano de Rosario Omar Guillermo Dal Lago. El hecho se desató cuando el hijo fue despojado de su moto por dos ladrones que iban en otro rodado.

Dal Lago le avisó al padre y ambos —francos de servicio y sin dar cuenta a personal policial en turno— salieron en auto a buscar a los ladrones y los avistaron minutos después. Uno huyó pero Campero —en la moto robada— chocó un ómnibus —luego se establecería que antes fue herido por una bala que le hizo perder el control del rodado— y cayó herido. Según los policías el chico se reincorporó, les apuntó y el comisario le disparó a una pierna. La pistola hallada junto a Michel era de juguete.

La entonces jueza de Instrucción Alejandra Rodenas sobreseyó a fines de 2014 a los dos policías. Consideró que hubo un enfrentamiento que justificó esa reacción y que no quisieron matar a Michel. La fiscalía y la querella apelaron el fallo argumentando que la jueza sólo había ponderado la versión de los policías y que no se habían realizado pericias para contemplar otra hipótesis, como la de una ejecución por la espalda.

En ese marco, "ante la falta de una investigación pronta, integral y efectiva", la APDH presentó en abril de 2015 lo que se denomina "amicus curiae", una figura que permite a un tercero que no es parte del proceso colaborar con el análisis del caso.

La apelación al fallo de Rodenas fue revisada por el camarista Carlos Carbone, quien ordenó que el expediente volviera a la instancia anterior para que se produjera nueva prueba. Luego de un año con más pruebas y testimonios, en 2016 la jueza Delia Paleari volvió a sobreseer al hijo pero procesó al padre por homicidio agravado por exceso en la legítima defensa.

Valoraciones

"El primer sobreseimiento —señala la Multisectorial en un documento— se dictó a menos de un año de los hechos, a una semana de la constitución como querellante de la madre de Michel y tomando como única línea de investigación los dichos de los imputados, como suele pasar en los casos de violencia institucional".

El escrito remarca que cuando el caso volvió a primera instancia "se produjeron nuevas pruebas que nunca fueron valoradas, y la fiscalía y la querella ofrecieron otras que, sin fundamento, no fueron aceptadas". A eso se sumaron "demoras propias del sistema conclusional como sucesivos cambios de jueces y sumariantes", así como una pericia de Gendarmería concretada cinco meses después de ordenada.

Pero más allá del derrotero del trámite, la Multisectorial puntualizó sobre "las bases falsas sobre las que se fundaron" las distintas resoluciones judiciales. En principio, ambos policías admitieron haber disparado alegando que estaban repeliendo disparos de los ladrones. "Uno de esos tiros alcanzó a Michel, que unos 200 o 300 metros después perdió el control de la moto y se estrelló contra un colectivo. Una vez en el piso, y habiendo salido ya los policías del auto para ir en su búsqueda, Dal Lago padre le disparó nuevamente".

También cuestionaron que se haya partido de la base de que Michel era un delincuente y que se le haya atribuido "la portación de un arma que nunca hubo". Además cuestionaron la valoración de la prueba aportada y ofrecida. "No se valoró el testimonio del perito médico ni lo expresado por testigos que manifestaron haber escuchado disparos momentos antes de que Michel cayera. Ni el hecho de que la bala mortal nunca se halló, por lo que no hay razón para atribuir ese disparo al padre o al hijo, cuya participación está clara ya que reconoció haber disparado su arma reglamentaria, decidir la persecución e indicar a quién perseguir".

Queja

El fallo de Paleari fue apelado y volvió a ser analizado por Carbone, quien a principios de año lo confirmó. Eso originó un recurso de inconstitucionalidad que el mismo camarista desestimó en agosto. Entonces, un mes atrás, la querella y la fiscalía acudieron en queja a la Corte Suprema santafesina.

Como en todos esos trámites, la APDH se presentó bajo la figura de amicus curiae y ayer participó de la movilización frente a Tribunales convocada por la Multisectorial de la que también participó la madre de Michel, Marisabel Bauer.

"Hay muchas irregularidades y además la valoración de la prueba siempre tiene que ver con la visión sesgada de lo que relatan los acusados. Nunca fue rebatida, porque ni siquiera se ha considerado, otra hipótesis como la que indica una ejecución por la espalda. Por ende nos parece que no hay una investigación seria o completa, máxime teniendo en cuenta que los acusados son personal de fuerzas de seguridad", dijo a este diario la abogada de APDH Julia Giordano.

"En este caso —concluye el documento de la Multisectorial— el Estado no sólo mata sino que no investiga, incumpliendo los estándares internacionales para la correcta investigación, la determinación de responsabilidades y la adecuada condena a los culpables".

luchadora. Marisabel Bauer, madre de Michel, ayer en Tribunales.

Comentarios