Policiales
Sábado 15 de Julio de 2017

Nuevo reclamo de las familias de dos jóvenes asesinados por balas policiales

Los allegados de David Campos y Emanuel Medina volantearon en el centro para hacer visible su pedido y denunciar lo ocurrido el 23 de junio

Con una volanteada por las peatonales rosarinas, familiares de David Ezequiel Campos y Emanuel Alejandro Medina buscaron ayer hacer más visible lo ocurrido el 23 de junio pasado cuando los dos jóvenes fueron asesinados por balas policiales en Callao y Cazadores, en la zona sur de la ciudad, tras una oscura persecución. "A tres semanas de lo que pasó con mi hermano y con «Ema» todavía ningún funcionario del gobierno provincial o del Ministerio de Seguridad levantó el teléfono para comunicarse con las familias y solidarizarse con nosostros", explicó Germán, uno de los hermanos de David Campos. "Esto no va a mejorar porque los que tienen que cambiar son los policías y sus métodos, no la gente. Mientras la policía tenga estos métodos la cosa no va a mejorar. Hoy le pasó a mi hermano, pero nos puede pasar a todos", reflexionó a su turno Julián, uno de los hermanos de Emanuel Medina.

"¿Quiénes eran David y Emanuel?". Con un pequeño volante en blanco y negro y con el poder de la palabra una veintena de familiares y amigos de los pibes muertos fueron contándole a quien les prestó su oído lo que ellos entienden que sucedió en las inmediaciones de Callao y Cazadores el viernes 23 de junio a las 11 de la mañana.

La versión oficial indicó que los jóvenes que circulaban en un flamante Volkswagen Up color gris evadieron un control policial en la zona de Grandoli y Gutiérrez. Tras ser perseguidos por varios patrulleros por las calles de la zona sur de Rosario y Villa Gobernador Gálvez, terminaron su carrera estrellándose contra un árbol en Callao y Cazadores.

Acto seguido ambos muchachos murieron baleados dentro del vehículo de David, que tenía 28 años y se había comprado el auto recientemente y lo estaba pagando en cuotas con el sueldo que ganaba en una fábrica de muebles. Sin que les dieran tiempo a bajar del Volkswagen, una ráfaga indiscriminada de disparos que partieron de las armas de policías del Comando Radioeléctrico y la Policía de Acción Táctica (PAT) que rodearon el pequeño rodado terminó con sus vidas. Medina, de 32 años, recibió al menos 9 balazos y Campos otros cinco. Los familiares de las víctimas niegan que los muchachos hayan abierto fuego y denuncian que las dos viejas armas que fueron halladas dentro del auto fueron "plantadas" para encubrir un caso de "gatillo fácil".

Por la radio

"Yo llegué muy rápido al lugar porque mi papá, que es camionero y viajaba a Mendoza, escuchó la noticia en la radio y como mi hermano no había vuelto me pidió que me acercara. Yo llegue antes que el fiscal. Por eso sé que las armas las tiraron al lado de los cuerpos y no pudieron meterlas adentro del auto", explicó Germán Medina.

Una semana atrás el fiscal de Unidad de Homicidios que lleva adelante la causa, Adrián Spelta, indicó que existía "una actitud corporativa de los policías" que están siendo investigados. Y refirió que son 19 uniformados de la Policía de Acción Táctica (PAT) y del Comando Radioeléctrico. "Por recomendación mía, a esos 19 agentes se les quitaron las armas y se les asignaron tareas administrativas mientras sigan bajo la condición de investigados", indicó Spelta. Además de las armas reglamentarias, el fiscal les retiró los celulares para peritarlos. Es que apenas ocurrido el hecho, trascendió que entre los mismos agentes se enviaron mensajes de WhatsApp en los cuales reconocían que se habían mandado "un cagadón". Casi en simultáneo los familias de los muertos con el apoyo de la Multisectorial contra la Violencia Institucional lanzaron un comunicado requiriendo que el Ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro se entrevistara con las víctimas. También criticaron "las tardías declaraciones del gobernador Miguel Lifschitz" sobre el caso.

Pensionados y un rapero

Los familiares de David y Emanuel eligieron como epicentro para volantear la esquina de las peatonales. Como una postal de estos tiempos, a los parientes de las víctimas les tocó entregar volantes y explicar su pesar en medio de los militantes del PRO y Libres del Sur que desplegaron su accionar en el primer día hábil de campaña de cara a las PASO. A esa escena se sumó una cola interminable de personas que esperaban cobrar planes sociales en el Banco de la Nación. "Perdón señora que la moleste. Soy la prima de David, uno de los muchachos fusilados por la policía. Le dejo este volante para que sepan quiénes eran los chicos. No eran malos pibes y tampoco estaban haciendo nada malo. No es como dijeron en los medios. Porque después nadie se desdice. Los mataron mal señora. Y es algo que le puede pasar a cualquiera", le explicó Erica, prima de David, a una doña que caminaba por la peatonal Córdoba.

En la esquina de las peatonales Carlitos, primo de David y rapero, cantaba valiéndose de un pequeño amplificar la historia de la persecución según los ojos de los familiares: "¿Mañana a quién le va a tocar? Basta de abuso de autoridad". Carlitos rapea desde hace 9 años en los colectivos "porque es como un teatro móvil y ahí es más fácil que la gente te afloje una moneda", comentó. "La canción sobre los chicos la compuse en media hora", explicó.

Paralelamente a la volanteada, quien quisiera podía sacarse una foto con carteles que condenaban el abuso de autoridad. "Podés buscar la foto en la página de Facebook de la Multisectorial contra la Violencia Institucional", le contaban a la gente. Familiares y allegados de los pibes muertos ya trabajan para realizar una marcha a Tribunales que incluirá una serie de actividades múltiples para seguir reclamando justicia. La actividad de ayer, en tanto, terminó en la plaza Montenegro.

Comentarios