Policiales
Miércoles 26 de Julio de 2017

Muerte cerebral, un estado poco entendido

Alicia Cadierno, titular del Instituto Médico Legal de Rosario, explicó las diferencias entre la "muerte cerebral" y el "estado vegetativo".

El sábado a la noche José Luis Shneider, de 40 años, fue herido de un disparo en la nuca en barrio Las Flores. El hombre fue trasladado al Hospital de Emergencias y en un primer momento, desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA), expresaron que había fallecido como consecuencia de la herida. Sin embargo, la víctima atravesaba hasta ese momento un estado de muerte cerebral que con el correr de las horas se revirtió a un estado vegetativo.

Ante ese error la médica forense Alicia Cadierno, titular del Instituto Médico Legal de Rosario, explicó las diferencias entre la "muerte cerebral" y el "estado vegetativo" echando luz no sobre este caso sino sobre otros tantos en los que la policía da por "óbitos" a personas aún vivas, como ocurrió el 27 de mayo pasado con Sebastián Pablo Pérez. "Lo que se llama muerte cerebral es el estado que se produce cuando tras un accidente o un disparo que atraviesa el cráneo se producen lesiones irreversibles que afectan todas las estructuras cerebrales: la corteza, la sustancia blanca y el tronco, que comprende el bulbo raquídeo, la protuberancia y el mesencéfalo".

Ese estado es irreversible, y cuando un paciente entra a un hospital en esas condiciones se activa el protocolo de la "Ley de trasplantes" por lo cual "se lo conecta a aparatos que mantienen las funciones vitales, se aplican infusiones en el torrente sanguíneo y se brinda asistencia mecánica respiratoria que permite que el corazón siga latiendo. Luego se hace un electroencefalograma y si tiene un mapeo plano se inicia el protocolo de ablación", dijo Cadierno.

Esa acción consiste en practicar electros durante seis horas seguidas, y si la situación no cambia se corta la asistencia respiratoria artificial, lo que se entiende como "desconectar al paciente", y se lo prepara para la ablación. Sin embargo Cadierno expresó: "Si al desconectarlo el corazón sigue latiendo es una señal de que el cerebro no está totalmente dañado, de que hay partes, sobre todo el tronco, que funcionan. En ese caso el paciente mantiene funciones vitales, no tiene conciencia y pasa a estar en estado vegetativo durante el cual sigue siendo asistido y con vida", explicó la médica.

Comentarios