Policiales
Martes 03 de Octubre de 2017

Pidió disculpas el policía imputado de asaltar y gatillar a una embarazada

Un policía de Seguridad Vial pidió ayer disculpas por haber asaltado y gatillado a una mujer embarazada de ocho meses, casualmente también miembro de la fuerza, hecho por el cual fue imputado el sábado y ayer quedó con prisión preventiva hasta el momento en que sea juzgado. Se trata de Rodrigo Agustín Hilbe, de 30 años, imputado de "tentativa de homicidio doblemente calificado y tentativa de robo doblemente calificado por el empleo de arma de fuego y por ser miembro de las fuerzas policiales".

"Quiero pedir disculpas", dijo ayer Hilbe en la audiencia de prisión preventiva ante la juez Sandra Valenti. Sin embargo, según refiere el diario Uno de Santa Fe, la jueza aceptó el pedido de prisión para el uniformado que se desempeña desde 2014 en la Policía de Seguridad Vial.

En ese marco, Hilbe confesó que el jueves, cerca de las 13.30, salió de su casa con su arma reglamentaria y la credencial con la idea de ir hasta la sucursal del banco de Santa Fe de avenida López y Planes y Centeno, en el barrio Barranquitas de la capital provincial. Allí, según su relato, vio que del cajero salió una mujer a quien siguió unas dos cuadras.

Al llegar a Cochabamba y Perú abordó a la joven y le exigió que le entregue el dinero que había extraído del cajero. El policía fundamentó ese pedido, que según el fiscal fue arma en mano, a un "estado de locura" por no tener dinero.

"Al darme cuenta de lo que estaba haciendo le pedí disculpas y me fui", dijo el agente, quien negó haber utilizado su arma y gatillar en dos oportunidades el vientre de la mujer. En ese sentido, Hilbe reclamó que la víctima "diga la verdad. No saqué el arma". No obstante le pidió disculpas a la víctima, a su propia familia y a la institución policial.

Por su parte, el defensor del policía hizo una serie de cuestionamientos sobre la investigación y el tratamiento que le dieron los medios de la capital provincial al caso. Al respecto, señaló que de las personas que participaron en la aprehensión de Hilbe, nueve eran agentes policiales de distintas reparticiones por lo que dijo tener ciertas sospechas en torno a como se dio el procedimiento.

A su vez, resaltó que por el momento hay dos versiones cruzadas: la de su defendido y la de la victima. Esta última fue la que sindicó al agente detenido como quien sacó su arma reglamentaria para asaltarla. Al respecto, el abogado dijo que "resulta inverosímil que el arma fue utilizada".

Comentarios