Miguel Lifschitz
Domingo 19 de Marzo de 2017

"Nunca se debe hacer alarde de lo bien que se está, porque aún hay mucho por hacer"

El gobernador analizó los números del delito que se manejan en la provincia de Santa Fe.

Miguel Lifschitz tiene una amplia experiencia política tanto en el Poder Ejecutivo municipal como en la Legislatura santafesina y no le fue sencillo llegar a ser el gobernador de la segunda provincia del país. En su despacho de la sede Rosario de la gobernación, distendido pero alerta, atendió a La Capital para conversar sobre los dichos del presidente Mauricio Macri en el inicio del año legislativo en el Congreso de la Nación y sobre cómo mejorar los índices de seguridad. En ese sentido dijo estar convencido de algo: "Nunca se debe hacer alarde de lo bien que se está. Siempre hay mucho para hacer". Lo dice sinceramente y la realidad lo acompaña, una semana después de la entrevista la ciudad sumó más homicidios y violencia que en los primeros días del mes, pero no por eso las estadísticas se desvencijaron.

Leer más: Los índices delictuales de la provincia marcan una leve tendencia a la baja

"Mientras fui intendente creamos la Guardia Urbana Municipal (GUM) como forma de acercamiento al vecino. El tema lo vi desde siempre, además me contacté con el experto Marcelo Saín (criminólogo y creador de la Policía de Seguridad Aeroportuaria) con quien estamos en contacto permanente. Además, el ministro Maximiliano Pullaro es un apasionado del tema, no un hombre que pretende usar la función para saltar a otro lado. Y así armamos un equipo sólido", cuenta y señala que "además, el presupuesto de Seguridad es el segundo detrás de Educación".

Líneas directrices

El gobernador sabe de sobra que la seguridad es una mesa con varias patas. "Manejamos tres grandes líneas: policía y reforma policial; Justicia penal; y la atención de los menores vulnerables". Y cuando se lo consulta sobre los dichos del presidente Macri adjudicándose ciertos resultados en lo que hace a la seguridad, no tiene dudas en responder: "En buena medida esto tiene que ver con lo que hicimos, pero el acuerdo con la Nación, aunque la gente se quejaba de no ver las tropas federales, nos ayudó desde inteligencia criminal a desbaratar varias bandas, locales y de afuera".

A esta suma de voluntades se coló este año la instalación en Rosario de la oficina de la Procunar (Procuraduría Nacional contra la Narcocriminalidad) y una inversión de casi 60 millones de pesos en la formación de una "nueva policía que será el tronco nodal de la seguridad, la Policía de Investigaciones".

Apellidos que no están

"Hay extrema violencia en la sociedad, pudimos sacar muchas armas de circulación, trabajar en la captura de delincuentes y ahora lo haremos desde la prevención. Pero nunca se puede alardear, siempre falta. En estos años cayeron tipos como Luis Medina, Luis Bassi, los Caminos, los Cantero y eso hace que se trabaje en un sentido, pero el delito se atomizó y el desafío ahora es otro".

En tanto, el gobernador sabe que los 22.500 efectivos policiales de la provincia son a menudo difíciles de controlar. "Yo sé que los problemas van a seguir, pero confío en las reformas. La fuerza ahora tiene recursos, estudios, planificación y control, todas cosas que harán que la policía cambie. Por ejemplo, la PDI es una policía de élite y ésta es parte de nuestra apuesta. Parte de todo ésto se inició con la gestión del ex ministro Raúl Lamberto y hoy la policía de Santa Fe está catalogada en el tercio superior de las policías del país."

Comentarios