Policiales
Domingo 30 de Julio de 2017

Los padres de un adolescente asesinado serán querellantes en la causa por homicidio

Fabricio Fernández fue baleado en abril del año pasado cuando jugaba a las bolitas frente a su casa. Una pareja seguirá con prisión preventiva.

Los padres de Fabricio Nahuel Fernández, un chico de 17 años asesinado el año pasado en el barrio Tablada, se constituyeron como querellantes en la causa penal que investiga el caso por el que hay una pareja detenida. En una audiencia realizada el viernes el juez Héctor Núñez Cartelle admitió la participación en el proceso judicial de Jorge Fernández y Andrea Santos, quienes serán representados por dos abogadas del Centro de Asistencia Judicial (CAJ), Agustina Prestera y Virginia Llaudet Maza.

En la misma audiencia, el magistrado resolvió prorrogar por el plazo de ley —hasta dos años— la prisión preventiva de Gonzalo Gabriel G., conocido como "Capocha" y apresado como sospechoso a principios de junio. Y también rechazó un pedido de morigeración de la prisión de la concubina de éste, Carolina G., detenida un mes antes y sindicada como la autora de los dos disparos que terminaron con la vida del adolescente.

En la vereda

Luego de jugar con amigos a la pelota en la plaza de 27 de Febrero y Maipú, alrededor de las 18 del sábado 9 de abril de 2016 Fabricio volvió a su casa de Garibaldi al 200, en barrio Tablada. El adolescente de 17 años se dio una ducha, se puso una campera de uno de sus hermanos y salió a pasar el rato. Así, mientras jugaba a las bolitas en la vereda de su casa, alguien que pasó por el lugar en un Renault Sandero se bajó y le disparó varias veces.

"Le tiraron a Fabricio, pero los balazos no eran para él; lo confundieron", dijeron algunos vecinos. El chico fue alcanzado por dos proyectiles y fue trasladado en un patrullero al Hospital Roque Sáenz Peña. Desde allí fue derivado al Clemente Alvarez, donde murió entrada la noche.

Recordado como "un pibe muy bueno, querido en el barrio y muy servicial con los vecinos", Fabricio vivía con sus padres y sus dos hermanos, iba a la escuela secundaria de Uriburu al 500 y atajaba en la primera división de Sarmiento Fútbol Club, de la Asociación Rosarina. "No tenía broncas con nadie. Lo mismo que los pibes que estaban jugando con él cuando lo mataron", comentó una vecina.

La investigación del crimen quedó a cargo de la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro y al día de hoy cuenta con dos detenidos: Carolina G. y su pareja Gonzalo G., ambos de 29 años. La mujer fue apresada en mayo y, según una versión, sería la autora material de los disparos.

Por su parte Capocha G., a quien vinculan con personajes del mundo del hampa de la zona, fue arrestado a comienzos de junio luego de dos allanamientos realizados en Grandoli al 3800 y Ayacucho al 4100 en los que se incautaron ocho teléfonos celulares. Fabbro lo acusó de homicidio agravado por uso de arma de fuego en calidad de coautor y portación ilegítima de arma de fuego de guerra, una imputación similar a la realizada a su concubina.

Prórrogas

En la audiencia imputativa a Capocha el juez Juan Andrés Donnola le dictó sesenta días de prisión preventiva que vencían el pasado viernes, por lo que la prórroga de la medida fue tratada en la misma audiencia en la que se admitió a los padres de la víctima como querellantes.

Luego de un cuarto intermedio, se trató la prórroga de la prisión preventiva de los acusados solicitada por la fiscal. Ya constituida, la querella respaldó el pedido mientras que el defensor José Ferrara se opuso formulando reservas de inconstitucionalidad. No obstante, y a pesar de contemplar las reservas planteadas por el letrado, el juez Postma concedió la prórroga de la prisión por el plazo de ley que fija un máximo de hasta dos años.

Luego la defensa pidió revisar la situación de la pareja de Capocha. En tal sentido propuso una morigeración bajo arresto domiciliario con los controles que el juez considerara, con pulsera electrónica. La fiscalía se opuso y pidió que se mantuviera la prisión preventiva por el plazo de ley oportunamente dispuesta en la audiencia imputativa. También en este caso Postma dictaminó en función de lo requerido por la fiscalía y la querella.


Comentarios