Policiales
Lunes 23 de Enero de 2017

Murió un joven al que habían baleado el martes pasado en Nuevo Alberdi

Un joven de 24 años baleado el martes pasado junto a su padre en en la puerta de su casa de Nuevo Alberdi, en el marco de una feroz pelea entre bandas que recrudeció en los últimas semanas, murió ayer luego de agonizar varios días y no resistir a las heridas que le provocaron los proyectiles.

Sebastián Obregón falleció ayer en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria donde hace seis días había ingresado en grave estado junto a su padre, Miguel Obregón, de 50 años.

Ambos fueron atacados a balazos el martes a las 21 cerca de la casa donde viven, en Polledo al 3100, cuando aparecieron al menos tres personas que se acercaron a pie, los rodearon y uno de ellos disparó a mansalva.

Mientras que el padre recibió un disparo en el hombro y su salud no estaba en riesgo, Sebastián quedó en estado crítico por dos proyectiles que le alcanzaron el hemitórax derecho. El joven no pudo resistir y finalmente murió ayer.

Allanamientos

Según la Fiscalía Regional, el agresor estaría identificado, tiene pedido de detención y ya se realizaron allanamientos para dar con su paradero, aunque con resultado negativo. También hay referencias por apodo o sobrenombres de sus cómplices.

Para los investigadores el conflicto que derivó en ese furibundo ataque viene por víctimas y victimarios intercambiaron ese rol y ya habían tenido episodios de violencia previos. "Más allá de que también balearon al padre, el ataque estuvo dirigido al joven fallecido", indicó una fuente vinculada al caso.

Entre los antecedentes recientes, la Fiscalía de Homicidios no descarta que ese hecho sea consecuencia de otro ocurrido el domingo 15 de enero a las 5 de la mañana en Razzori 4100, también en Nuevo Alberdi.

En esa oportunidad Sergio V., de 20 años, y Maximiliano R. de 17, fueron baleados desde una moto. El menor quedó fuera de peligro, pero el mayor de las víctimas quedó internada en el Hospital Centenario con pronóstico reservado.

El Ministerio Público de la Acusación a través de la Unidad de Homicidios puso la mira en esa seguidilla de ajustes, ataques y contraataques armados que recrudecieron en Nuevo Alberdi y Zona Cero, y que se atribuyen a por lo menos tres familias que pelean por el territorio para asentar el comercio de droga, los robos a mano armada y las usurpaciones de casas.

Comentarios