Policiales
Jueves 13 de Julio de 2017

Raid delictivo de dos muchachos en Ludueña terminó con un policía herido y cuatro presos

Entre los detenidos está uno de los delincuentes y tres de sus familiares. El agente herido, oriundo de la localidad de Vera, está fuera de peligro

José Luis "Chipo" N. tiene 22 años y la tarde de ayer no fue la mejor para él. Su locura por conseguir plata lo llevó por varios lugares de barrio Ludueña. Primero intentó robarle un celular a Esteban I., de 21 años, en Einstein al 6200. Allí "Chipo" se trabó en una pelea con su víctima y disparó un tiro, pero el robo salió mal y entonces, con su pistola calibre 9 milímetros en la mano, caminó dos cuadras y en Campbell al 300 bis quiso robarle un bolso a Rocío O. en el momento en que la mujer subía a su camioneta. La víctima se defendió y el delincuente volvió a disparar, esta vez contra el vehículo y ante la vista de los familiares de Rocío, que corrieron al delincuente al que insultaban y le arrojaban piedras hasta una casa donde se escondió.

A esa altura la policía ya estaba avisada por algunos vecinos y un móvil del Comando Radioeléctrico llegó a buscarlo a la casa de Barra al 300 bis donde se había refugiado, un pasillo con puerta de rejas pintadas de verde. Allí "Chipo" se vio acorralado y la emprendió a los tiros contra la policía, hiriendo levemente en la cabeza al agente William A., de 22 años y oriundo de la zona rural de Vera. De milagro el uniformado no sufrió heridas graves y tanto "Chipo" como otras cuatro personas de su familia quedaron detenidas.

Armados y en la calle

Todo empezó alrededor de las 13 de ayer cuando José Luis N. salió de la casa de sus primos en Barra al 300 bis. Junto a su amigo identificado como "El gordo" comenzó a caminar por un barrio donde algunos lo conocen aunque él está afincado en Felipe Moré al 100 bis, es decir a unas 15 cuadras de allí.

Cuando "Chipo" y "El gordo" pasaron por la casa de Esteban I. , en Einstein al 6200, quisieron robarle el celular. Pero la víctima los reconoció y le dijo: "Tomá, te doy el celular, está bien, andá", mientras el ladrón le apuntaba con una pistola calibre 9 milímetros High Power. Pero en un momento el ladrón se descuidó y Esteban lo agarró a las trompadas, entonces el delincuente le disparó aunque la bala fue a dar contra una pared y "Chipo", violentado, le dijo a su víctima: "Ahora te remato" y comenzó a darle culatazos y a insultarlo. "El gordo", en tanto, salió corriendo y desapareció del lugar mientras que "Chipo" después de dos golpes a su ocasional víctima también se fue de la casa .

Aparentemente el agresor estaba "como loco, medio empastillado", según contaron otros vecinos que lo vieron pasar y a los que les dijo "ojo que hay para todos", mientras montaba el arma. Al llegar a Campbell al 300 bis se encontró con Rocío O., quien se disponía a llevar al médico a su pequeña hija de 3 años en su camioneta Ford.

El delincuente, sin más, intentó abrir la puerta de la chata y como la mujer se resistió el joven efectuó un disparo que fue a partir el parabrisas. Al escuchar los gritos y la detonación, los familiares de Rocío salieron a la calle y comenzaron a insultarlo. José Luis corrió pero no le disparó a sus perseguidores y llegó hasta una casa de pasillo de Barra al 300 bis, donde viven sus primos y desde donde había salido una hora antes.

Escondido

Todo sucedió en no más de dos cuadras de barrio Ludueña y mientras Esteban I. llamaba al 911, los familiares de Rocío O. hacían lo mismo. A las 13.30 un móvil policial con los agentes Marcelo P. y William A. llegaron al pasillo de calle Barra donde había entrado el sospechoso. William, que es oriundo de la zona rural de Vera y trabaja en Rosario, bajó del auto y fue hacia el pasillo mientras su compañero lo cubría. Frente al pasillo estaban los familiares de Rocío O. y le avisaron al efectivo que el ladrón estaba armado.

William no dudó y entró a la casa a la voz de "alto, policía". Entonces "Chipo" disparó dos veces. Un tiro rozó la cabeza del agente que salió del lugar "mareado"; y el otro tiro se perdió en el aire. Un policía que llegó en apoyo contó que "el agente esta noche no duerme, se salvó de milagro, pensamos que le habían dado feo".

En los techos

El ladrón una vez que le disparó al policía intentó huir por los techos, pero los móviles blindaron las dos manzanas y comenzaron a buscarlo entre las viviendas y los pasillos. Un vecino contó que "la policía estuvo como dos horas buscando al muchacho". Finalmente lo encontraron escondido en un techo y al verse rodeado y apuntado por varios policías no ofreció resistencia alguna y fue esposado.

El raid delictivo y la posterior captura terminó con la detención de José Luis "Chipo" N. y con varios antecedentes penales por robos; Ramón G., de 28 años y primo de José Luis N.; y Alejandra M., de 22 años y también prima del principal imputado.En la casa de calle Barra la policía secuestró la pistola calibre 9 milímetros High Power con numeración limada y una moto Honda Biz color rojo que tenía pedido de secuestro por un hecho de robo anterior. Interviene la seccional 12ª por razones de jurisdicción y se dio intervención a la Fiscalía de Flagrancia en turno.

Comentarios