Marcos Cella
Lunes 06 de Febrero de 2017

"Quieren instalar la idea de que hay abogados cómplices de sus clientes"

Gabriel Navas y Carlos Edwards se refirieron al caso del profesional imputado como partícipe de un crimen por el que acusan a un cliente suyo.

"Quieren instalar la idea de que los abogados son cómplices de sus clientes", sostuvo uno de los profesionales que defienden a su par Marcos Cella de la imputación como partícipe secundario de un homicidio, en un caso por el que estuvo un día preso en la cárcel de Piñero pero salió en libertad bajo fianza.

Cella está imputado por el crimen de Lorena Ojeda, quien falleció el pasado 17 de enero. Según la teoría de la fiscalía, la chica de 16 años fue baleada erróneamente por orden de un cliente de Cella, Rubén "Tubi" Segovia, que había mandado a matar a la hermana de la víctima para evitar que ésta lo señalara en una rueda de testigos. La prueba contra el abogado se sustenta en escuchas en las que Tubi le pide que demore esa rueda de reconocimiento para así tener tiempo de eliminar a la testigo.

El abogado fue imputado el viernes en una audiencia en la cual sus defensores Gabriel Navas y Carlos Edwards aludieron al caso como "un golpe a la defensa privada". Y en una entrevista con este diario ampliaron sus apreciaciones.

—¿El caso Cella es un golpe a la defensa pública y privada?

—Edwards: Ya no hay más esa diferenciación. Eso a partir de los ataques que sufrió (el suspendido titular del Ministerio Público de la Defensa provincial) Gabriel Ganón dejó de haber esa diferenciación, porque con la defensa pública también han tenido problemas.

—¿Qué ven detrás de esto?

— Navas: Pareciera que desde algún lugar, que no puedo precisar, se está haciendo ver que los criminales obtienen impunidad porque tienen buenos abogados. Entonces a partir de esa hipótesis quienes son culpables también: los abogados que los defienden. Y esto no es así.

—¿Un abogado puede ser cómplice de su cliente?

—N: No, en absoluto. Pero quieren instalar ese pensamiento.

—E: Todos los documentos internacionales que se refieren al ejercicio profesional del abogado, uno de los últimos el de La Habana de 1999, dice que de ninguna manera se puede identificar al abogado con su cliente, ni por la causa o el delito que cometió su defendido.

—N: Es un derecho un constitucional que tenemos todos a defendernos. Y elegir quien te defiende. Hilando fino, no estás contra los abogados sino contra la Constitución Nacional. Si no nos gusta que la gente se defienda, cambiemos la ley. Modifiquemos la Constitución y saquemos que la gente pueda defenderse.

—E: Este es un problema que se ve mucho en Santa Fe. Yo litigo mucho desde hace 20 años en otros lugares y eso no pasa. Yo me dedico al tema penal económico en Buenos Aires y eso no sucede. Te diría que eso pasa mucho en Rosario. En el resto no sucede. Nunca vi cuestionamientos a los abogados.

—¿Les parece que los fiscales trazan una línea entre abogados buenos y malos?

—E: Ya no hay más una línea porque en el caso de los ex funcionarios (Héctor) Superti y (Juan) Lewis, también los masacraron a pesar de que trabajan en delitos económicos.

—N: Esto de abogados buenos y malos yo lo vengo viendo desde el juicio del triple crimen (de la Villa Moreno) para acá. Cuando fue ese juicio hubo varios abogados que estábamos allí y notábamos cierta animadversión hacia la defensa. A partir de allí, y del éxito de la defensa de (Brian) "Pescadito" Sprío, que le habían dado 32 años y terminó absuelto por Cámara, es que quedó instalado en la sociedad «ponete un buen abogado del club de los 15», como le están diciendo al grupo este, «que tienen más elementos, que son bichos y rápidos, que tienen más elementos.... que tu impunidad va a estar garantizada». Eso se instaló en la sociedad: ponete un buen abogado, uno de estos pesados, que defienden a narcos o asesinos, que no es cierto. Buscate uno de esos que zafás.

—¿Piensan que los jueces y los fiscales están perdiendo la temperatura de lo que ocurre en la calle?

—N: Totalmente, pero ojo con ese discurso porque quieren instalar en la sociedad que nosotros, los del grupo de los 15, abogados de trinchera, por tener otra llegada en el llano podemos brindar impunidad ante fiscales impolutos, de laboratorio o sin experiencia.

defensores. Navas y Edwards se refirieron a su labor como penalistas.

"Si no nos gusta que la gente se defienda cambiemos la ley, modifiquemos la Constitución", dijo Navas

Comentarios