Policiales
Lunes 06 de Marzo de 2017

Pidieron perpetua para dos policías en el juicio por el crimen de Jonatan Herrera

Para otros dos oficial de la PAT solicitaron doce años de prisión y tres para el restante acusado.

Esta mañana dio inicio el juicio oral por el homicidio de Jonatan Herrera, el joven de 22 años alcanzado por tres balas policiales el 4 de enero de 2015 cuando lavaba el auto en la puerta de su casa de barrio Tablada. Fue el turno de los alegatos y la Fiscalía pidió prisión perpetua para dos de los policías involucrados, doce años de prisión para otros dos y tres años para el restante.
Los fiscales Adrián Spelta y Miguel Moreno, de la Unidad Fiscal de Homicidios Dolosos, acusaron formalmente a Ramiro Rafael Rosales (26 años), Francisco Javier Rodríguez (21 años), Luis Sosa (23) y Jonatan Gálvez (22), todos ellos pertenecientes a la Policía de Acción Táctica de la Ciudad (PAT) de Rosario, y a Gladys Galindo (37), oficial del Comando Radioeléctrico de Rosario.
En el caso de Rosales y la oficial Galindo, la Fiscalía solicitó la pena de prisión perpetua por homicidio calificado por abuso de función o cargo de empleado policial. El argumento es que los disparos efectuados por cualquiera de los dos podrían haber matado a Herrera, en virtud de que no está probado de qué armas salieron las balas mortales.
A Sosa y Rodríguez se los imputa por tentativa de homicidio calificado por abuso de función o cargo de empleado policial y solicitaron doce años de prisión para cada uno.
En cuanto a Jonatan Gálvez, imputado por abuso de armas agravado por el abuso de función o cargo de empleado policial, la Fiscalía pidió tres años de prisión efectiva. Aunque la querella que responde a la madre de Jonatan Herrera reclamó acusarlo por homicidio calificado, la acusación fue desestimada.
Con excepción de éste último, los restantes cuatro acusados hicieron sus alegatos. Tanto Rosales como Sosa y Rodríguez admitieron haber realizado disparos que podrían haber alcanzado a la víctima, pero aclararon que fue con el único fin de repeler una agresión. Galindo, en cambio, sostuvo que ninguno de los disparos efectuados por ella podrían haber matado a Jonatan Herrera.
La muerte de Herrera ocurrió el 4 de enero de 2015, cerca de las 15.15, cuando oficiales del Comando Radioeléctrico iniciaron una persecución en San Martín y Saavedra luego de un robo cuyos perpetradores huyeron en moto. La persecución continuó hasta bulevar Seguí y Alem, donde el conductor perdió el control del rodado y prolongó su huida a pie.
Al llegar a la calle Ayacucho, el delincuente es reducido en medio de una balacera, situación que fue observada por cuatro agentes de la Policía de Acción Táctica que viajaban en un colectivo de la línea 133. Tras descender del ómnibus realizaron disparos junto con agentes del Comando Radioeléctrico. Jonatan Herrera, quien se encontraba lavando su auto en la calle, se puso a resguardo pero igual recibió tres balazos realizados por funcionarios policiales. Falleció dos horas más tarde en el Hospital de Emergencia Clemente Álvarez (Heca).
El tribunal a cargo del debate está integrado por los jueces de primera instancia Juan Carlos Curto, Rodolfo Zavala y Juan José Alarcón.

Comentarios