Policiales
Jueves 02 de Febrero de 2017

Que nadie haga política con esto

A los funcionarios de seguridad les gusta decir que el país está mejor en materia de lucha contra el narcotráfico. No hace mucho el ministro de Seguridad de Santa Fe se aventuró a afirmar que las bandas narco que aún operan en el territorio provincial son residuales y que no quedan traficantes importantes. No sólo es un diagnóstico artificial basado en la necesidad de contrapesar la realidad con supuestos resultados: también es falso, como lo demuestran los operativos de ayer.

Las organizaciones de narcotraficantes y todo lo que traen consigo, incluido el triste reconocimiento que muchos de sus cabecillas obtienen de la gente por la ausencia del Estado, no se organizaron en semanas o meses: es producto de años en los que las bandas no encontraron ningún obstáculo y crecieron casi sin planearlo. Hoy es un cáncer para los argentinos y estamos a años luz de combatirlo.

Este lunes, un narco detenido con 203 kilos de marihuana escapó de una alcaidía, tomó de rehén a un remisero y recorrió casi 270 kilómetros sin cruzarse un control policial. El Estado no sólo no está ganando la batalla contra el tráfico de drogas, sino que es incapaz de cuidar a uno de los pocos a los que consiguió detener.

Los operativos de ayer permitieron sacar de la calle una buena cantidad de cocaína y marihuana y encarcelar varios presuntos narcos, aunque ahora la Justicia deberá probar que lo sean. Nadie debería hacer uso político de ello, como ya hizo el secretario de Seguridad de la Nación. La historia reciente ya demostró más de una vez que lo que se intenta transmitir a través de discursos, spots publicitarios o declaraciones periodísticas no siempre se corresponde con lo que en realidad ocurre.

Comentarios