Funes
Viernes 03 de Febrero de 2017

Para el manual de rarezas: se robaron un aljibe

La excéntrica sustracción se descubrió en una finca centenaria. Los ladrones entraron allí con ese único propósito. La pieza es de mármol y hierro.

La madrugada del miércoles, durante la última tormenta, un grupo indeterminado de delincuentes ingresó por unos de los laterales de la histórica estancia "La Polola", en Funes, y se robaron un aljibe. Un hecho que cómodamente podría embellecer las páginas de una enciclopedia de robos insólitos. "Fue lo único que se robaron. Vinieron pura y exclusivamente a llevárselo porque no hay pisadas que muestren que quisieran entrar al chalé u otras dependencias", explicó un allegado a los dueños de la centenaria finca cuya entrada está ubicada al final hacia el oeste de la avenida Pedro A. Ríos, que corre paralela a las vías. El aljibe tiene 1.40 metro de alto por un diámetro de un metro aproximadamente con ocho cabezas de leones en los vértices.

"La Polola" es una histórica estancia que con el crecimiento de Funes quedó empotrada en medio del radio urbano. Por eso hace tres años esas tierras, 382 hectáreas linderas al barrio Zona 6, un numeroso grupo de vecinos de la zona solicitaron al Ejecutivo y Concejo de Funes un estudio y análisis del impacto ambiental que podría acarrear una urbanización de ese territorio. "Eso quedó en la nada", explicó ayer un allegado a la estancia. "La Polola" tiene su ingreso al finalizar la avenida Pedro A. Ríos con orientación hacia Roldán y lleva el apodo de su dueña, que hoy tiene 91 años. "La familia es dueña de la estancia desde que nació la Polola", agregó otra fuente. Unos 1.500 metros después de atravesar la tranquera se despliega el casco de la estancia. Primero está la vivienda de los cuidadores y unos 150 metros más allá el chalé donde la Polola, recientemente enviudada, tomaba sol. El campo está dedicado a la agricultura y la cría de animales. La estancia hoy es visitada por sus herederos. "El martes sucedió el robo y la familia estuvo en la vivienda hasta las 20, aproximadamente", agregó el vocero. Según se pudo reconstruir el miércoles, ya de madrugada un grupo indeterminado de delincuentes cortaron un alambrado perimetral sobre el lateral norte de la finca e ingresó al predio. Los investigadores infieren que habían dejado el vehículo en el que llegaron a unos 1.500 metros al este de la finca, en el cruce de las calles General López y Vélez Sársfield.

Una vez que estuvieron dentro de la estancia los maleantes se dirigieron hacia las inmediaciones del chalé. Y fueron directamente hacia el aljibe ubicado a unos 40 metros de la casona estilo español colonial, aunque reformada, y de una añosa torre de agua. Los ladrones levantaron de cuajo el aljibe y lo cargaron a mano o con una carreta hacia donde la gavilla tenía el vehículo. Tiene 1.40 metro de alto por un diámetro de un metro aproximadamente con ocho cabezas de leones en los vértices y es de mármol y hierro. "La verdad es que no vimos nada y los perros no ladraron. Si bien el casco (de la estancia) está iluminado, uno se sale a 30 metros y no se ve nada. Cuando nos dimos cuenta fuimos a la comisaría 23 e hicimos la denuncia", explicó el cuidador de "La Polola".

Comentarios