Policiales
Martes 25 de Julio de 2017

Otros dos policías entre los implicados en una ejecución en zona sur

Por el GPS de un móvil se determinó que habían estado en el lugar, pero no lo informaron. Reclamo de familiares de Emanuel Medina y David Campos

Otros dos policías fueron incorporados a la nómina de investigados por la ejecución de dos jóvenes tras una extensa persecución por la zona sur. Según confirmó ayer el fiscal Adrián Spelta, se trata de dos efectivos —uno sería un jefe de tercio del Comando Radioeléctrico— que estuvieron en la escena del crimen pero no lo informaron y fueron ubicados luego de analizar los GPS de los patrulleros. Así, son 21 los uniformados bajo la lupa por el hecho ocurrido un mes atrás, aunque hasta ayer no se habían formulado imputaciones.

En ese marco, familiares de las víctimas —David Ezequiel Campos, de 28 años, y Emanuel Alejandro Medina, de 32— reclamaron ayer que se agilice la investigación. "Pedimos que metan presos a los que corresponda, ya pasaron 30 días. Sabemos que fue lenta la investigación porque nos agarró la feria, pero ya terminó así que exigimos que se empiece a trabajar a fondo", dijo un hermano de Campos.

Fuego

El viernes 23 de junio, cerca de las 11, Campos y Medina circulaban en un Volkswagen Up cuando en inmediaciones de Grandoli y Gutiérrez evadieron un control vehicular. Así se originó una persecución por distintas calles del sur rosarino y Villa Gobernador Gálvez a la que se fueron sumando patrulleros. En Callao y Cazadores el auto de los jóvenes chocó con un árbol. Entonces ambos murieron baleados por una ráfaga indiscriminada de disparos que partieron de las armas policiales.

En principio se dijo que los ocupantes de auto abrieron fuego y eso motivó la respuesta armada de los policías. Pero familiares de las víctimas lo negaron y denunciaron que las dos viejas armas halladas dentro del Up "fueron plantadas" por los uniformados para encubrir un caso que calificaron de "gatillo fácil".

El fiscal Spelta, a cargo de la investigación, ordenó peritar las más de 30 armas policiales que detectaron en la escena para establecer quiénes de los 19 uniformados del Comando y la Policía de Acción Táctica (PAT) habían disparado y cuántas veces. También se analizan los celulares de los efectivos que estuvieron allí. Y ayer se supo que otros dos policías que estuvieron en el lugar y no lo habían informado fueron incorporados a la investigación luego de que el GPS de un móvil los ubicara allí.

"Se están realizando las últimas pericias y ahora se agregaron dos efectivos más, no imputados ni mucho menos todavía, sino investigados porque formaban parte del grupo de policías que estaban el lugar. Ellos habían manifestado que no estaban, pero el GPS de los móviles los ubicó allí. Ese patrullero incluso apareció en fotos y filmaciones dentro del cerco perimetral", explicó el fiscal para agregar: "Se trataría de quien era el jefe de tercio (turno) del Comando y su chofer que, si bien estaban allí, no anoticiaron su participación".

Al consultarle si a estos dos efectivos podría caberles alguna imputación por ocultamiento, el fiscal dijo que eso se está evaluando. "Hubiese preferido que informaran (sobre su presencia), era lo que correspondía, sobre todo porque uno era el jefe del resto", indicó.

Sobre las pericias, Spelta sostuvo que el Conicet está haciendo barridos electrónicos para determinar la existencia o descarte de pólvora en la mano de las dos víctimas. "En Salta se analizarán las muestras de sangre extraídas a los efectivos para saber si habían consumido alcohol o drogas. La Policía Federal realiza pericias balísticas. Ya se incorporó la pericia mecánica para conocer los golpes de los vehículos y las trayectorias de los impactos que ingresaron en el auto que puedan determinar que se realizaron durante la persecución".

Piden detenciones

"Se sabe a que David y Emanuel los mataron, les plantaron armas y aún no hay detenidos", sostuvo ayer Germán Campos, hermano de David, que pidió celeridad para la investigación. En declaraciones a La Ocho, el muchacho sostuvo que "con las pruebas que ya hay, mínimo debería haber cinco detenidos".

Asimismo, en la manifestación realizada ayer a la mañana frente a la Fiscalía de Homicidios de Montevideo al 2200, los familiares cargaron contra el ministro de Seguridad santafesino, Maximiliano Pullaro. "Vamos a pedir también la renuncia del ministro porque le queda grande el cargo. La sociedad se tiene que dar cuenta de lo que pasa. Acá sus oficiales mataron a dos chicos y ni siquiera levantó el teléfono para llamar a alguno de la familia", añadió Campos en ese sentido.

callao y cazadores. El hecho ocurrió el pasado 23 de junio al mediodía.

Comentarios