Policiales
Miércoles 18 de Enero de 2017

Presos de la cárcel de Piñero pintaron una pared de rojo y negro

Fue en el pabellón 4 donde están alojados referentes de la barra brava de Newell's. Las autoridades ordenaron repintarlo rápidamente.

Las autoridades de la cárcel de Piñero se encontraron con una situación insólita cuando descubrieron que la fachada externa de uno de los pabellones había sido pintada con los colores rojo y negro que identifican a Newell's. La constatación motivó que la Secretaría de Asuntos Penitenciarios ordenara que la cubierta exterior de ese ala carcelaria fuera rápidamente repintada.

El muro externo que apareció teñido de rojinegro corresponde al pabellón Nº 4 que es donde están detenidos algunos conspicuos referentes de la barra leprosa. Entre ellos Diego "Panadero" Ochoa, que espera juicio como autor intelectual del homicidio de su antecesor en la tribuna, Roberto "Pimpi" Caminos. También están alojados allí Carlos "Betito" Godoy y René Ungaro, condenados como ejecutores materiales de ese asesinato; y Jonathan "Cachorra" Crescente, sentenciado por el intento de homicidio de Matías Pera, otro personaje de la misma hinchada.

El secretario de Asuntos Penitenciarios de la provincia, Pablo Cococcioni, consideró lo ocurrido como una evidente falta de control en el marco de algo admitido en la administración interna de las prisiones provinciales, que permite a los internos realizar reparaciones, arreglos o pintadas en los ámbitos que ocupan para mejorarlos.

"Los presos pidieron permiso para pintar un ala externa que da al patio interno y que no resulta visible desde el exterior de la cárcel. Compraron por administración la pintura a su costo y lo pintaron el fin de semana. Hubo una situación cuanto menos de falta de perspicacia del personal. Pintar una pared no es algo problemático pero hacerlo con los colores de uno de los equipos de la ciudad de Rosario, dada la emotividad que rodea al fútbol, puede ser un factor de manifestaciones violentas", dijo Cococcioni.

La más que peculiar circunstancia motivó la apertura de un sumario interno en el Servicio Penitenciario y el impulso del interrogatorio a los jefes. "El hecho fue negativo por las connotaciones violentas que existen en el fútbol y su entorno simbólico. Y aunque no se nos pasa de largo lo que ocurrió esto no puede equipararse a una negligencia dolosa o a un delito. Una cosa es algo desafortunado o un mal criterio de gestión, como parece ser esto, y otra cosa es una ilegalidad", añadió el funcionario.

El lugar pintado es una fachada exterior entre el edificio del penal que da a uno de los patios internos y el muro perimetral. No es algo visible por el público o desde afuera de la cárcel ubicada a 15 kilómetros de Rosario. "Que los presos pinten o reparen a su costo parte de las instalaciones no es algo que esté prohibido sino que hasta se fomenta. Lo que pasó, aunque resulte desagradable decirlo así, fue una avivada. Cuando tomamos conocimiento lo hicimos repintar de inmediato porque es nuestra preocupación que algo así pueda exacerbar conductas violentas entre presos", dijo Cococcioni.

"Fue algo desafortunado por las connotaciones violentas que rodean al fútbol, pero no se equipara a un delito" ilegalidad"

Comentarios