Policiales
Lunes 06 de Febrero de 2017

Le imputan haber querido asaltar al conductor de un auto que lo atropelló

El acusado negó haber cometido un delito y alegó que llevaba un arma porque trabaja de sereno. Seguirá detenido con arresto domiciliario.

Osvaldo entró a la sala de audiencias de los Tribunales provinciales en silla de ruedas, con vendas blancas cubriendo heridas en ambas piernas y otra al aire con una gran cicatriz recién suturada en el brazo derecho. En ese marco un fiscal lo acusó de haber intentado robar a un automovilista a quien le apuntó con una escopeta recortada calibre 16, hecho ocurrido la semana pasada en Circunvalación y Avellaneda. El acusado terminó en ese estado porque el conductor del vehículo lo chocó, conducta por la cual también será imputado por las lesiones que provocó.

En la audiencia el acusado brindó su versión y rechazó haber cometido un delito. Dijo que se trató de un accidente de tránsito, que no asaltó a nadie y que él tenía el arma porque trabaja como sereno en un empresa de transporte. Más allá de la resolución que tenga el caso, se expone la reacción y consecuencias que provocan la falta de seguridad, los robos, las obras crónicas y la reacción de los conductores ante esos obstáculos que se presentan en ese corredor de la ciudad.

Violenta

El 25 de enero pasado se desencadenó una situación violenta en Circunvalación y Avellaneda que tuvo su capítulo judicial, tal vez de poco calibre si se mira el resultado, pero no menos grave si se tiene en cuenta la reiteración de acontecimientos de esa naturaleza.

En una audiencia celebrada la semana pasada en Tribunales el fiscal de Investigación y Juicio Carlos Covani le imputó a Osvaldo Sebastián R. haber interceptado el paso de un Volkswagen Gol Trend rojo que circulaba de norte a sur por Circunvalación y, a la altura de Avellaneda, haberle apuntado al conductor con una escopeta calibre 16 de caño recortado que no tenía autorización para portar.

Sobre la mecánica del hecho el fiscal describió que a las 11.30 de ese día el acusado bajó desde el cantero central y, una vez que el automóvil frenó, intentó introducirse por la puerta del conductor. Sin embargo, éste reinició la marcha y terminó embistiendo a Osvaldo y causándole lesiones en ambas rodillas y el brazo derecho. El hombre golpeado terminó internado bajo arresto en el Hospital Centenario.

Esa conducta el fiscal la calificó como tentativa de robo calificado por el uso de arma de fuego con aptitud no acreditada, en concurso real con portación de arma de fuego de guerra. En tal sentido, exhibió kas evidencias: acta de procedimiento de la Policía de Acción Táctica (PAT), de detención, el secuestro de elementos, entre los cuales estaba la escopeta del acusado dentro de una mochila, croquis, informe balístico y la entrevista al conductor que denunció el hecho.

Otra versión

Pero el acusado, que llegó a la sala de audiencias en sillas de ruedas con ambas rodillas vendadas y un gran cicatriz con la sutura al aire en el brazo derecho, desplegó un relato contrapuesto a la hipótesis fiscal que, de comprobarse, dejaría a la luz prejuicios y reacciones frente a ese conflicto.

Afincando en Boman 3600, a pocas cuadras del donde ocurrió el hecho, Osvaldo explicó que para él era habitual deambular por la zona. Dijo que trabaja desde hace un año "en negro" para una empresa de transporte, por eso caminaba desde avenida del Rosario al 5900 hasta su casa, cerca de la Circunvalación a la altura de Avellaneda, y cruza antes de la pasarela a la altura de San Nicolás.

"Ese día me fui a mi casa temprano, salí caminando por San Nicolás para Circunvalación, que es la esquina de mi casa, y en eso cruzo a Hugo, un vecino que iba a buscar pasto para los conejos. Subo la Circunvalación de este a oeste, había camiones pero una mano estaba cortada porque estaba pintando. Crucé la primera parte y apareció el auto por un sector donde estaban pintando y me atropelló. Quedé tirado y el muchacho se bajó y me dijo «¿cómo me vas a hacer esto y te vas a cruzar así?». Yo le dije tenés razón, disculpame, no fue mi intención", relató el acusado del robo.

Osvaldo dijo que quedó herido tirado en el piso y justo pasaba una ambulancia que lo asistió. Y después pasó una camioneta de la PAT. "Cundo vinieron los policías yo les dije «mire jefe que en la mochila tengo escopeta que es del trabajo, eso fue lo que pasó".

Asistido por el defensor público Andrés Bassini, Osvaldo confesó que si tuviera al hombre del auto enfrente le pediría disculpas por lo sucedido. "No fue mi intención robarle. Si tengo que cobrar algo se lo dejaría a él para que arregle el auto, yo no agarraría ni un centavo. No haría nada en su contra".

Las dos caras de la moneda quedaron así bajo análisis del juez Juan Andrés Donnola, que cedió la palabra al fiscal para que replicara. "No voy a discutir las contradicciones que hay con la evidencia, simplemente le quiero preguntar si el señor tiene algún tipo de habilitación para portar armas de fuego", dijo Covani. La respuesta del acusado fue negativa.

Debate

El fiscal pidió prisión preventiva en base a los presupuesto de la ley: "La participación en el hecho, que surge del relato del automovilista, el secuestro del arma y las lesiones que recibió al ser embestido, ya que la versión del conductor aparece como ajustada a los hechos, además de que la detención se concretó en flagrancia", remarcó Covani.

"El delito tiene una pena en expectativa de tres años y seis meses de prisión de mínima, y de 21 años de máxima, por lo que la condena será necesariamente de prisión efectiva y eso presupone la peligrosidad procesal, es un monto elevado para presumir el intento de fuga", amplió el fiscal.

La defensa, por su parte, desplegó su estrategia. Se opuso a la pedido de prisión preventiva y recalcó que "surgen problemas respecto de cómo se habría producido el hecho. Con un criterio técnico simple, Bassini rebatió la acusación. "Tiene fractura de esternón, doble de rodillas y lesiones en un brazo. No las puede provocar un vehículo que acelera de cero a diez kilómetros por hora, entiendo que no resultan lógica esas lesiones con la mecánica que relató la víctima".

El abogado dejó en manos de la investigación otras cuestiones que puede resultar reveladoras, como la presencia de testigos. "Mi defendido no tiene antecedentes penales, es creíble la mecánica como él la declara y por las lesiones visibles que tiene", sostuvo.

Debido a ese estado de duda y la salud de su defendido, tras advertir que no estaba en condiciones de recibir el alta médica del hospital y mucho menos de ser alojado en un calabozo,pidió la libertad del acusado o un arresto domiciliario en su casa bajo el cuidado de sus padres. El fiscal atendió la situación y no se opuso a la prisión preventiva domiciliaria.

Es o no es

El juez Donnola hizo lugar a la acusación teniendo en cuenta las evidencias, no sin antes mencionar el relato que hizo el acusado para argumentar su inocencia, sobre todo porque tenía en su poder una escopeta que supuestamente usaba para el trabajo pero no tenía autorización para portarla.

"Conforme lo observado no entiendo por qué hay una acusación de ese estilo más allá del itinerario o la forma que es atropellado. O es un accidente o es un hecho de otras características", dejó flotando el juez para que se despeje con la pesquisa.

Finalmente, a pesar de los dudas que surcan el caso, el magistrado se inclinó por resolver la imputación. "Los elementos que probabilizan la responsabilidad están dados, se secuestró un arma y elementos para considerarlo. Habrá que verificar el estado de salud de esta persona. Se ordena la prisión preventiva por 45 días a cumplirse en el domicilio", decidió finalmente Donnola.

Los dos acusados

Desde el Ministerio Público de la Acusación se indicó que el conductor del auto también quedara sujeto a una investigación como responsable de las lesiones que le provocó al chocar al supuesto ladrón.


Comentarios