Policiales
Sábado 29 de Julio de 2017

Lo condenan a 14 años de cárcel por un homicidio

Leandro Omar Aguirre aceptó en un juicio abreviado una pena por matar a Cristian Luna en 2014, dos robos y un hecho de amenazas.

Un joven fue condenado a 14 años de prisión por una serie de delitos que incluye el homicidio de Cristian Alejandro Luna, fue asesinado de tres balazos en un pasillo del barrio La Lata en septiembre de 2014. Se trata de Leandro Omar Aguirre, de 23 años, quien ayer admitió la sentencia mediante un procedimiento abreviado acordado por la defensa y la fiscalía.

De 24 años, Luna fue asesinado de tres balazos el domingo 28 de septiembre de 2014 en un pasillo de Amenábar y Corrientes. Según reconstruyó en su momento la fiscalía, el homicidio se desencadenó a partir de un incidente entre un amigo de la víctima y el acusado, conocido como "Cabezón Duhalde", quien increpó a un joven conocido como "Colo" de haberlo acusado.

El "Cabezón Duhalde"

"Vos me mandaste en cana, así que dame la campera y las zapatillas", le dijo Aguirre a este joven antes de balearlo en la pierna izquierda. Al formular la imputación contra Aguirre, apresado casi un año después, el fiscal Miguel Moreno sostuvo que Colo "no quiso acusar a nadie por temor" pero había testigos que indicaron que Luna llegó al lugar y le preguntó qué le había pasado.

Luna le dijo al Colo que se quedara tranquilo, que iba a recuperar lo que "Cabezón Duhalde" le había robado. Luna fue en su auto hasta el pasillo donde vivía Aguirre. Testigos indicaron que oyeron llegar el auto con la música a todo volumen y que luego hubo una discusión que terminó abruptamente con disparos.

"Duhalde pará, Duhalde pará", escuchó una vecina. Y otra recordó: "Cuando me asomé vi al Cabezón que se paseaba con un arma en la mano y decía «lo maté bien porque era un gil»". Luego de ese incidente Aguirre, que vivía con su concubina en La Lata, se mudó a una casa del barrio La Guardia. Allí, a partir de un trabajo de inteligencia con escuchas telefónicas y el seguimiento de su concubina, el joven fue detenido el 10 de abril de 2015 por efectivos de la PDI.

En la audiencia imputativa en la que el fiscal Moreno le atribuyó el crimen de Luna y también dos hechos de robo calificado y uno de amenazas calificadas, por lo cual el juez Carlos Leiva le dictó prisión preventiva. En ese trámite el acusado se limitó a declarar que su único apodo era "Leo".

Según se ventiló en esa audiencia, las amenazas fueron denunciadas dos meses después del crimen por un joven apodado "Pela" que entonces trabajaba en un servicio de catering y se topó con Aguirre en Amenábar al 1500. "Pela te voy a matar", leyó el fiscal que le dijo el Cabezón Duhalde al joven, que soportó un simulacro de fusilamiento en el que el Cabezón le gatilló cinco veces por la espalda sin que salieran los proyectiles.

Minutos después de ese incidente, y cuando el acusado se iba del lugar, se topó con un empleado de una panadería quien le robo el celular y algo de dinero a punta de pistola, lo cual fue acreditado por testigos que además manifestaron que Aguirre causaba temor en el vecindario al punto de que algunos querían irse del barrio.

Si bien durante la audiencia imputativa la defensa de Aguirre intentó desligarlo alegando que el muchacho no respondía al apodo de "Cabezón Duhalde" y que además muchos de los testimonios que lo incriminaban eran de terceros, de oídas, y no se había hallado el arma homicida. Sin embargo, el juez Leiva admitió la acusación por homicidio agravado por el uso de arma de fuego por el caso Luna, robo calificado doblemente agravado, amenazas calificadas y robo agravado por el uso de arma no acreditada para el disparo.

Conformidad

Poco más de dos años después de la detención, Aguirre admitió su responsabilidad a través de un juicio abreviado que fijó una sentencia de catorce años de prisión efectiva, que deberá computarse en virtud del tiempo que ya ha pasado detenido.

Según fuentes judiciales, el acuerdo fue presentado ayer por el fiscal de Homicidios Ademar Bianchini y el defensor Juan Bazet ante un tribunal conformado por los jueces Hebe Marcogliese, Juan Curto y Raquel Cosgaya. El imputado manifestó su conformidad y así fue sentenciado como autor de los delitos de robo doblemente calificado por el uso de arma de fuego y lesiones en concurso real con portación ilegítima de arma de fuego de uso civil sin autorización; homicidio agravado por uso arma fuego en concurso real con portación ilegítima de arma de fuego de uso civil sin autorización; amenazas calificadas por uso de arma de fuego y robo calificado por uso arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo acreditarse.

la lata. El crimen fue en septiembre de 2014 en Amenábar y Corrientes.

Comentarios