Policiales
Miércoles 30 de Agosto de 2017

Reclaman perpetua para el acusado de un femicidio

La fiscal Marisol Fabbro pidió la pena máxima para Ricardo Ratto por el crimen de Graciela Príncipe, ocurrido en enero de 2016 en Castellanos al 600

La fiscal Marisol Fabbro solicitó la pena de prisión perpetua para Ricardo Enrique Ratto, el taxista de 58 años acusado de asesinar a puñaladas a su ex pareja, Graciela Noemí Príncipe, el 4 de enero de 2016 en Castellanos entre Santa Fe y San Lorenzo. Según la acusación, tras una discusión el imputado apuñaló once veces a la mujer, quien falleció al día siguiente. El hombre fue detenido 24 horas después y la fiscal encuadró el hecho como homicidio calificado por la relación de pareja, en concurso ideal con homicidio calificado por femicidio en carácter de autor. Por su parte, la defensa del acusado planteó la inconstitucionalidad de la prisión perpetua y pidió que se revoque la prisión preventiva y se morigere la misma.

Graciela tenía 54 años y trabajaba como portera en una escuela del barrio Empalme Graneros; pero en los últimos meses de su vida realizaba tareas pasivas a raíz de una operación en un hombro. Los fines de semana sumaba un dinero extra atendiendo un puesto de pochoclo en la feria de bulevar Oroño y Rivadavia. Había enviudado 13 años antes y vivía en una casa de barrio Ludueña con su madre y una hija.

Ricardo vivía Peyrano, había trabajado como chofer de taxi y al momento del crimen estaba desempleado. La pareja se había conocido en junio de 2015 y en octubre se había separado. Luego volvieron y vivieron unas pocas semanas más en la casa de Ludueña. Pero la mujer sospechó infidelidad y rompió la relación.

"La voy a arruinar"

El 4 de enero de 2016 Graciela y Ricardo quedaron en reunirse en un bar de la zona de la terminal de ómnibus. Previo al encuentro Ratto le envió un mensaje de texto a la hija de su ex. "La voy a arruinar a tu mamá, voy a Rosario a buscarla".

En el bar comenzaron a discutir y la disputa se tornó violenta. Entonces Príncipe escapó corriendo del lugar, Ratto la persiguió y cuando la alcanzó, en Castellanos al 600, le asestó once puñaladas mortales.

Tras la feroz agresión, el hombre se subió a un taxi y fue hasta bulevar Oroño y Santa Fe. El taxista declaró que, en el camino, el pasajero arrojó un paquete en un contenedor. Con ese dato, los pesquisas presumieron que podía ser el cuchillo utilizado para matar a Graciela.

Ratto fue detenido en su casa de Peyrano e imputado por homicidio calificado por cuestión de género. Apenas el juez penal Núñez Cartelle anunció la prisión preventiva sin plazo para Ratto, una allegada a la mujer asesinada se hizo escuchar en la sala de Tribunales: "¡Asesino, ojalá te pudras en la cárcel!".

El lunes la fiscal Fabbro había fundamentado en la audiencia preliminar su pedido de elevación a juicio de la causa, el carácter de la acusación, la pretensión de pena y la evidencia con la que cuenta. La funcionaria ofreció pruebas y una lista de testigos para el juicio que no fueron impugnadas por la defensora oficial Alejandra Paolini. Antes de finalizar la audiencia, el juez Nuñez Cartelle exhortó a las partes a buscar algún tipo de salidas alternativas a la instancia oral y pública.

Comentarios