Policiales
Jueves 05 de Enero de 2017

Le confirman condena por matar a un nene al balear una casa por venganza

Martín González recibió 12 años de prisión por atacar la casa de un hombre de Los Monos y matar al pequeño Tiziano Leonel Gamarra en 2010

La Cámara Penal confirmó la condena a 12 años de prisión a un joven que, al tirotear una casa de barrio Las Flores en venganza por un crimen ocurrido diez años antes, terminó causando la muerte de Tiziano Leonel Gamarra, un nene de 4 años que jugaba en la vereda y fue alcanzado por un plomo calibre 9 milímetros en la cabeza. El tribunal tuvo en cuenta que algunos vecinos vieron al acusado cuando disparaba tras llegar al lugar en una moto y también el testimonio del padre del nene, que esa noche llegaba de trabajar y se cruzó en la calle con los jóvenes que acababan de matar a su hijo sin saber aún de la tragedia.

El homicidio ocurrió en marzo de 2010. Seis años más tarde fue condenado Martín González como uno de los autores de los disparos, fallo que llegó luego de su demorada captura. El año pasado el entonces juez de Sentencia Gustavo Salvador le impuso 12 años de prisión por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por la participación de un menor, cometido con dolo eventual. Es decir que si bien su objetivo no fue causar una muerte, pudo representarse ese resultado y no le importó. Por el crimen del nene también fue acusado Alexis Canteros, hijo de la víctima del crimen que fueron a vengar, quien entonces era menor de edad y quedó a disposición del régimen penal especial para menores.

Por lo que pasó

En diciembre pasado un tribunal de revisión integrado por los jueces José Luis Mascali, Daniel Acosta y Alfredo Ivaldi Artacho asistió a una audiencia de apelación donde el defensor del muchacho de 27 años, el abogado Ignacio Carbone, pidió su absolución. Pero luego de estudiar el caso, los jueces encontraron evidencias que lo sitúan efectuando los disparos mortales y confirmaron la condena "en todos sus términos".

Lo que reconstruyó la investigación judicial es que los balazos iban dirigidos a vengar tardíamente la muerte del padre de Alexis, Juan Carlos Canteros, un hombre de una facción rival a la entonces fortalecida banda de Los Monos. A Canteros lo mataron a tiros el 6 de agosto de 2000, cuando recién hacía un mes que había salido de la cárcel.

Seis años después, a las 21.30 del 11 de marzo de 2010, tres jóvenes en una moto pasaron frente a una casa de Heliotropo al 1700, en el barrio Las Flores, y arremetieron con tiros de dos armas. Allí vivía Rubén Darío "Papucho" Reyna, un hombre estrechamente ligado a Los Monos que ya cargaba sobre su espalda con varios antecedentes y al que diversos comentarios del barrio ligaban a la muerte de Canteros, homicidio por el que incluso estuvo un tiempo preso hasta que le dictaron la falta de mérito.

Reyna es hermanastro de Patricia Celestina Contreras, condenada en un juicio abreviado como integrante de la organización narcocriminal asentada en Las Flores y La Granada, y madre de quienes están detenidos como jefes de la misma: Ariel Máximo "Guille" Cantero y su hermano de crianza, Ramón "Monchi" Machuca, a quien adoptaron siendo éste adolescente.

Aquella noche "Papucho" Reyna estaba en su casa con su esposa cuando los sorprendieron los tiros. Las balas le silbaron cerca. Dos impactaron en las paredes del comedor. En ese momento Tiziano jugaba frente a la casa de un tío en el Pasaje Peatonal 517 (España al 7000), a la vuelta de su casa. Estaba en la vereda tomando un helado, a unos cien metros del lugar de la balacera, cuando uno de los disparos lo alcanzó en la cabeza, sobre la oreja derecha. El nene murió esa misma noche.

"De oídas"

Al apelar la sentencia, el defensor señaló que el fallo carecía de fundamentos, que González no estaba en el lugar del hecho y que lo condenaron en base a testimonios "de oídas" de personas que no presenciaron lo que pasó. Que no se trató de un ataque en una sola dirección sino de un enfrentamiento entre dos bandos, lo que "no se condice con un solo sujeto disparando".

No obstante los jueces confirmaron el fallo. Consideraron que "hubo dos personas que observaron lo ocurrido, percibiendo con sus propios sentidos lo narrado" y que "se encargaron de señalar perfectamente a González como uno de los autores de los disparos contra la vivienda de Papucho" Reyna. Uno de esos testimonios es de una vecina que dijo: "Pasó una moto con tres pibes. Uno era Alexis Canteros, el otro se llama Martín y un tercero que no conozco".

Los camaristas también recordaron que el padre de Tiziano esa noche regresaba a su casa, sin saber aún del drama, y cruzó un par de palabras con Alexis a quien encontró en el camino: "Yo los cruzo cuando vuelven del hecho. Alexis me dice: «Andá a fijarte el desastre que le hice a Papucho. Le tiroteé toda la casa»".

El tribunal también refutó la teoría de que existió un enfrentamiento entre dos bandos. "Se encontraron vainas de dos calibres (9 y 11.25 milímetros). Lo cierto es que conforme las pericias realizadas se concluyó que los disparos impactaron todos en una sola dirección: la casa de Reyna. La puerta de ingreso, la pared, una ventana, un sillón y tres disparos en un auto que estaba afuera. Y en ningún caso se verificó que los disparos fueran desde el interior de la casa hacia afuera".

"No se vislumbra tal enfrentamiento —agrega el fallo— y sí una agresión armada dirigida en una sola dirección. Los disparos fueron efectuados con los tiradores en movimiento, por ello es que uno de los proyectiles toma una dirección semi paralela a la finca e impacta en el menor que se encontraba a cierta distancia".

dolor. Familiares del pequeño Tiziano en las calles de Las Flores, tras el ataque que le costó la vida.

Comentarios