Policiales
Domingo 11 de Junio de 2017

Mató al primo de una puñalada porque no le quiso prestar plata

Ocurrió la mañana de ayer en Zuviría y Brasil. Los vecinos dicen que el agresor, que vivía a metros de la víctima, estaba bajo influencia de las drogas

Los gritos desesperados de una mujer rompieron ayer a las 6 de la mañana con el sueño de los vecinos de Brasil y Zuviría, en el barrio Belgrano. "Dale, levantate, levantate", gritaba una joven entre sollozos mientras abrazaba el cuerpo ensangrentado de un muchacho en medio de la bocacalle. La víctima tenía al menos un puntazo en el pecho. Varios minutos más tarde una ambulancia trasladó al herido hasta el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez donde falleció.

Los vecinos de la zona relataron que víctima y victimarios eran primos, y que el conflicto que terminó fatalmente comenzó cuando uno de ellos, "visiblemente drogado", increpó a su pariente cuando iba a trabajar para pedirle dinero. La negativa a lo solicitado generó un forcejeó que terminó cuando Matías "El chino" T. le propinó al menos una puñalada en el pecho a su primo, Edgardo Matías Falcón, de 19 años, a quien en el barrio conocían por el apodo de "Pink Floyd". Mientras la víctima era operada en el Heca, "El chino" junto a otras dos personas fueron detenidas por efectivos de la subcomisaría 22ª.

Esquina de un viejo búnker

Durante muchos años la esquina de Brasil y Zuviría era un punto rojo en el mapa de los vecinos de barrio Belgrano porque allí había un quiosco de expendio de drogas. Hace un año y medio, en octubre de 2016, un operativo de la Policía Federal motivó el cierre de ese búnker que, según los vecinos, era regenteado por la madre de Edgardo Falcón, el pibe al que todos reconocían como "Pink Floyd". De él, sus vecinos contaron que era "un laburador, trabajaba de albañil y todos los días se iba a las 6 de la mañana a las obras".

Alguna doña de la cuadra también resaltó el trato áspero que tenía con la muchacha que era su novia y que lo exponían como un maltratador. "Y... a la piba por ahí le pegó un par de veces en la calle. Esa chica no sé qué va a hacer ahora. Ella se enamoró de él y dejó todo. Fuera de eso era una pareja que no se metía con nadie", describió una vecina. La pareja vivía hace unos años al lado de lo que fue el búnker, por calle Zuviría a la altura del 7300.

"El chino", en tanto, es el apodo por el cual se reconoce a Matías Rubén T., de 27 años. Su casa, una verdadera tapera, está ubicada al lado de lo que fue el búnker de drogas, pero por calle Brasil al 800. Una vivienda cuyo patio está cubierto por la lona de una pileta en desuso.

"«El chino» vive en esa casa que parece una toldería. Yo le puse «la carpa de la alegría» porque todo el tiempo se están riendo y haciendo jodas", explicó una doña. "Es un pibe que cuando estaba bien era un amor de persona pero cuando está dado vuelta es complicado. Por ahí no tanto con los vecinos, porque a todos nos reconocía. Pero por ahí pasaba alguien de otro lado y lo choreaba. Igual, no era un pibe violento. A mí me sorprendió cuando me contaron que había a apuñalado al primo. Estos últimos días estuvo muy dado vuelta. El jueves lo vi pelearse con otro a las piñas mientras le gritaba: «Dame la bocha, dame la bocha». Estuvo peleando un largo rato", describió una vecina.

"A ese pibe lo crió una tía en el centro. Hasta la secundaria tuvo lo mejor pero después la madre se lo trajo a vivir al barrio y la droga lo perdió. Hace unos años la madre se mudó a Roldán y el se quedó con la casa. Ahí fue el acabose. La casa se transformó en un aguantadero. Pero él a las vecinas nos decía: «Doña, quédese tranquila que estoy yo y nadie la va a robar".

La droga, un gran problema

Con un lazo de parentesco fijado por sus papás, "El chino" y "Pink Floyd" vivían teniendo como frontera lo que había sido un quiosco de venta de drogas. Un elemento que los vecinos aseguran fue el principio de todos los males del barrio y que tuvo su punto de irrupción hace siete años o más. Hoy aseguran que en la zona, a escasos 200 metros de la escena del crimen, existe otro quiosco.

En esa misma zona, más precisamente en avenida de Circunvalación entre Zuviría y Santa Fe, el viernes 7 de abril pasado a la noche tres vehículos fueron interceptados por efectivos de Policía Federal. Una Ford Ranger, un Fiat Duna y un Fiat Uno. Los policías reportaron el hallazgo de 82 panes de marihuana en la camioneta y otros 32 en el Duna. Alrededor de 100 kilos de marihuana que motivaron una serie de allanamientos que al día siguiente finalizaron con nueve detenciones. Según la investigación esa droga era de Leandro Vilches, hombre de confianza de Ariel Máximo "Guille" Cantero, uno de los líderes de la banda de Los Monos.

La droga no es un elemento ajeno al relato de los vecinos del barrio Belgrano, como sucede en otras barriadas de la ciudad. "Este es un barrio hermoso, de gente laburante, una clase media construida con gente de trabajo. Pero apareció la droga y todo saltó por los aires", resumió uno de los vecinos que dialogaron con este diario.

Un llamado sin respuesta

Una mujer que reside a unos 70 metros de la escena del crimen relató. "Yo a las 3.30 salí a la vereda y vi todo el lío que había en esa casa (por la vivienda de "El chino"). Eso es de todos los días. Se juntan cinco o seis, gritan, se drogan y hacen quilombo. A las 3.30 llamé al 911. Como no me daban bola, a las 4.30 volví a llamar y les dije: «¿Van a esperar que maten a alguien?». No me dieron bolilla. Yo miraba la lucecita azul (por las balizas de los móviles) que andaba por la zona de calle Mendoza más o menos. A las 6 salí y vi como el pibe se tambaleaba y caía sobre la calle. Y los gritos de la novia que estremecían", indicó la mujer. "Hace un rato llamé de nuevo al 911 y les recriminé. No me contestaron nada", agregó.

Según se pudo reconstruir, alrededor de las 6 de la mañana "Pink Floyd" salió de su casa para ir a trabajar. Dobló la esquina y cuando tomó por Brasil hacia el sur se topó con "El chino", su primo. "Lo que se sabe es que «El chino» lo mangueó y «Pink» le dijo que no tenía plata porque iba a laburar. Entonces forcejaron y no sé si no hubo algún puñete. Entonces «El chino» entró a su casa, sacó un cuchillo y se lo clavó en el pecho", explicó una vecina. "Pink Floyd" caminó trastabillando unos metros hasta que cayó en medio de la bocacalle. En cuestión de minutos su pareja llegó a su lado y a los gritos comenzó a pedir ayuda. En paralelo, en la casa de "El chino" se produjo un desbande. En el patio quedaron una brasas humeantes y un par de sillas.

Un par de rezagados fueron detenidos por los efectivos de la subcomisaría 22ª y del Comando Radioeléctrico que llegaron a la escena. Fueron identificados como Cristian Joel Z., 20 años, y Martín Andrés R., de 36. "El chino" fue detenido a media mañana cuando regresó a su casa. "Los gritos de la chica eran desgarradores", recalcó otra mujer.

"Pink Floyd" Falcón agonizó en la calle. La versión oficial indicó que una ambulancia lo cargó y lo trasladó al Heca. Que entró directamente a quirófano a las 7.50. Una hora más tarde estaba muerto. La investigación del caso quedó en manos del fiscal Florentino Malaponte, de la Unidad de Homicidios, quien imputará a los detenidos en las próximas horas.


Comentarios