Policiales
Lunes 03 de Abril de 2017

Matan de tres tiros a un hombre en la puerta de su casa de barrio Alvear

La noche del sábado Francisco Obregón estaba en la vereda de Garibaldi al 4100 cuando lo balearon desde una moto. Tenía 40 años

Un hombre de 40 años fue asesinado de un balazo en la cabeza el sábado a la noche mientras estaba en la puerta de su casa en el extremo más empobrecido de barrio Alvear, a la altura de Avellaneda al 4000. Según las primeros datos, la víctima recibió un fulminante ataque que provino de personas que se desplazaban en una moto. A 100 metros de allí, en enero pasado mataron a un joven de 21 años que intentó defender a su novia del robo de una moto.

En los últimos meses, en un radio de no más de 150 metros cuadrados del barrio Alvear, se contabilizan tres muertos por hechos violentos. La noche del sábado fue acribillado de un tiro en la cabeza un hombre de 40 años, en enero mataron a un joven de 21 años y en agosto pasado a un chico de 18 años que estaba sentado en un tronco sobre una vereda.

Según los primeros relevamientos y la poca información aportada por los testigos, el sorpresivo ataque ocurrió cerca de las 22 del sábado en una vivienda de Garibaldi 4180 (o Cisnero) en el cruce con Avellaneda, donde se abre un asentamiento precario frente a la conocida barriada de la Vía Honda.

Allí estaba en la puerta de su casa Francisco Obregón González, s nacido en Paraguay, cuando al parecer pasaron al menos dos personas que se movían en una o dos motos y le disparan con armas de fuego sin mediar advertencia alguna.

La víctima cayó desplomada al suelo con tres balazos: uno lo hirió de gravedad en el rostro tras ingresarle por el pómulo derecho, y otro dos en miembros inferiores. De inmediato su concubina lo trasladó al Hospital Carrasco y de allí una ambulancia del Sies lo derivó al Hospital de Emergencia Clemente Alvarez (Heca) donde falleció a las 23.30.

Misterio

La motivaciones del homicidio eran anoche un misterio. Tampoco se podía ubicar a testigos para que aportaran más datos. La única que brindó alguna reseña fue Natalia S., de 38 años y pareja de la víctima, que estaba adentro de la casa cuando oyó los disparos y al salir a la calle encontró a Obregón tendido sobre la vereda en un charco de sangre.

Fuentes de la fiscalía indicaron a este diario que en primera instancia intervino la comisaría 18ª y la brigada de Policía de Investigaciones (PDI) que a las órdenes del fiscal de Homicidios Luis Schiappa Pietra hizo levantamiento de rastros del gabinete criminalístico, pericias, declaraciones testimoniales y registro de cámaras de vigilancia.

"Es un lugar complicado en términos sociales, no está claro el lugar exacto del ataque y hasta el momento no se pudo hallar material balístico", dijo una fuente cercana a la pesquisa sobre la dificultades que encontró el personal a la hora de colectar evidencias.

Zona caliente

En no más de 150 metros a la redonda de esa populosa barriada rosarina donde los asentamientos humildes con entramado urbano de calles de tierra y pasajes angostos se levantan a ambos lados de Avellaneda, el de Obregón es el tercer crimen en los últimos meses.

El 14 de enero pasado en un hecho confuso mataron Gonzalo Emanuel Pascua, de 21 años, baleado durante la madrugada de ese día en Lavalle y Centeno. El joven estaba en la casa de su novia en Garibaldi y Lavalle cuando al parecer trató de impedir que le robaran la moto a la joven, persiguió a los ladrones, y como respuesta recibió un disparo en el hombre que le causó al muerte.

El 4 de agosto de 2016, en la misma cuadra de Lavalle entre Centeno y Cisnero fue asesinado Brian Eduardo Martínez. El chico de 18 años estaba sentado en un tronco con amigos cuando dos hombres en moto lo mataron de un balazo en la cabeza. Por la mecánica del hecho en ese momento se habló de una posible venganza.

Comentarios