Policiales
Lunes 09 de Octubre de 2017

La víctima de un secuestro dijo que sus captores lo trataron bien

Remarcó su miedo y esta vez negó que le hubieran dado un culatazo como dijo la primera vez. Por el caso Guille Cantero fue acusado de organizador

Un testimonio marcado por el miedo fue el que dejó el viernes pasado el joven que fue blanco de un secuestro extorsivo en el que está acusado como organizador el líder de Los Monos, Ariel Máximo "Guille" Cantero, quien junto a otro joven detenido tienen pedido de procesamiento de los fiscales. La víctima repitió las alternativas de su corto cautiverio, rápidamente interrumpido cuando sus captores advirtieron que no era la persona a quien buscaban, pero marcando de manera muy enfática, y repetida, que sus captores lo habían tratado muy bien.

En la declaración que prestó en el Ministerio Público de la Acusación (MPA) minutos después del secuestro, el muchacho, un aterrado trabajador metalúrgico de 22 años, había indicado que para forzarlo a ingresar en el auto en el que se lo llevaron los secuestradores le habían dado un fuerte culatazo en la cabeza. El viernes pasado se corrigió. "No me golpearon nunca, a lo sumo me habré golpeado la cabeza con la velocidad del auto", dijo al fiscal federal Federico Reynares Solari y a los defensores de los dos acusados del secuestro.

La captura de este joven fue el 9 de septiembre a las 19 en Seguí y Espinillo, en barrio Triángulo de zona oeste. Allí fue forzado por dos hombres armados a subir a un auto rojo con vidrios polarizados donde esperaba un tercero. Tras ser retenido en un galpón los hombres se dieron cuenta que no era el que habían elegido en el plan previo para pedir rescate. Eso quedó en claro porque un teléfono que se le atribuye a Guille Cantero, que estaba preso en una celda de castigo en Coronda, había sido intervenido. Eso permitió saber que los captores le decían a Guille: "Es otro, nos confundimos feo, nada que ver este, amigo". A esas palabras le siguió esta respuesta atribuida al líder de Los Monos. "Uh, bueno, llevátelo igual, esperamos un rato a ver qué dice".

El viernes pasado la víctima contó con detalle que mientras tomaba algo con amigos sintió un brazo atrás y vio cómo sus compañeros salían corriendo. Adujo que lo metieron en la parte trasera de un auto, le taparon la cabeza y ataron los brazos con un cinto, y que iban muy rápido en el auto. "Les dije que tenía el documento en la billetera y que se fijaran porque la persona que buscaban yo no debía ser. Yo estaba muy asustado".

El joven dijo que cuando lo bajaron y le pidieron el DNI se dieron cuenta que él no era su objetivo. "Me preguntaban mi nombre, dirección, escuchaba murmullos entre ellos. En un momento me dijeron «disculpá, quedate tranquilo, te vamos a devolver cerca de tu casa». Me dejaron en Seguí y Circunvalación. Cuando bajo me sacan el cinto que me ataba y lo que me cubría la cabeza. Me pidieron que no mire atrás y que iba a volver con mi familia", dijo.

Los fiscales marcan que Guille organizó ese secuestro desde su celda y que las escuchas registran los actos precedentes así como las conversaciones entre Guille y Ezequiel "Parásito" Fernández durante el cautiverio. El hermano de este último, Nahuel Fernández, está preso acusado de ser uno de los captores.

La víctima dijo no haber visto a nadie porque estuvo todo el tiempo encapuchado. Eso limita la posibilidad de hacer un reconocimiento sobre el último detenido.

Comentarios