Policiales
Miércoles 12 de Julio de 2017

Lo asesinan de un tiro en la cabeza tras una balacera

David Gudiño, de 36 años, murió en Santo Tomé tras recibir un disparo en la cabeza en el final de un día que lo tuvo como protagonista de dos incidentes que fueron antesala de su fin.

La víctima vivía en el barrio Adelina de Santo Tomé. La tarde del lunes se vio envuelto en un enfrentamiento en el cual resultó con varias perdigonadas en las piernas. Cuando llegó la ambulancia se negó a ser asistido y tampoco hizo la denuncia ante los policías que lo entrevistaron.

A la noche la policía volvió a la zona y encontraron tendido en medio de la calle a Gudiño gravemente herido. Tenía el rostro bañado en sangre como consecuencia de un balazo que le había atravesado la cabeza. Y junto al cuerpo había una pistola calibre 9 milímetros sin numeración y en sus bolsillos unas 50 balas de ese mismo calibre y un celular.

Una ambulancia trasladó a Gudiño al hospital José María Cullen donde arribó con un "impacto de bala en el cráneo, región tempo-oxipital, con orificio de entrada y salida". Tras una operación Gudiño quedó agonizando en terapia intensiva hasta poco después de medianoche, cuando murió.

La pesquisa quedó en manos de agentes de la Policía de Investigaciones cuyos agentes se entrevistaron con algunos vecinos que señalaron que momentos antes del hallazgo del cuerpo, en la zona se habían escuchado varias detonaciones de arma de fuego y que algunos proyectiles habían impactado contra el frente de unas viviendas.

Comentarios