Policiales
Sábado 26 de Agosto de 2017

Prisión preventiva por dejar hemipléjico a un ex compañero de prisión

Según la acusación, el sábado 20 de febrero de 2016 a la medianoche Jonathan G., de 25 años y conocido como "Chatón" o "Jony" estaba en un quiosco en inmediaciones de Mosconi y bulevar Avellaneda junto a su cuñado.

Una discusión futbolera terminó, al filo de la medianoche del 20 de febrero de 2016, con un muchacho de 25 años gravemente herido con un balazo en la cabeza en Mosconi y bulevar Avellaneda, en el suroeste de la ciudad. Durante un año el expediente, en manos del fiscal de homicidios Miguel Moreno, avanzó lentamente hasta que la madre de la víctima se presentó en la Fiscalía y acercó datos del agresor. Contó que su hijo (Jonathan G.) había quedado hemipléjico y tras una larga rehabilitación pudo recuperar parcialmente el habla y la posibilidad de escribir. Así pudo contarle quién lo había baleado. En ese marco ayer el joven apuntado, de 21 años y residente del barrio Las Flores, fue imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa en concurso real con portación ilegitima de arma de fuego de uso civil. Y el juez Juan Andrés Donnola le dictó prisión preventiva por el plazo de ley, es decir al menos 60 días.

En barrio Las Flores a Kevin Eduardo A. lo reconocen por el apodo de "Corondita". Ayer estaba tras las rejas de la cárcel de Piñero por una condena a 3 años y medio de prisión por portación ilegal de arma. Al mediodía fue llevado a Tribunales con el patrocinio de la defensora pública María Celia Pasquali. Entonces "Corondita" escuchó la imputación por homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y portación ilegal de un arma.

Un diálogo con mal final

Según la acusación, el sábado 20 de febrero de 2016 a la medianoche Jonathan G., de 25 años y conocido como "Chatón" o "Jony" estaba en un quiosco en inmediaciones de Mosconi y bulevar Avellaneda junto a su cuñado. Hasta ese lugar habían llegado a comprar una bebidas. Fue entonces que por el lugar pasaron dos motos. Una de ellas se acercó hacia donde estaba "Jony" y quien conducía se bajó y lo saludó afectuosamente. El recién llegado estaba con una mujer embarazada. A la vista del cuñado de "Jony" el trato era cordial entre los hombres. Su pariente le presentó al recién llegado como una persona con la que había estado detenido. "Este es «Corondita»", le habría dicho en la presentación. Los jóvenes charlaron de la suerte de un tercero sin mayores sobresaltos.

Siempre según la acusación, en el acto final de la secuencia "Corondita" saludó "Jony". Su compañera embarazada había puesto en marcha la moto. Y cuando se estaba por subir al rodado, "Corondita" sacó un arma y le disparó en la cabeza a "Jony". Lo miró caer y despreocupadamente se fue "despacio" en su moto, según resaltó el fiscal Moreno. La víctima, quien sufrió pérdida de masa encefálica, fue trasladada por su cuñado en un auto particular al Hospital de Emeregencias Clemente Alvarez. Ahí ingresó en estado desesperante. Luego de permanecer un mes y medio en terapia intensiva, evolucionó dentro de su cuadro y comenzó la recuperación. Quedó hemipléjico, con perdida del olfato, poca movilidad en su brazo derecho y una traqueotomía que le impedía hablar normalmente.

Rivalidad futbolística

En el desarrollo de la imputación el fiscal indicó que "Corondita" había sido señalado primero por el cuñado de "Jony". Y posteriormente, este año, por la propia víctima, quien contó que el ataque a balazos se motivó "en una discusión que los hombres mantuvieron mientras estuvieron detenidos".

¿El motivo de la pelea? "La discusión se dio porque uno era hincha de Central y el otro de Newell's. Luego de pelearse reiteradamente (en dos penales diferentes) la víctima del ataque relató que «Corondita» lo amenazó y le dijo: «Dónde te agarre te mato»", indicó la acusación. No sólo "Corondita" fue apuntado con nombre y apodo, sino que la víctima describió que en uno de sus antebrazos llevaba un tatuaje que reza: "No tengo miedo a morir, tengo miedo que no me recuerden". Moreno solicitó la aplicación de la prisión preventiva por el plazo de ley.

A su turno la defensora Pasquali atacó los fundamentos de la Fiscalía al requerir una medida cautelar para su pupilo. Y solicitó que la causa fuera recaratulada como "lesiones gravísimas" en lugar de la tentativa de homicidio solicitada por Moreno. También resaltó que el arma utilizada en el ataque no fue secuestrada y que no existen constancias de que víctima y victimario hubieran estado detenidos en un mismo penal.

Puesto a resolver, el juez de garantías Juan Andrés Donnola le dio la derecha a la acusación remarcando "el contexto de violencia en el que ocurrieron los hechos, donde «Corondita» actuó sobre seguro atacando a una persona a la que acababa de saludar gentilmente". Así desestimó todo pedido de morigeración de prisión requerido por la defensa y dictó la prisión preventiva por el plazo de ley.

Comentarios