Policiales
Jueves 22 de Junio de 2017

Prisión domiciliaria para la policía que mató a un ladrón en "legítima defensa"

Emilse Gabriela H. fue imputada de matar a Gastón Bustamante de un balazo, pero cumplirá arresto en su casa porque tiene un hijo de 10 años

Temblando, y con la mirada fija en un punto indefinido del espacio que la rodeaba, la agente policial Emilse Carolina H. optó por declarar ayer en la audiencia imputativa donde la fiscal de homicidios Georgina Pairola la imputó de haber matado la madrugada del lunes a Gastón Marcelo Bustamente, un supuesto ladrón de 21 años y antecedentes penales al que sorprendió dentro de su casa del barrio Bella Vista. La audiencia no duró más de veinte minutos y la joven policía quedó acusada de "homicidio en exceso de la legítima defensa". Sin embargo, por medio de un acuerdo entre la Fiscalía y la Defensa, el juez Hernán Postma resolvió otorgarle la prisión domiciliaria por el plazo de ley "dado que tiene un hijo de 10 años, es divorciada y se corroboró por informes médicos el estado de shock que atraviesa".

Al comenzar la audiencia, a las 15.30 de ayer y bajo la atenta mirada de la familia de la imputada, la fiscal Pairola relató lo que sucedió la fría madrugada del lunes. "Emilse H. estaba en su casa de Riobamba al 3900, entre Lavalle y Alsina, donde ingresó un joven con presuntas intenciones de robo. Había entrado por la ventana de un balcón, ya que la mujer vive en una planta alta. Ella escuchó ruidos en la cocina, salió de su habitación, lo vió y lo increpó. Entonces el hombre se retira de la vivienda por el mismo lugar por el que entró. Ella baja, lo observa como se va caminando por Riobamba al oseste y le da la voz de alto. El intruso hace caso omiso y le dispara y ella repele la agresión". La fiscal también aclaró que el disparo ingresó por la zona escapular del hombre con orificio de entrada y salida.

Al lado del cuerpo de Bustamante los pesquisas hallaron un revólver calibre 32 con dos balas percutadas en el tambor, arma que sería del presunto ladrón asesinado, por lo que se ordenó que en la autopsia se realice a la víctima un dermotest que determine si Bustamante uso el arma antes de morir.

Pairola fundamentó su teoría del caso en el acta que confeccionó un sargento, la entrevista a una vecina que vive en la planta baja de la propiedad en la que reside la imputada, el examen de médicos forenses y pericias psicológicas a la agente.

En la pequeña sala de audiencias estaban los padres y la hermana de Emilse rodeados por funcionarios judiciales y en un costado la joven que presta servicios en el Comando Radioeléctrico con su abogado, José Luis Giacometti. La chica es morocha y alta y hace dos años que se desempeña en la patrulla de calle al igual que su hermana Karina.

Durante la lectura de la imputación Emilse miraba hacia abajo, a un punto infinito. Cuando el juez Hernán Postma le preguntó si prefería declarar dijo que sí con la cabeza y comenzó a hablar, muy despacio, en un tono casi inescuchable.

En primera persona

La cabeza de Emilse temblaba como la rama seca de un árbol viejo golpeada por un viento contínuo, las manos la seguían en un ritmo de nervios crispados: "Yo estaba en mi casa durmiendo, era tarde, ni sé que hora. Escuché ruidos en la cocina, esperé. Al ratito vuelvo a escuchar y decido ir a ver. Veo una sombra en la cocina. Le grité: ¡Alto, soy policía! y me fui corriendo a mi cuarto a buscar el arma reglamentaria", contó la mujer.

"Cuando volví a la cocina no lo ví más al hombre. Lo busqué. Tenía miedo por mí y por mi hijo, mucho miedo". A esa altura le habría sentado un trago de agua, nadie se lo acercó y ella continuó el relato casi sollozando: "Tenía miedo. Bajé y vi que este muchacho se iba caminando. Le grité ¡alto!, pero se dio vuelta y me disparó. Yo respondí el tiro, dos veces tiré, y después me metí en mi casa. No podía sacar de mi cabeza la imagen de él en la cocina. Pensaba en mi hijo. Llamé a mi compañero y no sé a quien más". El juez Postma le preguntó si quería agregar algo más: "No", dijo en tono seco.

Luego la fiscal Pairola informó que tanto la Defensa como la Fiscalía habían llegado a un acuerdo para que Emilse H. mantuviera prisión domiciliaria garantizada por su hermana Karina, quien vive en la misma cuadra. El juez avaló el acuerdo y las partes se retiraron mientras se comentaba que la agente imputada sería llevada a un centro de salud por su estado de shock.

Mientras la Justicia espera los resultados del dermotest para confirmar si Bustamante disparó contra la policía, el abogado defensor Giacometti expresó: "Creo que estamos ante un caso de legítima defensa. Aparte de haber sido víctima de un hecho de robo, ella es policía, y como funcionaria policial tiene el deber de continuar con la persecución del delito". Y señaló: "Es la primera vez que esta agente se enfrenta a los tiros y estaba muy nerviosa".

Comentarios