Policiales
Miércoles 22 de Marzo de 2017

Protesta por el archivo de una causa por "gatillo fácil"

Se trata de la decisión del fiscal Miguel Moreno sobre el crimen de Maximiliano Zamudio. Hoy el fiscal regional Jorge Baclini recibe a la Multisectorial.

Ante el archivo de una causa en la cual se determinó que un gendarme actuó bajo justificación al matar a un joven en barrio Tablada ya que según la investigación intentó asaltarlo, la Multisectorial de Organizaciones Sociales, Políticas y de Derechos Humanos de Rosario plantearon públicamente su enérgico rechazo y repudio a la resolución del caso, que emparentaron con otros de "gatillo fácil donde aparecen involucrados agentes de las fuerzas de seguridad y en perjuicio de jóvenes de sectores sociales postergados". Ante tal situación, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) divulgó una extensa resolución que fundamenta el criterio del organismo respecto al caso y el por qué de su archivo. En tanto el Fiscal Regional, Jorge Baclini, recibirá hoy a los referentes de la Multisectorial para abordar juntos la situación.

Denuncia pública

   El hecho salió a la luz pública el lunes cuando la Multisectorial repudió públicamente lo que considera "una campaña destinada a dejar impune algunos hechos de homicidios graves", y también confusos, en los que "las víctimas resultaron jóvenes de sectores sociales pauperizados y desprotegidos y los acusados resultaron ser parte de distintos organismos de seguridad del Estado", lo cual se traduce en actos de violencia institucional.

   Puntualmente se alzaron contra la resolución del fiscal de la Unidad de Homicidios, Miguel Moreno, que la semana pasada dispuso el archivo de la carpeta judicial en la que se acumuló la investigación del homicidio del joven Maximiliano Zamudio, de 16 años, asesinado por el prefecto Ariel Fernando Condori Apaza, el 26 de mayo del 2015 en barrio Tablada.

   Según la organización, que nuclea sectores académicos, políticos y sociales, también esa resolución genera preocupación respecto al criterio que se adopte desde el MPA respecto a otros casos similares, como la muerte de Carlos Godoy y Alejandro Ponce.

   Al primero lo mataron el 24 de mayo de 2015 dos agentes de policía que lo confundieron con un ladrón y lo acribillaron en Sorrento y Cavia, en la zona noroeste de Rosario. El segundo apareció muerto en el río Paraná tras escapar de una persecución policial tras intentar robar a una pareja en la zona de Oroño y la costa central. En ambas causas también interviene el fiscal Moreno.

Pericias y contradicciones

   Respecto del caso Zamudio, el fiscal fundamentó su decisión en una resolución de 44 carillas donde desgrana la investigación paso a paso. Allí pone en evidencias las dos hipótesis que surcaron el caso, las contradicciones de los testigos, las pericias balísticas, entre otras evidencias que refuerzan su idea.

   Mientras la Multisectorial que acompaña en la querella a los familiares de Zamudio expone que se trató de una ejecución luego de que el gendarme se trenzara en una discusión con la víctima, la Fiscalía determinó que Condori Apaza reaccionó ante una potencial agresión cuando la víctima lo abordó en Patricias Argentinas al 6300 con fines de robo y le apoyó una escopeta con caño tipo rifle de aire comprimido.

   En su momento, al ser acusado, el gendarme llegó al lugar en su auto (un Ford Falcon) con una mujer, con quien había acordado ir a buscar un equipo de audio. Que él se quedó en el vehículo y desde allí divisó que de un grupo de jóvenes se desprendieron dos. Uno se puso como para ingresar a un pasillo y otro lo abordó con una escopeta que le apoyó en la cabeza mientras le pedía el teléfono y billetera.

   El momento donde se desencadena la muerte llegó, según el uniformado, cuando él entregó el teléfono y le advirtió a Zamudio que era policía. En ese momento se escuchó al cómplice: "Quemalo, quemalo". Condori Apaza sacó entonces el arma reglamentaria que tenía debajo de una pierna y efectuó los dos disparos mortales. Uno le ingresó al joven por la axila y el otro en la cabeza.

   La resolución de Moreno es cronológica. Se posa en las declaraciones de testigos que inculparon al gendarme, pero con versiones que diferían en cuestiones básicas, como la secuencia del ataque y los lugares que ocupaban, la cantidad de disparos, entre otros. Mientras que algunos dijeron que llegó solo y convocó cerca de su auto a Zamudio, se trenzo en una discusión y le disparo, el fiscal estableció a través de la amiga del gendarme que efectivamente llegó con ella hasta una vivienda de la zona. Y resolvió el archivo basándose en el artículo 289 inciso 1º c) del Código Procesal Penal que establece que "el delito no ha sido cometido por el imputado o media una causa de justificación inculpabilidad o excusa absolutoria".

   En tanto, hoy el Fiscal Regional Jorge Baclini recibirá a la Multisectorial para abordar la situación planteada.


Comentarios