Policiales
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Las acusadas de apuñalar 64 veces a un gerente deben esperar el juicio en prisión

El crimen ocurrió en 2015 en Moreno 511. Pese a que esta semana cumplirán dos años de prisión preventiva, el juez atendió el pedido de fiscal y querella debido al riesgo de fuga.

Las dos mujeres acusadas de asesinar al gerente financiero de una empresa de catering Diego Sarjanovic, encontrado sin vida en septiembre de 2015 en su departamento del macrocentro de Rosario con 64 puñaladas, seguirán en prisión hasta que comience el juicio, el 27 de septiembre próximo.
El fiscal Miguel Moreno y el abogado Fausto Yrure, patrocinante de la familia de la víctima, pidieron que Carolina Virginia Seguer, de 39 años, y su madre Alicia Fernández, de 59, continúen detenidas pese a que ya llevan casi dos años encarceladas sin condena, el plazo máximo. El juez Alfredo Ivaldi Artacho prorrogó la prisión preventiva, ya que consideró que hay riesgo de fuga.
Ambas acusadas fueron detenidas el 7 de septiembre de 2015, cuando escapaban en un auto rumbo a la provincia de Mendoza y fueron interceptadas por la policía cordobesa a la altura del kilómetro 637 de la ruta nacional 8, a la altura de la localidad de Las Vertientes. Por ese motivo, el magistrado entendió que madre e hija debían esperar el juicio detenidas.
Ambas fueron acusadas como coautoras de homicidio doblemente calificado por ensañamiento y codicia, y se ordenó la prisión preventiva de ambas por el plazo máximo de ley, que son dos años. Ahora el juez hizo lugar al pedido del fiscal y la querella para que continúen detenidas en la alcaidía de mujeres hasta el comienzo del juicio.
Las mujeres son las principales sospechosas de matar a Diego Sarjanovic, de 44 años y gerente comercial de la empresa MC Catering, quien fue hallado muerto de 64 puñaladas dentro de un departamento del tercer piso de Moreno 511. El crimen tuvo un trasfondo económico y pasional, ya que la víctima tenía una relación amorosa extramatrimonial con Seguer, a quien le había facilitado un suma de dinero para un emprendimiento comercial, deuda que —ante la imposibilidad de su pago— habría desencadenado el sangriento ataque.

Comentarios