Policiales
Viernes 08 de Septiembre de 2017

"Parece que la excepción termina siendo la regla y no es así", dijo Miguel Lifschitz

Ante la cantidad de casos que investiga la Justicia por el mal accionar policial, episodios que sólo en Rosario llevaron a la detención de 50 uniformados en 72 horas, el gobernador Miguel Lifschitz realizó ayer en LT3 una autocrítica y abogó para "que se realice una profundización en la instrucción de la policía", aunque remarcó que "de todos modos es un número muy bajo de malos policías es una institución de más de 23 mil efectivos".

El primer mandatario santafesino explicó que "por un lado es importante que la Justicia avance con la investigación de las causas y que pueda instruirlas lo más rápido posible para deslindar responsabilidades, porque así se podrá focalizar el problema sin generar inquietud en aquellos efectivos que puedan haber tenido una participación secundaria en estos episodios". Pero también, dijo Lifschitz, "es importante que se avance en aquellos otros hechos en los que se produzcan delitos de corrupción, como ocurre a veces, o como en este caso un abuso de poder o de la fuerza con consecuencias fatales ya que deben ser castigados como una clara señal hacia la sociedad".

Coincidencia

Asimismo, el gobernador dijo que "en estos días se destaca el hecho de muchos policías presos por la coincidencia de las dos causas investigadas (el crimen de Emanuel Medina y David Campos por un lado y la desaparición forzada de Franco Casco por otro) y porque visto así puede resultar impactante. Pero tenemos 23 mil efectivos en la provincia y la mayoría de ellos desempeña sus tareas con compromiso y eficacia durante todos los días. Lo que pasa es que parece que la excepción termina siendo la regla y no es así".

En otra parte del diálogo radial, Lifschitz sostuvo que "en estas circunstancias el papel del Estado es permanecer en forma objetiva y apoyando las investigaciones para que todos aquellos casos en los que se hayan cometido errores sean castigados".

Finalmente, el gobernador manifestó que "hay algo que está fallando en la formación de los policías y que debemos cambiar. Por eso decidimos fortalecer la formación y además del Instituto de Seguridad Pública (Isep) hemos creado una Escuela Superior y una Escuela de Especialidades para darle formación contínua a los uniformados. No nos podemos quedar con la formación inicial, no podemos apuntar a la cantidad por sobre la calidad, debemos sostener una formación operativa, práctica, en Derechos Humanos y otras áreas que la policía debe conocer para poder afrontar las nuevas formas complejas del delito".

Comentarios