Policiales
Miércoles 30 de Agosto de 2017

Piden más de 24 años de cárcel para acusado de matar a empleado de una maderera

Ocurrió en agosto de 2015 y la víctima fue Rubén Ramón Martín, quien tenía 58 años y recibió dos balazos al resistir el atraco al local.

Un fiscal pidió 24 años y 6 meses de prisión para un joven que comenzó a ser juzgado por el homicidio agravado de Rubén Ramón Martín, un hombre de 58 años que trabajaba en una maderera del barrio Hostal del Sol cuando fue asesinado de al menos dos disparos de arma de fuego al resistir un robo en el local, hecho ocurrido en agosto de 2015. El imputado fue detenido tras escapar a pie cubriendo su fuga a los tiros y luego de que un vecino lo persiguiera en un auto y embistiera la moto en la que escapaba junto a un menor de edad.

El crimen de Martín engrosó la lista de 224 víctimas de homicidios dolosos con la que cerró la fría estadística de 2015 y causó la lógica conmoción de las muertes que ocurren en ocasión de un robo.

Forcejeo fatal

En este caso la crónica de aquella mañana del jueves 6 de agosto de 2015 refleja que eran las 9 cuando dos jóvenes en moto llegaron a la maderera de Jorge Newbery 8174 donde Martín, que vivía a pocas cuadras de allí, era empleado. Uno de los intrusos bajó cubriendo su cabeza con un casco e ingresó al local con inocultables intenciones de robo. Martín lo sacó a la calle a los empellones y logró retenerlo sobre el capó de su auto Fiat Duna estacionado en la vereda.

Pero en el forcejeo el maleante sacó un arma y Martín recibió al menos dos impactos de bala calibre 22 en el abdomen y el tórax, que le causaron la muerte un rato más tarde cuando era trasladado al Policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria.

Un vecino que observó la secuencia persiguió al joven y a su cómplice, que escaparon en la moto con dirección al barrio 7 de Septiembre. En González del Solar y Jorge Newbery les dio alcance y los embistió. Así logró que los vecinos retuvieran a uno de los ladrones, que resultó ser un nene de apenas 13 años.

En tanto, quien había herido a Martín corrió cubriendo su fuga a balazos. Sin embargo fue detenido al oeste de calle Wilde y Jorge Newbery. En ese momento Cristian Nicolás R. tenia 22 años y los vecinos lo identificaron como "Nico", un pesado de villa La Bombacha.

La acusación

Desde el lunes Cristian Nicolás R. es juzgado por ese crimen en un juicio oral y público en el cual la acusación la lleva adelante el fiscal Florentino Malaponte ante un Tribunal integrado por los jueces Patricia Bilotta, Mónica Lamperti y Alejandro Negroni. En tanto que la defensa es ejercida por Andrea Corvalán, del Servicio Público de la Defensa Penal (SPDP).

En los alegatos de apertura el fiscal acusó formalmente al imputado de homicidio doblemente calificado por el uso de arma de fuego y por la participación de un menor de edad en concurso real con la portación ilegítima de arma de fuego de uso civil y abuso de arma, en concurso real con dos hechos de encubrimiento agravado por animo de lucro.

Para ese encuadre legal Malaponte solicitó una pena de 23 años de prisión efectiva que, sumada al pedido de revocatoria de una condena de ejecución condicional anterior de un año y seis meses que ya tenía el imputado, elevó a la pena única de 24 años y 6 meses de prisión efectiva.

Es que además de sostener la participación del acusado en el hecho con el testimonios de vecinos, filmaciones y pericias, la Fiscalía recordó que la moto en la que se desplazaba era robada, y en su domicilio se encontraron un compresor de aire y un taladro de mesa que el día anterior habían sido denunciados como robados.

La defensa, en tanto, pidió la absolución del acusado. Corvalán dijo que las mismas filmaciones que había citado Malaponte para incriminarlo le servirían a ella para demostrar la inocencia de Cristian Nicolás R. La abogada describió a su asistido como una buena persona, de trabajo, que fue abandonado por su madre desde pequeño, que se gana la vida con el cirujeo y está en pareja hace diez años con la madre de sus tres hijos.

El juicio proseguirá hoy con la declaración de personal policial que estuvo a cargo del procedimiento el día del homicidio. El debate proseguirá la semana que viene, mientras que para el jueves están previstos los alegatos de cierre del juicio.

Martín se había retirado hacía 13 años del Banco de Santa Fe, donde trabajó como chofer de clearing bancario. Luego fue pintor de obra y al momento de ser asesinado hacía seis meses que trabajaba en la maderera Marullo.

Comentarios