Policiales
Sábado 11 de Marzo de 2017

Lo mataron de un balazo delante de su nieto al resistir un robo en su casa

La víctima, de 62 años, era remisero, y su familia explicó que "no tenía problemas" con nadie y nunca tuvo antecedentes penales.

Alrededor de las 21 del jueves Osvaldo Nelson Olarriaga se encontraba con su nieto de 12 años en su casa de Juan Domingo Perón al 900, en Villa Gobernador Gálvez. De pronto, por el fondo de la vivienda aparecieron dos jóvenes armados y Osvaldo, cuando los vio, se trenzó con ellos en una pelea y por un instinto de supervivencia. En el forcejeó le dispararon con un revólver directo al pecho y falleció en el lugar. Los matadores, en tanto, huyeron por la misma puerta del fondo por la que entraron.

Hasta ayer los pesquisas no había determinado el móvil del hecho. La víctima, de 62 años, era remisero, y su familia explicó que "no tenía problemas" con nadie y nunca tuvo antecedentes penales. Todo indica que lo mataron en un intento de robo.

El lugar donde vivía Olarriaga es una de las avenidas de acceso a Villa Gobernador Gálvez, en una zona de galpones y fábricas. Precisamente al lado de su casa hay un corralón de materiales y se cree que por allí entraron los delincuentes. En la vivienda, además de la víctima estaban su nieto y una hija de 38 años que dormía en una de las habitaciones.

El niño sin embargo vio toda la escena y ayer estaba con sus padres muy conmocionado, por lo que no pudo declarar oficialmente. Según Martín, uno de los hijos de la víctima, su padre "al ver a los chorros se les tiró encima y forcejeo. En la casa estaban mi hermana y mi hijo porque mi otro hermano, mi madre y yo habíamos salido. Se ve que él los quiso sacar", dijo ayer en la puerta de la casa velatoria, a pocas cuadras de la vivienda familiar.

Dudas sobre el robo

Martín contó que sus padres cuidaban a su sobrina y que por cuestiones familiares en la casa siempre hay movimiento. "No sabemos, es muy raro el intento de robo", dijo. Por otro lado, un vecino de la familia tampoco salía de su asombro: "No son habituales estas cosas en el barrio, tampoco los robos ni las entraderas, nos parece muy raro todo", aseguró.

Según Martín, su hermana escuchó un tiro y al bajar vio a su padre tendido en el piso agonizando, con lo que solo atinó a pedir una ambulancia mientras retiraba al niño del lugar.

Orlando presentaba además una herida en el rostro, "como si lo hubiera rozado otro disparo", sostuvo una fuente policial. Según dijo el niño a su padre, "uno de los ladrones era un pibe de gorrita"; y recordó que una vez que le dispararon huyeron a las corridas y volteando muebles. De la casa faltaba poco y nada, unos pocos pesos que había sobre una mesa y un celular.

Las actuaciones las llevó a cabo el fiscal Rafael Coria y la Policía de Investigaciones, cuyos agentes comprobaron que que en la zona no hay cámaras de videovigilancia. No obstante entrevistaron a vecinos y posibles testigos.

Por la tarde efectivos de la sección Homicidios de PDI recorrieron distintos lugares de Villa Gobernador Gálvez en la búsqueda de información sobre los presuntos sospechosos, ya que una de las hipótesis que manejan es que quienes entraron a la casa de Orlando pueden ser vecinos de la localidad.

Comentarios