Policiales
Domingo 30 de Julio de 2017

Liberan al hijastro del suboficial asesinado

El hijastro de Pablo Cejas, el policía santafesino que había denunciado a superiores por connivencia con narcos y que fue asesinado doce días atrás, recuperó la libertad y podría acordar en juicio abreviado penas en suspenso por los delitos que le imputaron.

El hijastro de Pablo Cejas, el policía santafesino que había denunciado a superiores por connivencia con narcos y que fue asesinado doce días atrás, recuperó la libertad y podría acordar en juicio abreviado penas en suspenso por los delitos que le imputaron. Lucas Scarfone, de 21 años, había sido detenido con dos bombas molotov por amenazar a vecinos y ayer fue liberado a partir de un acuerdo entre la fiscalía y la defensa que incluye un tratamiento por sus adicciones.

Desde un principio una de las hipótesis del crimen de Cejas se vinculaba con conflictos entre su hijastro Lucas y jóvenes del barrio Yapeyú donde el 17 de julio mataron al suboficial. La hipótesis creció con la difusión de un audio en la que el policía, días antes, llamaba a su mujer para decirle que tenía reducido a un chico que molestaba a su hijo.

Entre los datos que abonan la hipótesis del conflicto, que algunos vinculan con el narcomenudeo, se indicó que Lucas era amigo de unos jóvenes sospechados de un crimen por el cual se habría enemistado. Esos sospechosos están en la mira por el asesinato del policía.

En ese marco, el pasado martes Lucas fue detenido con un amigo en Carranza al 9500. Al día siguiente le imputaron cuatro delitos al joven, que ya estaba con una medida alternativa a la prisión por un robo calificado de 2015. Tres de los delitos que le imputaron a Scarfone —daños, amenazas calificadas y tenencia de explosivos— tienen que ver con su detención del 25 de julio, luego de haber ido a arrojar cascotes a una casa a la que regresó más tarde con dos bombas molotov y amenazar a los ocupantes. Pero además la fiscal acusó al joven de haber disparado, junto con su padrastro, contra el frente de una casa de José Doldán al 5800, en el barrio Nuevo Horizonte.

Ayer a la mañana se realizó una nueva audiencia en la que el joven, a partir de un acuerdo entre Martí y el defensor Lisandro Aguirre, recuperó la libertad. El juez Octavio Silva ordenó que quede bajo custodia de su madre en Guadalupe Oeste y trate sus adicciones en un centro de rehabilitación.

Asimismo, refiere el diario Uno de Santa Fe, en la audiencia trascendió que en los próximos días Scarfone podría firmar un juicio abreviado y aceptar una pena de tres años en suspenso por los delitos que le atribuyeron.

Comentarios