Policiales
Viernes 27 de Enero de 2017

La provincia fundamentó el porqué del permiso

Ayer a la tarde el Ministerio de Seguridad provincial emitió un comunicado de prensa sobre la polémica. Sostuvo que la Constitución Nacional "establece que las cárceles son para la reinserción social y no para castigo" y en es marco "el Servicio Penitenciario se esforzó siempre" para que "todas las personas privadas de la libertad alcancen dicho fin".

Ayer a la tarde el Ministerio de Seguridad provincial emitió un comunicado de prensa sobre la polémica. Sostuvo que la Constitución Nacional "establece que las cárceles son para la reinserción social y no para castigo" y en es marco "el Servicio Penitenciario se esforzó siempre" para que "todas las personas privadas de la libertad alcancen dicho fin".

El texto sostiene que el SP trabaja "día a día para que la custodia de personas privadas de libertad se dé de manera eficiente y apegada a los derechos humanos" y, en tal sentido, destacó "los traslados masivos de personas alojadas en comisarías" a cárceles. "Hoy la realidad es absolutamente distinta de 2007 cuando la mayor parte de los internos estaban en comisarías sin derechos mínimos que luego se reflejan en posibilidades de reintegración", dice el comunicado, y agrega que es "necesario seguir trabajando para mejorar las políticas públicas penitenciarias".

Sobre la polémica, el ministerio y la Secretaria de Asuntos Penitenciarios "desmienten categóricamente la existencia de presos vip" en sus dependencias. "Nuestra normativa alienta el análisis de los espacios de alojamiento, la atención de las necesidades físicas y espirituales, actividades familiares, culturales y recreativas de los internos", agrega el escrito citando el artículo 177 de la ley 24.660.

"Es así que las autorizaciones son ajustadas a derecho y premisas internacionales. En el caso de las piletas de lona, que no están prohibidas, se permiten luego de un análisis de seguridad por motivos diferentes como bautismos religiosos, mitigar el calor de los visitantes o de los niños alojados con sus madres en cárceles de mujeres. No son elementos riesgosos, difícil imaginar cómo podría alterar la seguridad del penal o favorecer una evasión o motín que haya una pileta de lona en el patio de un pabellón. Y se autorizan teniendo en cuenta que los beneficiarios, principalmente mujeres y niños que van de visita, no están cumpliendo una pena".

Comentarios