Policiales
Miércoles 24 de Mayo de 2017

Ofrecen recompensa de 500 mil pesos para averiguar el paradero de una joven desaparecida en 2011

Se trata de Soledad Olivera, de quien se perdió el rastro desde noviembre de 2011. Juzgan a un hombre como sospechoso.

El Ministerio de Seguridad de la Nación ofreció hoy una recompensa de 500.000 pesos a quien ofrezca datos útiles que sirvan para dar con el paradero de Soledad Olivera, quien desapareció en noviembre de 2011, mientras que está siendo juzgado Mariano Luque, de 34 años.
Soledad Elvira Olivera, nacida el 17 de agosto de 1983, fue vista por última vez el 18 de noviembre de 2011 cuando se retiraba de su domicilio, en el Barrio El Paraíso Ana Curi, del Distrito Tres de Mayo, departamento de Lavalle, Mendoza.
A cinco años y medio de la desaparición de Olivera, Mariano Luque está detenido y siendo juzgado por la desaparición de la joven, durante un debate oral cuyos alegatos se realizaron el lunes pasado, y por el que tanto el fiscal Darío Tagua, como el abogado querellante Fernando Peñaloza, pidieron una condena de 20 años de cárcel para el imputado, situación que deberá resolver el Tribunal de la Tercera Cámara del Crimen, que pasó a cuarto intermedio hasta el 5 de junio cuando dictarán sentencia.
Luque mantenía una relación amorosa con la mujer desaparecida y afronta el juicio oral por segunda vez en esta causa, ya que hace dos años había sido juzgado por la Segunda Cámara del Crimen, cuyo cuerpo colegiado lo absolvió por falta de pruebas, pero luego la Suprema Corte de Justicia revisó el caso, anuló el fallo y ordenó un nuevo debate.
Luque será juzgado además por otro resonante caso, el de la niña Johana Chacón, de 13 años, desaparecida 11 meses después en la misma zona rural, y este hombre es el único sospechoso. En este debate, Beatriz Chacón, que fue pareja de Luque y hermana de Johana, lo acusó de asesinar a Soledad, cuando hace dos años había negado esa versión.
Soledad cuando fue vista por última vez se dirigía la Finca Curallanca, donde vivía Luque y es propiedad de sus padres adoptivos, precisamente el lugar donde también vivía y de donde nunca más se la volvió a ver a la pequeña Johana menos de un año después.
El representante del Ministerio Público Fiscal, entre otras pruebas, aportó una investigación de la Justicia Federal, de la Fiscalía Federal N° 2 a cargo del Dr. Fernando Gabriel Alcaráz, con intervención del Juzgado Federal N° 1 a cargo del doctor Walter Bento, Secretaría Penal "A" a cargo del Dr. Alberto Daniel CarelliI, que descartó que la joven –que de estar con vida hoy tiene 31 años- esté siendo explotada sexualmente por una red de trata de personas.

Comentarios