Policiales
Viernes 23 de Diciembre de 2016

"La discusión está zanjada", dijo el gobernador Miguel Lifschitz

La insólita situación vivida el miércoles en Goya tuvo varias repercusiones oficiales en Santa Fe. El gobernador Miguel Lifschitz dijo que "el gobierno y la policía de Corrientes se enojaron porque no tenían información previa, pero es lo que suele ocurrir antes de dar un golpe a los narcos".

La insólita situación vivida el miércoles en Goya tuvo varias repercusiones oficiales en Santa Fe. El gobernador Miguel Lifschitz dijo que "el gobierno y la policía de Corrientes se enojaron porque no tenían información previa, pero es lo que suele ocurrir antes de dar un golpe a los narcos". Remarcó que "los jueces federales tienen jurisdicción en todo el país", tanto que "en Santa Fe muchos jueces federales de otras provincias hicieron allanamientos". Y finalmente sostuvo que habló con su par correntino y "ya se zanjó la discusión".

   Por su parte, Pullaro defendió el accionar de la policía santafesina "avalada por la Justicia federal" y admitió que el gobernador Colombi se comunicó con él para cuestionarle "que no les habían avisado que iban a allanar". "Si cada vez que hacemos un allanamiento tenemos que avisar eso se puede filtrar y no queremos fracasar".

   De regreso en Santa Fe, el comisario José Mario Moyano dijo que jamás en su carrera vivió una situación como la del miércoles. Contó que el gobernador de Corrientes le exigió que dejara libres a los testigos y que él contestó "que no estaban privados de la libertad sino actuando bajo carga pública por órdenes de un juez federal. Todos fueron tratados con respeto y pudieron comunicarse con sus familiares porque tenían sus celulares", afirmó el jefe policial.

   Moyano indicó que cuando terminaron de labrar las actas le informaron que quedaba detenido. "Primero me trasladaron a la Jefatura de Goya. Yo preguntaba si me tenían en calidad de detenido, demorado o en comparendo, pero no me decían. Primero me acusaron de privación ilegítima de la libertad de los testigos, luego me entrevistaron los fiscales (Patricio) Paliza y (Guillermo) Barry. Me preguntaban del procedimiento y los resultados pero no me decían por qué estaba demorado". Finalmente le informaron que la jueza de Instrucción Elizabeth Ferreyra le había abierto una causa por privación ilegítima de la libertad por la denuncia de los padres de uno de los testigos. "Firmé el acta y me fui. Me dijeron que habrá una citación para retornar para responder por la imputación".


Comentarios