Policiales
Sábado 20 de Mayo de 2017

Lo condenan por un robo y lo desligan de un homicidio en un juicio abreviado

Un joven de 22 años que estaba preso desde el año pasado quedó bajo libertad condicional tras la audiencia celebrada ayer en Tribunales

Mauricio Ezequiel Britos, de 22 años, fue condenado a tres años de prisión efectiva por un robo calificado en cuya investigación no se localizó el arma utilizada en el marco de un juicio abreviado celebrado la mañana de ayer. Pero el muchacho no irá a la cárcel, según lo decidió la jueza penal Hebe Marcogliese, quien en la misma audiencia le dictó el sobreseimiento en cuanto al homicidio de José Antonio Aranda, ocurrido el 16 de junio del año pasado.

Así, el paso de Britos por los Tribunales fue auspicioso para él. En el caso del robo la Fiscalía dio por probado que el joven amenazó con un arma a un transeúnte en la intersección de Esteban de Luca y Paraguay el 1º de septiembre del año pasado y le quitó el teléfono celular y otras pertenencias. La víctima del hecho reconoció al muchacho ya que todo se produjo a pocos metros de la casa del delincuente y de la suya propia. Así fue que ante la policía acusó a "Mauri" y a un tal "Franco" de ser quienes le robaron. En ese marco días después ambos fueron detenidos.

En la audiencia de ayer la jueza Marcogliese escuchó al fiscal Miguel Moreno y a la defensora de Britos, Patricia Guzmán, quienes presentaron el acuerdo al que habían arribado. Así se leyeron los hechos y las conductas imputadas, la evidencia con la que cuenta la Fiscalía y en la cual basó su imputación y el acuerdo de la defensa a las demandas del fiscal.

En cuanto al crimen de Aranda, un ciruja discapacitado al que atacaron para robarle unos pesos de su pensión el 16 de julio del año pasado y falleció una semana después en el Hospital de Emergencias, el acusado Britos fue desvinculado por la falta de pruebas en su contra.

Fuerte Apache

Según las pesquisas "quien le tiró a Aranda fue un pibe de Fuerte Apache que cuando se empastilla sale a tirar tiros a lo que se le cruza", según confiaron entonces a éste diario. Y agregaron: "Ya mató varios perros y gatos, y a veces le pegó a algún cristiano". Pero nada permitió determinar que Britos haya sido esa persona.

En el final del trámite, las partes acordaron aplicar una pena de tres años de prisión al joven por el robo calificado y destacaron que no registra condena anterior. Tras ello se le explicó a Britos "en detalle, de manera clara y sencilla el procedimiento escogido y sus consecuencias, a lo que el imputado prestó expresamente su conformidad y firmó el documento judicial".

Cómo resolución del trámite Marcogliese condenó a Britos como autor material y penalmente responsable por el delito de robo calificado y le dio la libertad condicional con las condiciones de fijar residencia en el domicilio de calle Esteban de Luca al 1400 donde reside su familia, no abusar de bebidas alcohólicas o utilizar sustancias estupefacientes y someterse al cuidado de la Dirección Provincial de Control y Asistencia post penitenciaria. En lo que hace a la causa por el homicidio de Aranda se dispuso su libertad sin ningún tipo de restricción.

Comentarios