Policiales
Miércoles 14 de Junio de 2017

"Mi hermano cometió errores, pero tenía códigos y no usaba armas"

Lo dijo la hermana de Alexis Berti, quien tenía 30 años cuando el 13 de mayo la policía lo mató en una supuesta persecución en el techo de su casa

Alexis Berti tenía 30 años, cuatro hijos y una vida signada por "algunos errores", como dice su familia. El mediodía del 13 de mayo entraron "unos diez policías" a su casa de Vila al 1700, en el barrio Parque Casas. Allí "quisieron agarrarlo, lo corrieron y lo mataron. Dijeron que tenía armas pero él nunca andaba armado, le dieron como a un perro", agregaron ayer a la tarde en el cruce de calles Blas Parera, Rauch y la avenida Casiano Casas, donde sus amigos y familiares cortaron el tránsito durante dos horas. Las gomas encendidas teñían de humo negro el cielo. Los allegados de "Locochi", como conocían a Berti, sólo pedían "que la causa se mueva y que los policías que lo mataron estén presos". El muchacho tenía un pedido de captura activo fundado en que no se había presentado a declarar en una causa por encubrimiento.

La tarde de ayer eran unas 50 personas, en su mayoría mujeres con sus hijos, familiares de Alexis y viejos vecinos del barrio, que expresaban "dolor y bronca". La hermana del joven asesinado, Analía, organizó la protesta para "que la causa se vea y se mueva". Algunos vestían remeras con una inscripción y una foto de Berti: "Justicia", se leía en ellas. Incluso, los cuatro pequeños hijos del muchacho, estaban en la protesta y uno de ellos llevaba un cartel que decía "Justicia por mi papá". Del día de la muerte y lo que siguió todos los que estaban en el corte tienen mucho que decir.

"Tenía códigos"

Analía expresó a La Capital que su hermano "nunca andaba armado, tenía códigos, y cuando entraron a la casa les dijo a los milicos «los peleo mano a mano». Pero éstos sacaron armas y le tiraron. Lo mataron como a un perro. Él no tenía armas, cometió errores, robó casas, pero nunca mató a nadie ni robo con armas".

La mujer, indignada, sumó que "los inútiles (policías) lo mataron por cagones. Todo el tiempo lo seguían y él lo sabía, por eso huyó por la terraza y ahí lo mataron. Los vecinos que lo vieron aseguraron que él no disparaba y que estaba con otro pibe, Ángel, que declaró que mi hermano no estaba armado".

"Es más —agregó Analía—, una vez que lo mataron muchos vieron cómo los milicos se pasaban entre ellos una mochila con dos armas y una se la pusieron a él. Pero después, los mismos testigos que buscó la policía para asegurar el procedimiento ese día, declararon a favor nuestro".

Para Roxana, la mamá de Alexis, cada acto de protesta, cada encuentro con vecinos, es volver a velar a su hijo. Las mujeres del barrio se acercan, la abrazan, la saludan y ella llora. "Se dijo que Alexis tenía dos muertes encima. Es mentira. Hacía cosas que no estaban bien, pero no por eso lo tenían que matar".

Analía dice que "en Fiscalía me piden videos en los que se vea a mi hermano desarmado, pero una mañana que estábamos pidiendo los videos a vecinos que los filmaron nos encontramos con un móvil policial que nos amenazó y nos preguntó qué estábamos buscando", dijo.

Pedido de "arreglo"

Melisa es la viuda de Berti y madre de sus cuatro hijos. "Los policías entraron a mi casa sin orden judicial ni nada. Le preguntaron a mi marido si tenía drogas o estaba armado y él se palpó la cintura y los bolsillos y les dijo que no tenía nada. Entonces uno de ellos me dijo: «podemos arreglar». Pero le dije que no tenía plata y no tenía nada que arreglar. Alexis se fue arriba con mi hijo más chico y los milicos subieron. Él se escapó por la terraza y le tiraron."

Tras ello la joven aseguró que Alexis "robaba a los que tenían y yo sabía que podía caer preso, pero no que lo fueran a matar. Lo último que abrazó fue a nuestro hijo mas chiquito, después corrió y lo mataron".

Melisa recuerda que hasta hace poco "vivíamos en San Nicolás por que él manejaba un taller mecánico y yo tenía una verdulería, pero estábamos muy solos así que esa semana nos instalamos en Rosario".

En la plazoleta de Casiano Casas y Blas Parera unos vecinos jugaban a las bochas. La policía vigilaba con dos chatas a unos 100 metros del corte. Entonces Analía acotó: "Cuando fue lo de Alexis a mí y a mi cuñada nos llevaron presas y yo escuché que los agentes armaban la causa para que el fiscal la leyera. Eso no me lo contaron. Mataron a mi hermano como si nada, pero no se dieron cuenta que hay una familia que buscará justicia hasta el fin".

pedido de justicia. La hermana de Alexis y su familia ayer a la tarde.

Comentarios