Policiales
Domingo 18 de Diciembre de 2016

Piden 20 años de cárcelpara la madre del"Quemadito" Rodríguez

Los fiscales Rafael Coria y Marisol Fabbro pidieron 20 años de prisión para Claudia Reynoso por la muerte de Angela Ruiz, ocurrida en agosto de 2015.

Los fiscales Rafael Coria y Marisol Fabbro pidieron 20 años de prisión para Claudia Reynoso por la muerte de Angela Ruiz, ocurrida en agosto de 2015. Reynoso es una mujer ligada familiarmente a dos pesados del hampa local: es esposa de Sergio "Quemado" Rodríguez, condena a 32 años de prisión como autor material del triple crimen de villa Moreno, ocurrido el 1º de enero de 2012; y madre de Maximiliano "Quemadito" Rodríguez, asesinado en febrero de 2013 en la esquina de Pellegrini y Corrientes en la disputa de la barra de Newell's.

El hecho por el que acusan a Reynoso ocurrió el 21 de agosto de 2015 en una casa de pasaje Hutchinson al 2900 donde le alquilaba una pieza a su amiga Ruiz. "Luego de un cruce de palabras, la acusada comenzó a agredir a Ruiz mientras ésta intentó retroceder. Al llegar a la calle, Reynoso sacó un arma blanca y lesionó a su amiga en la axila, en el tórax y la espalda. La víctima fue llevada al hospital Centenario, donde murió en el quirófano", dijeron los fiscales.

La defensa de Reynoso, a cargo de Maricel Palais, explicó que las mujeres se conocían de toda la vida. "Una discusión violenta terminó en la muerte de Angela. La mujer le ofreció una pieza en un momento difícil de su vida, pero la convivencia no era buena. Angela empezó a insultar a Claudia y se fue del dormitorio. Angela regresó y agredió a Claudia con una botella, se empujaron y se insultaron. Claudia sacó una pequeña navaja y la acuchilló. No hubo dolo homicida. Claudia utilizó un arma de 4 centímetros de hoja, las heridas tenían poca profundidad, en zonas no vitales y no fueron las que le ocasionaron la muerte, ", argumentó la defensa. Y destacó que ambas "tenían problemas de alcoholismo y adicciones a drogas", por lo que pidió la absolución.

Sólo quise asustarla

Al declarar, Claudia dijo que tras el crimen de su hijo se tuvo que ir de su casa. Con el tiempo empezó a tomar drogas y a andar en la calle. "Angela me encontró y me ofreció una piecita por 500 pesos a la semana en la casa de su tía, en la cual ella también vivía. Ese día empezó a agredirme. Nunca quise hacerle daño, sólo quise asustarla y que no me pegara más. Le pido que me perdone y que se termine todo ésto", dijo ante los jueces Alejandro Negroni, Raquel Cosgaya y Delia Paleari.

Comentarios