juicio abreviadoacuerdo de partes
Lunes 02 de Enero de 2017

Leve condena a dos rumanos por "pescar" dinero en cajeros

Los sorprendieron en septiembre y les dictaron prisión preventiva. Quedaron libres tras admitir los hechos y purgar 3 meses de prisión

Dos ciudadanos rumanos que en septiembre pasado fueron sorprendidos mientras pescaban dinero de cajeros automáticos mediante el uso de un dispositivo metálico, arribaron a un acuerdo mediante un juicio abreviado por el cual fueron condenados a 3 meses de prisión efectiva, plazo que ya cumplieron por lo que recuperaron la libertad una vez homologada el acta por el juez penal Alejandro Negroni.

El hecho ocurrió el jueves 15 de septiembre en un cajero de avenida Pellegrini y San Martín. Hasta allí llegaron agentes de la Policía de Investigaciones alertados por un llamado de la División Seguridad de la Red Link que decía que "los rumanos están operando" en ese cajero del Nuevo Banco de Santa Fe.

Poco antes de las 23 un cliente ingresó, trató de sacar dinero y se fue maldiciendo porque su tarjeta quedó trabada en el cajero. Un par de minutos más tarde ingresaron dos hombres para operar el mismo aparato sin saber que sus rostros ya estaban en un álbum de fotos de estafadores de la División Seguridad Bancaria de la Unidad Regional II por cinco hechos con pescadores de tarjetas cometidos durante 2015. Ambos fueron detenidos cuando retiraban el dispositivo metálico para la retención del efectivo.

Los identificaron como Viorel Marius Suica, de 39 años y una historia como estafador con delitos informáticos cometidos bajo la modalidad skimming (clonación de tarjetas) en Europa. Junto a él estaba su pupilo Gabriel Cordale, de 20 años. Al ser detenidos se excusaron con un "no hablo castellano". En su poder se incautaron 18 mil pesos en efectivo y el pescador de billetes: dos chapitas, una de ellas con forma de arpón o gancho de dos puntas, unidas por una pequeña bisagra que se coloca en la ranura del cajero automático sin que pueda ser percibido desde el exterior y retiene los billetes que el cliente pretende extraer.

Imputados

Dos días más tarde Suica y Corlade fueron imputados por estafa en una audiencia en la cual la acusación corrió por cuenta de la fiscal Valeria Haurigot quien apeló a miembros de la Embajada de Rumania en Buenos Aires como traductores. Entonces les imputaron a los hombres tres hechos de estafa: "dos comprobados en diferentes cajeros: uno en el Nuevo Banco de Santa Fe y otro en el Banco de Entre Ríos; y un tercero en grado de tentativa en otra sucursal del Nuevo Banco de Santa Fe".

La defensa, entonces a cargo de Mariano Buffarini, argumentó que no estaba debidamente comprobado el hecho mientras que la fiscal sostuvo su postura amparada en investigaciones y registros fílmicos.

Armas sí, plata no

Finalmente, el juez Curto dictaminó la preventiva para ambos y en el cierre de la audiencia se produjo un hecho irrisorio: "Cuando les explicamos a los dos hombres que quedaban detenidos se indignaron y uno de ellos dijo: «¿En Rosario que todos andan con armas nos meten presos a nosotros?»".

Desde entonces Suica y Corlade, quienes no tenían antecedentes pero eran investigados por hechos similares en Córdoba, Mendoza, Mar del Plata y la ciudad de Santa Fe, quedaron detenidos hasta el último viernes de 2016 cuando el juez Alejandro Negroni homologó el acuerdo al que llegaron la fiscal Valeria Haurigot y los nuevos defensores de los rumanos, los abogados Marcos Cella y Malena Copello.

En ese acuerdo Suica y Corlade fueron condenados a tres meses de prisión efectiva como "coautores material y penalmente responsables de defraudación mediante uso de tarjeta bancaria en tres hechos y defraudación con tarjeta bancaria en grado de tentativa en un hecho, todos en concurso real, teniendo como purgada la pena para ambos acusados con la prisión preventiva" dictada oportunamente.

Comentarios