Policiales
Jueves 09 de Junio de 2016

La intendenta Fein pide "inteligencia federal" para afrontar el narcotráfico

En medio del tembladeral que causó el asesinato del barrabrava de Newell's Matías Franchetti, ocurrido el mismo día en que llegaba detenido a la ciudad Ramón "Monchi" Machuca, la intendenta Mónica Fein reclamó "inteligencia federal" para lidiar con problemáticas como el narcotráfico, que exceden la esfera municipal.

En medio del tembladeral que causó el asesinato del barrabrava de Newell's Matías Franchetti, ocurrido el mismo día en que llegaba detenido a la ciudad Ramón "Monchi" Machuca, la intendenta Mónica Fein reclamó "inteligencia federal" para lidiar con problemáticas como el narcotráfico, que exceden la esfera municipal. Para la jefa comunal, la Intendencia puede trabajar "desde lo territorial, estando en los barrios, mejorando las condiciones de vida y trabajando con los vecinos", pero se ve excedida para atacar la raíz del problema e incluso sus efectos y no puede "buscar esas redes de narcotráfico internacionales que se instalan en distintos lugares del país y que producen estos hechos terribles de violencia". Por eso, también pidió "coordinación" entre los niveles de gobierno local, provincial y nacional. A responderle salieron los concejales de la oposición Diego Giuliano y Gabriel Chumpitaz, quienes coincidieron en que "recién ahora", cuando "la sangre ya llegó al río", la Municipalidad comienza a asumir a la inseguridad como una problemática de escala propia.

Fein recordó que Franchetti contaba con prontuario, incluso a nivel internacional (ver página 36) y también involucrado en situaciones violentas en la ciudad. Esa complejidad "demuestra (dijo la intendenta) que lo local, lo provincial y lo nacional deben estar coordinados. Porque si no hay inteligencia federal es difícil abarcar problemas de esta complejidad".

Con el planteo a otro lado. Por su parte, el presidente de la Comisión de Seguridad del Concejo, Diego Giuliano, le respondió a la intendenta. "Fein no puede procesar la simultaneidad de los dos hechos que se dieron: por un lado, la llegada a Rosario de Monchi Cantero, detenido gracias a la coordinación de fuerzas de seguridad de distintos niveles, y por otro, la masacre del hincha Matías Franchetti".

"Pero es a (el gobernador Miguel) Lifschitz a quien debería dirigir su planteo", afirmó Giuliano, ya que fue él quien "decidió dejar de hacerse cargo de los gastos operativos de las fuerzas federales en la provincia" y generó un "gran retroceso".

El edil de Rosario Federal también dijo que "la Municipalidad siempre tuvo una posición muy conservadora en materia de seguridad: durante mucho tiempo hasta se negaba a hablar del tema, al punto de que aún hoy en los pasillos de la Intendencia se sigue hablando de convivencia, no de seguridad, lo que demuestra que ni conceptualmente lo han entendido".

Y por elevación, Giuliano le pegó a la provincia. "(El ex gobernador Antonio) Bonfatti había optado por una seguridad por delivery: llamaba a Buenos Aires para pedir fuerzas federales y pagaba por los servicios; a la sociedad le salía caro pero al menos ahí estaban". En cambio, "Lifschitz no hace ni una cosa ni la otra: sigue hablando de un plan de seguridad como si recién hubiera asumido cuando lleva siete meses al frente de la provincia".

Falta de sinceramiento. También el integrante del PRO, Gabriel Chumpitaz, mostró una posición crítica. "En la Municipalidad no se ha sincerado la problemática de la inseguridad ni se ha comprendido la magnitud que tiene en Rosario", disparó.

Para Chumpitaz, que se reivindica como especialista en seguridad, "el narcotráfico es una problemática que lleva muchos años en la ciudad y ya ha superado los tres estadios en que se desarrolla: filtración, penetración y copamiento", lo que deja a Rosario frente al "grave problema de la narcocriminalidad con un Estado infiltrado o ausente".

Y en ese marco insistió en "transformar la Secretaría de Control y Convivencia en Secretaría de Seguridad", dotada de "una Subsecretaría de Estadística y Análisis Criminal, encargada de la recolección y el análisis de lo que sucede en los territorios, del control y prevención, de las operaciones propiamente dichas (relaciones con las fuerzas de seguridad provinciales y nacionales) y la logística aplicada". De todos modos, Chumpitaz afirmó que en cuanto a la articulación entre los distintos niveles de gobierno "ha habido grandes avances".

Uno a favor. De lado de Fein se puso el radical frentista Sebastián Chale. "Comparto totalmente el planteo de la intendenta sobre la necesidad de contar con inteligencia federal para abordar estos graves problemas", dijo, "pero constitucionalmente, y por definición, sólo la Nación puede hacerlo".

Al respecto Chale no se mostró convencido de que haya habido grandes avances. "El problema es que esa inteligencia federal está muy poco desarrollada", dijo, y tampoco muestran importantes progresos las investigaciones judiciales federales "para avanzar con aspectos más de fondo del narcotráfico, como el lavado de activos y el negocio a escala global". Eso, para no hablar de la "permeabilidad de las fronteras".

Chale recordó que "ocurre muy a menudo que el vecino de un barrio señala dónde hay un búnker, un quiosco, un punto de venta de drogas" y reprocha que "nadie hace nada", sin poder "visualizar que ese es el menor eslabón en cuantía del negocio" y que los otros aspectos, medulares, le corresponden a la Justicia federal.

Comentarios

Últimas Noticias