Policiales
Viernes 28 de Julio de 2017

Piden 18 años de prisión para el partícipe de un homicidio en zona sur

Está acusado de trasladar en una moto al joven que asesinó a balazos a José Eduardo Fernández la tarde del 4 dediciembre de 2015 en Lamadrid y España

Un fiscal pidió 18 años de prisión para un joven acusado de trasladar en moto al homicida de José Eduardo "Gordo" Fernández, un albañil de 58 años atacado con dos pistolas cuando tomaba una cerveza en España y Lamadrid. "Yo no fui. Yo no estaba ahí. En ningún momento participé del hecho ese", se defendió Leandro Gastón Robledo, detenido como partícipe necesario del crimen, quien ayer acudió a una audiencia previa al juicio oral y público. Hasta entonces seguirá tras las rejas por este caso y también por un asalto a una casa de ropa deportiva.

El fiscal Rafael Coria solicitó la pena de 18 años de prisión para Robledo, de 28 años, como partícipe necesario de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por la tenencia de una pistola 9 milímetros. El arma fue incautada en un allanamiento a su casa de Paraguay al 5000 cuando cayó el 16 de diciembre de 2015. La defensora Patricia Guzmán, en tanto, solicitó el sobreseimiento de su cliente porque entiende que sólo lo incrimina el relato de la ex pareja de la víctima. El presunto autor material del crimen está prófugo.

Sin embargo el juez Carlos Leiva rechazó desvincular a Robledo del hecho. Consideró que la acusación es válida y que el caso merece discutirse en un juicio oral. Fue en una audiencia preliminar al juicio en la cual las partes acordaron cuáles son las pruebas a discutir.

Hasta entonces Robledo seguirá detenido a pedido del fiscal y porque además tiene otra causa más reciente. Es que, a días de obtener el beneficio de la prisión domiciliaria, fue detenido junto a su pareja por el asalto a una casa de ropa deportiva de la zona sur que fue filmado por las cámaras del local.

Con dos armas

De acuerdo con la reconstrucción de la Fiscalía, Fernández fue atacado el 4 de diciembre de 2015 alrededor de las 18 cuando estaba tomando una cerveza a metros de su casa, en la Lamadrid y Padre Margis. Según la acusación, "en un acuerdo previo con Adrián C.", Robledo pasó por el lugar en una moto con el tirador como acompañante. Este descendió de la moto y "con un arma de fuego en cada mano disparó a la víctima".

Mientras eso ocurría, según Coria, Robledo avanzó en la moto hasta Presidente Roca a esperar a su cómplice, a quien retiró de la escena tras los disparos. Fernández recibió dos balazos en el pecho y falleció horas más tarde en el Hospital Roque Sáenz Peña. El lugar quedó sembrado de plomo: se secuestraron doce vainas servidas calibre 9 milímetros, una bala del mismo calibre, cinco vainas calibre 45 y una bala 38 Special disparada por un arma 9 milímetros.

"El Gordo" o "Cepillo", como le decían a Fernández, tenía 58 años, ocho hijos y otros tantos nietos. Sus vecinos contaron entonces a este diario que era muy querido en el barrio donde vivía desde hacía unos veinte años, en una casita humilde, a 30 metros de donde lo mataron.

El último porrón

"El Gordo estaba con nosotros tomando un porrón y se acercaron los transas de acá a la vuelta", contó un vecino y amigo de la víctima, quien dijo que el agresor "estaba repuesto y fue de «cheto» . El Gordo no se lo bancó, porque si algo le sobraba era calle. El pibe éste sacó dos fierros y el Gordo lo enfrentó. Duró nada la pelea. Empezaron a los tiros y Lucas le dio a Fernández", sostuvo un hombre que estaba en el grupo.

En el legajo penal, sin embargo, sólo declararon mujeres. La ex pareja de Fernández contó que esa tarde estaba en su casa cuando escuchó disparos. Al salir vio a su ex marido tirado en el piso y a Adrián que apuntaba con dos pistolas antes de retirarse con Robledo en la moto.

La defensora Guzmán planteó que la ex mujer de Fernández "es la única testigo presencial" y su relato es contradictorio. Remarcó que el principal acusado sigue prófugo y tampoco se encontró el arma homicida. "Nos falta saber qué pasó realmente", dijo. Sostuvo que su cliente no participó del hecho y pidió las imágenes de cámaras de Lamadrid y Corrientes para probar que entre las 17 y la 19 estuvo con su familia en una heladería.

"Yo no fui. No estaba ahí. Por San Martín hay cámaras. En ningún momento participé del hecho ese. Nunca tuve el pelo largo y arito como dice la testigo. Yo tenía el cumpleaños de mi hija", declaró el joven cuando ya el juez Leiva había dispuesto el envío de la causa al juicio que estará a cargo de un tribunal pluripersonal.

escena. El lugar donde "El gordo" Fernández fue asesinado de dos tiros.

Comentarios