Policiales
Sábado 29 de Abril de 2017

Luis Paz, un "fantasma" que se desligó del homicidio de Claudio Cantero

El hombre que había sido citado a declarar en el juicio por el crimen del jefe de Los Monos apareció el jueves en Tribunales y dio su testimonio.

Luis Alberto Paz, el gran ausente en el juicio por el crimen de su yerno, Claudio "Pájaro" Cantero, se presentó sorpresivamente el jueves a la tarde a declarar ya no como testigo sino bajo leve sospecha de haber encargado ese asesinato. El ex manager de boxeo llegó en sigilo y bajo fuertes medidas de seguridad a dar su versión ante la jueza de Instrucción Delia Paleari. Su reaparición ocurrió mientras la Justicia federal de Santa Fe investiga presuntas conexiones suyas con el narcotráfico. Él, sin embargo, dijo ser un desocupado que vive de rentar equipos para locales comerciales.

Paz negó haber ordenado la muerte de Cantero, a quien asesinaron a balazos frente al boliche Infinity Night de Villa Gobernador Gálvez la madrugada del 26 de mayo de 2013. Es más, dijo no tener siquiera un motivo para hacerlo ya que despegó a la banda de Los Monos, que entonces comandaba Cantero, del crimen de su hijo Martín "Fantasma" Paz, ejecutado ocho meses antes en la esquina de Entre Ríos y 27 de Febrero. Sólo indicó que su hijo se ganaba la vida como prestamista, que tenía a integrantes de Los Monos en su clientela y que éstos se "beneficiaron" con su muerte porque le debían dinero y un vehículo.

El hombre que estuvo inhallable mientras transcurría el juicio oral a cuatro acusados del crimen de Claudio "Pájaro" Cantero, luego absueltos por la duda, carga desde ahora con una imputación bajo leve sospecha pero por un delito grave que se pena con prisión perpetua. Pero además está en el foco de la Justicia federal: hay dos pesquisas que van tras sus pasos y están en manos del fiscal federal de Santa Fe Walter Rodríguez (ver recuadro).

Una causa intenta afinar los vínculos de este hombre de 61 años, hasta aquí definido como entrenador internacional de boxeo, con dos policías santafesinos implicados en situaciones de comercio de estupefacientes e identificados como "Viborín" D. y E.B.

La otra investigación es por supuesto lavado de activos a partir de la creación de empresas con su familia que serían una pantalla para ocultar dinero de procedencia ilícita. Esta línea se trazó a partir de inconsistencias económicas y de ocultamiento de bienes que se presumen de Luis Paz.

Subibaja económico

La cuestión patrimonial no estuvo ausente en la extensa declaración que Paz brindó el jueves ante la jueza Paleari, en la cual dijo que amasó una fortuna como carnicero. Su citación a brindar declaración informativa (a medio camino entre una testimonial y una indagatoria) había sido requerida tiempo atrás por la fiscal Cristina Herrera en la instrucción de la causa por el crimen de "Pájaro" que aún sigue abierta.

La fiscal lo anunció públicamente el mes pasado durante el juicio oral contra Luis "Pollo" Bassi como presunto instigador de la muerte de Cantero; Milton Damario y Facundo "Macaco" Muñoz como ejecutores; y Osvaldo "Popito" Zalazar, condenado por la tenencia de armas.

Paz y su hija Mercedes, quien durante seis años fue pareja de Cantero, estaban citados como testigos en ese juicio por la defensa de los acusados. Pero se informó que habían viajado a Chile y no se presentaron.

Paz adujo anteayer que no acudió a esa cita por temor. El mismo que llevó a rodear de recaudos su declaración informativa: llegó acompañado por custodios, se designó un policía para que lo escolte hasta la puerta del juzgado y se asignó personal de seguridad a la medida. Todo eso a partir de las 17, con el área penal de Tribunales sin público. Estuvieron presentes la jueza, la fiscal, personal del juzgado y un abogado particular.

Sospechas

Los elementos que tenía la Fiscalía para convocarlo se ventilaron en el juicio. Por un lado, un informe de inteligencia del comisario Marcelo Marcos que le asignaba a Paz haberle pagado a Bassi para que sus sicarios mataran a Cantero, todo en represalia por el crimen de su hijo, baleado el 8 de septiembre de 2012.Otro informe sostenía que habría pactado la ejecución con Damario.

Por otro lado, estuvo en el centro de la estrategia de la defensa de Bassi. Es más, en una declaración el propio Bassi aludió a Paz como quien debió estar sentado en su lugar en el juicio. Por último, la ex mujer de "Pájaro", Lorena Verdún, le atribuyó haber encargado el crimen.

De todo eso se despegó Paz, que no declaró bajo promesa de verdad. Si bien la leve sospecha que pesa sobre él no alcanza para indagarlo, le hicieron conocer cuáles son los elementos que lo complican y que fue citado por un homicidio calificado por precio o recompensa, delito que prevé prisión perpetua.

Según fuentes judiciales, Paz dijo que conocía a Bassi porque éste en alguna ocasión le había ofertado un auto que él no compró. Sostuvo en cambio que a Damario y Muñoz no los conoce. Desligó a Los Monos del homicidio de su hijo. Reveló que sabe quiénes fueron, aunque no los identificó. Dijo que los dos sicarios están muertos y el que dio la orden está preso. Con eso desdibujó la existencia de un móvil personal contra Cantero. Dijo que no le caía bien la relación del ex jefe de Los Monos con su hija Mercedes, pero éste no sería un motivo para ordenar su muerte.

Para Luis Paz, lo que desembocó en la muerte de su hijo fue que a Martín "le gustaba mucho la plata". Indicó que el joven de 27 años era prestamista y que Los Monos se beneficiaron con su muerte porque Ariel "Guille" Cantero le debía mucha plata y una camioneta Amarok, deuda que no fue saldada.

Un hombre "temeroso"

Sobre su propio patrimonio indicó que hizo fortuna en base a una carnicería. Y planteó que dejó la actividad boxística ante el temor de que "lo estuvieran esperando afuera de una velada para matarlo". En ese sentido, dijo que fue perseguido por Los Monos y que teme por su vida.

Señaló que ahora está desocupado y que vive del alquiler de equipamiento para negocios (cocinas, heladeras, balanzas y estanterías) a razón de 250 pesos por día.

También se refirió al ataque a tiros al convoy del Servicio Penitenciario que el último día del juicio por la muerte de Cantero trasladaba a la cárcel de Coronda a Bassi, Damario y Muñoz, quien resultó herido en el abdomen. La figura de Paz se mencionó entonces como quien podría haberlo ordenado. El lo negó: sostuvo que no tiene nada que ver con eso y que no cuenta con estructura para ejecutar un ataque así.

Por último dijo desconocer quién mató a Cantero. Y ante la pregunta de por qué cree que la inteligencia policial lo ligó a él como probable ejecutor, respondió que seguramente existieron escuchas donde Los Monos lo nombraban.

En la causa aún abierta por la muerte de "Pájaro" también se llamó a indagatoria a otros tres presuntos integrantes del clan Bassi que están pendientes. Paz ya sumó su nombre a la lista de sospechosos y como debe quedar a disposición del proceso penal brindó un domicilio cercano a Rosario. El mismo que figura en su documento.

Comentarios