Apremios ilegales
Domingo 07 de Mayo de 2017

Ordenan a la policía que deje de perseguir, detener y hostigar a un muchacho

La juez Patricia Bilotta hizo lugar a lo solicitado por la Defensa Pública en favor de J.O., apresado varias veces por un supuesto pedido de captura.

La Justicia provincial admitió un hábeas corpus preventivo presentado a favor de un joven de 26 años que había denunciado un constante hostigamiento policial mediante detenciones arbitrarias. El recurso, originado en hechos que se han repetido al menos otras dos veces y con distintas víctimas en los últimos tiempos, fue avalado por el Servicio Público de la Defensa Penal y aceptado por la jueza de primera instancia Patricia Bilotta.

   El hábeas corpus fue presentado en favor de un muchacho de 26 años identificado como J.O. por la defensora pública Andrea Siragusa y la asistente de la Oficina de Violencia Institucional de la Defensa Pública, Analía Abreu. La acción fue interpuesta con la intención de que cesaran las "contínuas detenciones y hostigamiento que protagonizan efectivos de la Policía de Acción Táctica (PAT) como también personal del Comando Radioeléctrico y de la comisaría 12ª" en perjuicio del denunciante.

   La presentación en favor de J.O. se realizó el pasado 28 de abril "luego de una sucesión de privaciones de la libertad sin orden judicial contra la víctima". En la audiencia en la cual se analizó el pedido de la Defensoría, realizada el pasado miércoles, la abogada Analí aAbreu relató a la jueza Bilotta que el joven vive en barrio Ludueña y desde octubre del año pasado "ha sufrido detenciones arbitrarias y hostigamientos".

Sucesión sin fin

En ese marco, recordó Abreu, "el 18 de octubre pasado J.O. realizó su primera denuncia contra personal policial por "apremios ilegales, allanamiento ilegal y detención arbitraria" ante el Ministerio Público de la Acusación (MPA). Una "situación similar a la descripta", agregaron los funcionarios de la Defensa Pública, ocurrió el 15 de abril pasado "cuando efectivos del Comando Radioeléctrico ingresaron a la casa de J.O. de forma ilícita ya que no poseían orden judicial alguna y lo detuvieron".

   Esa vez, en la comisaría 12ª le informaron al joven que poseía un pedido de captura en su contra por lo que J.O. fue a averiguar al juzgado de Ejecución Penal así como al juzgado Correccional Nº 2 para regularizar su situación. Pero, sin embargo, le manifestaron que no poseía ningún requerimiento por parte de la Justicia.

   En ese contexto, luego de escuchar los argumentos del fiscal Rodrigo Urriticoechea, la jueza Bilotta resolvió hacer lugar al hábeas corpus y pidió que cese todo tipo de hostigamientos y detenciones arbitrarias contra la víctima por parte de la policía santafesina, especialmente al personal de la PAT, el Comando y la comisaría 12ª. Al mismo tiempo solicitó que la Oficina de Gestión Judicial informe a la policía de Santa Fe dicha resolución para que practique los trámites administrativos con el objeto de dejar constancia acerca del levantamiento de captura con fecha 4 de marzo de 2013.

Otros dos casos recientes con resolución favorable

La situación vivida por J.O. y resuelta por la Justicia se ha repetido al menos un par de veces en los últimos meses en Rosario. El 27 de febrero el juez penal Gonzalo López Quintana hizo lugar al pedido de hábeas corpus presentado por la Defensoría Regional en favor de un hombre de 33 años que denunció continuas detenciones, persecuciones y amenazas de la policía.
   La presentación en favor de L.L. había sido realizada el 16 de febrero después de que el hombre regresara a Rosario tras vivir dos años en Córdoba. En situación de calle después de un conflicto con su hermana, con quien residió un tiempo, "cuidaba autos y pernoctaba a la intemperie siendo perseguido, detenido y, en ocasiones golpeado y amenazado por policías de distintas comisarías, principalmente agentes de la seccional 3ª", sostiene el recurso que detalla todos y cada uno de los episodios, en los cuales se le exhibía una orden de averiguación de paradero originada en Marcos Juárez (Córdoba).
   Finalmente el juez López Quintana dijo que "una averiguación de paradero no justificaba que una persona permaneciese privada de su libertad o detenida ya que no se trataba de una orden de captura". Y ordenó tanto a la policía de la provincia como a Gendarmería que "se abstengan de privar de la libertad a L.L. en relación a la presunta orden de paradero de la Fiscalía de Marcos Juárez".
   En tanto, en los primeros días de febreor el juez penal Gustavo Salvador revocó la insólita resolución de primera instancia dictada por su par Hebe Marcogliese e hizo lugar a un hábeas corpus preventivo interpuesto el 11 de noviembre de 2016 por el Ministerio Público de la Defensa de la provincia en favor de M.L., un adolescente de 14 años que sufrió amenazas a su libertad ambulatoria por parte de la policía en numerosas ocasiones y desde octubre pasado, además de ser víctima de apremios ilegales de parte de uniformados. El juez ordenó que el chico "no vea restringida su libertad ambulatoria, salvo orden escrita de autoridad competente con el debido motivo que la origine".

Comentarios