tragedia en funes
Viernes 15 de Julio de 2016

Los jóvenes muertos al estrellarse en una persecución iban a 130 km/h

Tenían 17 y 19 años y circulaban en un auto robado. Se estrellaron mientras eran seguidos por la policía. Tenían antecedentes penales

Brian Emanuel Grgicevic, de 19 años, y Franco Romero, de 17, eran los dos jóvenes que el miércoles iban en un auto robado a unos 130 kilómetros por hora y se estrellaron contra un árbol frente al cementerio de Funes mientras eran perseguidos por la policía. Según fuentes de la investigación, en manos del fiscal Walter Jurado, ambos adolescentes tenían antecedentes penales. Uno de ellos es hijo de Víctor Fabián "Narigón" Grgicevic y nieto de Víctor Hugo Vicente "Lagarto" Grgicevic, detenidos en una cárcel de Santiago del Estero acusados de comandar una narcobanda caída en desgracia en mayo de 2014.

En tanto, hasta ayer no se había establecido si esos jóvenes habían sido quienes robaron el auto que quedó partido en tres después de estrellarse. En este sentido, las fuentes señalaron que el dueño del vehículo robado a punta de pistola en Callao 5050 declaró ayer en Fiscalía y sostuvo que los ladrones lo abordaron en una moto, que "uno tenía casco" y que no sabe si podría reconocer al otro porque "todo fue muy rápido" y él se puso "muy nervioso".

Al volante. El miércoles, poco después de las 15, un móvil del Comando Radioeléctrico comenzó a perseguir en Jorge Newbery y Wilde a un Chevrolet Vectra negro que tenía pedido de secuestro por robo. En el auto iban dos jóvenes y según las fuentes, era Grgicevic quien conducía. El vehículo fugó hacia el oeste por Newbery, bordeó el Aeropuerto Internacional Islas Malvinas y al pasar por la rotonda de la estación aérea el conductor del Vectra perdió el control y el auto realizó varios trompos. Pero el chofer pudo enderezar el rumbo e ingresar a la ciudad de Funes por calle Pedro Ríos, de doble mano y con cantero central.

Con el móvil atrás, Grgicevic intentó a la altura del cementerio de Funes otra maniobra para fugar. Cambió de carril y circuló de contramano hasta que se topó con un auto que venía de frente. Al querer retomar su carril pasó por sobre el cantero del bulevar y salió catapultado hasta estrellarse contra un árbol generando una escena dantesca. El techo del vehículo quedó abrazado al tronco del árbol, debajo la parte delantera del vehículo, el motor a unos pocos metros y la parte trasera a unos 20 metros de allí.

Pericias preliminares indicaron que el auto impactó a unos 130 kilómetros por hora y que no tenía impactos de bala en la carrocería. Además, el fiscal Jurado ordenó otras pericias, entre ellas la información del GPS del patrullero que participó de la persecución para cotejarla con los testimonios de los policías que iban en el móvil.

En tanto, voceros judiciales dijeron que Grgicevic tenía antecedentes penales, el último por un robo calificado del 8 de abril de 2015. Romero, por su parte, tenía varias anotaciones en la Justicia de Menores.

Familia narco. Brian Emanuel Grgicevic es hijo de "Narigón", de 41 años, y nieto de "Lagarto", de 59. Algunos policía recordaban ayer al muchacho como "alocado y fuera de control". Incluso, una fuente comentó que tras la detención de su padre y su abuelo, Brian fue empleado por una tía en una panadería "pero el pibe le hizo un juego sucio y la mujer lo echó del negocio".

"Narigón" y "Lagarto" cayeron presos el 14 de mayo de 2014 cuando efectivos antinarcóticos de la Policía Federal interceptaron un auto con 20 kilos de cocaína en el peaje de la autopista Rosario-Santa Fe, a la altura de La Ribera. El operativo fue ordenado por el juez federal de Posadas José Luis Casals, quien investigaba las conexiones delictivas que tenía Slawmir Andzej Polus, apodado "Francés" o "El rey de la marihuana". Según la acusación, "Narigón" era el líder de la banda y "Lagarto" el financista.

El francés Polus fue capturado en una operación conjunta de fuerzas federales el 4 de febrero de 2013 luego de residir por años en Colonia Mado, a unos 200 kilómetros al norte de Posadas, en una vivienda rodeada de altísimos muros y seguridad. Según fuentes policiales, Polus ingresaba la droga desde Paraguay y la distribuía en Argentina y Chile, aunque hay indicios que lo ligan a cárteles de Brasil y Colombia. Pese a estar en prisión, Polus siguió operando tras las rejas y manejaba la banda de Los lagartos.

El hallazgo de los 20 kilos de cocaína motivó el desembarco en Rosario del entonces secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, quien afirmó que Los Lagartos eran "una escisión de la banda de Delfín Zacarías", el empresario de San Lorenzo apresado en septiembre de 2013 en una casa de Funes en la que se incautaron 300 kilos de pasta base y precursores químicos para fabricar la droga. A partir de entonces, dijo el funcionario, este grupo "tomo vuelo propio con despliegue territorial en Rosario".

Comentarios