Policiales
Viernes 02 de Junio de 2017

Ratifican la condena a un policía por una fuga masiva de alcaidía

Un tribunal de segunda instancia confirmó la pena mínima para Jorge Samuel Ojeda por favorecimiento doloso de la evasión. Deberá ser exonerado

La tarde del domingo 28 de febrero de 2010 no funcionaban las cámaras de vigilancia en la ex alcaidía de Jefatura, ahora reconvertida en unidad penitenciaria. No andaban los teléfonos ni la alarma del penal, y no había guardias en las garitas. En ese contexto, 17 presos protagonizaron una fuga de película en una chata de Economato en la que habían llevado las viandas para la cena. Se fueron agitando camisetas de Newell's, que esa noche jugaba de local con Banfield. Uno de los policías que debía custodiarlos fue condenado en 2015 e intentó que revirtieran su sentencia. Pero un tribunal de 2ª instancia la confirmó al concluir que favoreció la fuga de manera intencional.

Jorge Samuel Ojeda es uno de los tres policías condenados por favorecer aquella evasión. Era celador del pabellón 3 y había sido condenado en 2015 por el juez Julio Kesuani a tres años de prisión condicional y un año de inhabilitación para ejercer cargos públicos. Su fallo fue anulado y un nuevo dictamen, del juez Gustavo Salvador, lo sentenció a un mes de condicional y 3 meses de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Este último fallo fue apelado por el defensor del policía, quien planteó que si bien recibió la pena más baja, la sanción implica su destitución de la fuerza. Tras una audiencia de apelación los jueces Carolina Hernández, José Luis Mascali y Carlos Carbone confirmaron ayer la condena a Ojeda como coautor de favorecimiento doloso de evasión. "Omitió deliberada e intencionalmente cumplir con las condiciones de seguridad que estaban bajo su responsabilidad", plantearon.

En camioneta

La fuga arrancó en el pabellón 3 de la ex alcaidía de Francia al 5200. A las 18.35 llegaron efectivos de Economato con las provisiones para la cena. Uno de los pabellones tenía la puerta abierta y había presos afuera de sus celdas con permiso para lavar ropa y recibir la comida. Eso le permitió a un grupo de reclusos reducir al policía que llegó en la camioneta; lo golpearon con un culatazo y le quitaron su pistola oficial.

Tras ello el grupo redujo al celador de otro pabellón y avanzó a la guardia donde se apoderó de dos Itakas calibre 12.70 con postas de goma. Así, 17 presos huyeron en la pickup Chevrolet S10 de Economato. En la huida atropellaron a un policía, se tirotearon con otro que resultó herido y encontraron abierto el portón sobre Francia, por donde acababa de salir un auto.

Los fugitivos se alejaron por Francia hacia el norte agitando banderas de Newell's. Entre ellos estaba Oscar Gregorio Caminos, primo del asesinado ex jefe de la barra Roberto "Pimpi" Caminos, y preso por homicidio. En la prisión unos veinte presos que no alcanzaron la calle tomaron de rehén al celador y cerca de las 22.30 se destrabó el conflicto con el acuerdo de traslados.

Tres culpables

Tras años de trámite escrito, tres policías fueron condenados (ver aparte). A Ojeda se le reprochó no avisarle a su colega Diego Cáceres que le había permitido salir a un patio a Norberto Cayetano Rodríguez, el interno que redujo a ese celador en el inicio del escape. También le endilgaron mantener abiertos los portones y la barrera de acceso.

Ojeda relató que cuando se desató el desbande él estaba en el baño y que permaneció allí por temor.

Para los jueces incurrió en "omisiones dolosas que favorecieron la fuga", como no dar aviso del egreso de un interno al patio. Evaluaron que el estado del penal, sin alarma ni teléfono y escaso de personal, "ameritaba una conducta más celosa en sus funciones". Y que al ir al baño descuidó una escopeta antitumulto con la que el preso que "lavaba la ropa" redujo a Cáceres. La mayoría de los internos hablaron de una fuga armada y de un "arreglo" por 5 mil pesos con un celador.

Comentarios