Newell's
Jueves 16 de Marzo de 2017

Procesan una vez más a Diego "Panadero" Ochoa por instigar otro homicidio

A pocos días de ser condenado por mandar a matar a "Pimpi" Caminos, le achacan ordenar la muerte de Maximiliano "Quemadito" Rodríguez

Hace diez días Diego "Panadero" Ochoa, ex jefe de la barra brava de Newell's Old Boys, tuvo un duro revés en los Tribunales al ser condenado en un juicio oral y público a 11 años de cárcel por instigar el asesinato de su antecesor en la tribuna, Roberto "Pimpi" Caminos. Con la tinta aún fresca de ese veredicto, Ochoa afronta ahora una acusación idéntica, que le atribuye ser el impulsor de igual delito contra una persona que aspiraba a sucederlo en el comando de la hinchada. Esta semana lo procesaron como el mandante de dos atentados a balazos contra Maximiliano "Quemadito" Rodríguez. El primero, un ataque de diez tiros que lo obligó a caminar con muletas; el otro, perpetrado nueve días después, la ejecución que le quitó la vida en plena tarde frente al edificio de Corrientes y Pellegrini donde estaba viviendo.

La acusación está encaminada a llevar a Ochoa a un juicio oral y público semejante al que atravesó a partir del 24 de febrero último. El trámite, en este caso, se presentó controvertido porque por el intento inicial de matar a "Quemadito" y el hecho que finalmente se consumó, Ochoa había recibido en una primera instancia un sobreseimiento que lo desvinculaba. Pero el fiscal del caso rechazó esa decisión al aducir que tenía medidas pendientes por realizar que podían volcar sobre "Panadero" indicios fuertes de culpa.

Muchachos conocidos

Cuando esas medidas se cumplieron, para el fiscal quedó a la vista que Ochoa conocía muy bien a los ejecutores materiales del crimen, que eran los mismos que habían fallado en el ataque de días anteriores, y a los que había asegurado no conocer. También quedaban claros los vínculos entre todos ellos por las copiosas llamadas telefónicas en las horas previas y posteriores al asesinato. Y sobre todo en el momento culminante.

Eso hizo que una camarista penal revocara el sobreseimiento y ordenara revisar el trámite por considerar que, frente a la nueva evidencia, había probabilidades de sobra como para que Ochoa fuera responsabilizado. Eso hizo ayer la jueza Alejandra Rodenas al dictar el procesamiento de "Panadero" como ideólogo de los dos ataques contra "Quemadito" Rodríguez: uno que lo hirió y otro que le quitó la vida.

Como lo había dicho antes el fiscal, para Rodenas "Panadero" tenía un motivo público de enemistad contra quien fue blanco del ataque. Fue el intento de una facción de la barra brava que hasta entonces estaba bajo su liderazgo de reemplazarlo, destronándolo a golpes y dejándolo casi desnudo en la tribuna en medio de un partido disputado en el Coloso del Parque el 4 de septiembre de 2010. Esa refriega contra Ochoa la encabezaron Matías Pera, "Quemadito" Rodríguez y su padre Sergio "Quemado" Rodríguez, quien está condenado a 32 años de prisión por la ejecución del triple crimen de villa Moreno. La jueza entiende que aquel incidente en la tribuna leprosa, que además quedó registrado en video y circuló por redes sociales, fue la motivación de Ochoa para mandar a eliminar a "Quemadito": la revancha por el intento de estos de apoderarse de la conducción de la hinchada y, señala la magistrada, de sus negocios ilícitos.

Tiros en la puerta

La nueva acusación contra Ochoa se centra en el 26 de diciembre de 2012, cuando Maximiliano "Quemadito" Rodríguez salió de la cárcel tras permanecer detenido por casi un año. En ese momento el muchacho hizo saber su intención de apoderarse del mando de la hinchada. Frente a esto la jueza, siguiendo la hipótesis del fiscal, refrenda que Ochoa se dispuso a no permitirlo.

En ese marco, el 27 de enero de 2013 Sergio "Chuno" Acosta y David "Porteño" Rodríguez se acercaron a una casa de Comodoro Rivadavia 3450 y sorprendieron en el patio delantero a "Quemadito", al que le efectuaron diez disparos a corta distancia y salvó suvidademilagro. Sólo uno de los disparos le atravesó la pierna izquierda.

El propósito criminal fue reiterado por los mismos ejecutores el 5 de febrero de ese año cuando lo ejecutaron de un disparo en la cabeza en Corrientes y Pellegrini desde un metro de distancia. Cuando le tiraron a quemarropa, el muchacho caminaba junto a su novia, Sofía Laffatigue, y apoyándose en muletas por el ataque sufrido nueve días antes. La chica también estaba junto a él en el ataque anterior.

La presencia de Ochoa como instigador por detrás de los homicidas, sigue la jueza, tiene sustento en evidencia nueva, que también señaló la camarista Carina Lurati. En la audiencia de apelación de hace un año, cuando se decidió revisar el caso, los fiscales sostuvieron que uno de los sicarios, "Chuno" Acosta, le informó a Ochoa de las intenciones de "Quemadito" de tomar la conducción de la hinchada. Resaltaban que "Chuno" tiene una relación de parentesco con Jesús Romano, quien entregó a "Quemadito" haciéndolo salir del edificio donde vivía para exponerlo al acecho de sus asesinos y está imputado por eso.

Ya condenados

A los fines de llevar a juicio a Ochoa por los ataques a "Quemadito", la jueza resalta como muy importante que desde hace cinco meses "Chuno" Acosta y "Porteño" Rodríguez tienen condena por el intento de matar a Maximiliano Rodríguez y su posterior ejecución. Los elementos de esa sentencia que impuso la jueza María Isabel Más Varela encajan, según Rodenas, con lo que parecería ser la pieza faltante, que es la participación de Diego Ochoa en su rol de instigador del hecho.

Más Varela señala que los dos ataques a "Quemadito" forman parte de una trama que tiene como origen situaciones agraviantes hacia Ochoa. Una es el citado intento de coparle la barra cuando lo corrieron a golpes de la tribuna. La otra fue una mejicaneada (así aludida en el fallo) que sufrió Ochoa.

Cuando "Quemadito" estaba preso fingieron un atentado de falsos sicarios que le cobrarían plata a "Panadero" para matarlo. Los supuestos sicarios serían dos compañeros de celda de Rodríguez. Según gente allegada, Ochoa pagó 15 mil pesos y dos remeras oficiales de Newell's para eliminarlo. El intermediario fue alguien mandado por "Quemadito". En definitiva, todo había sido tramado por la supuesta víctima lo que fue un nuevo móvil de venganza para Ochoa.

Rodenas termina por destacar que fue acreditado que Ochoa y "Chuno" Acosta se conocían desde antes de los atentados investigados. Como los delitos se cometieron con armas de fuego, a Ochoa le correspondieron las dos acusaciones de homicidio —una en grado de tentativa y otra concretada— con ese agravante, pero no dio por sustentada la promesa remuneratoria. La jueza le dictó por formalidad la prisión preventiva y le trabó embargo a "Panadero" por 300 mil pesos.

juntos. 1) Diego "Panadero" Ochoa; 2) David "Porteño" Rodríguez; 3) Maximiliano "Quemadito" Rodríguez.

Condena efectiva

El 24 de febrero pasado un tribunal integrado por Edgardo Fertitta, Julio Kesuani y Marisol Usandizaga condenó a Diego Ochoa a 11 años de cárcel por homicidio agravado por el empleo de arma de fuego en carácter de instigador de Roberto "Pimpi" Caminos, en un ataque perpetrado el 19 de marzo de 2010. A esa pena le acumularon una condicional de 2 años y 4 meses por portación de arma de guerra.

Comentarios