Policiales
Jueves 03 de Agosto de 2017

La detienen tras estar más de un año prófuga

Una mujer acusada de llevar engañado a un descampado de Pérez a Adrián Intilángelo, un vecino de Chabás al que le vaciaron la casa luego de ejecutarlo con dos tiros en la cabeza, quedó presa ayer luego de estar un año y medio prófuga.

Una mujer acusada de llevar engañado a un descampado de Pérez a Adrián Intilángelo, un vecino de Chabás al que le vaciaron la casa luego de ejecutarlo con dos tiros en la cabeza, quedó presa ayer luego de estar un año y medio prófuga. La acusada estaba en prisión domiciliaria cuando desapareció de esa vivienda, por lo que ordenaron su captura. El martes volvió a su casa de Pérez con un bebé recién nacido y fue detenida otra vez. Un juez ordenó ayer que siga presa en un establecimiento penitenciario mientras la defensa tramita la posibilidad de obtener una pulsera electrónica, ya que además tiene a cargo a un niño de 5 años.

Claudia Z. había sido detenida por primera vez el 27 de mayo de 2015. Tiene 29 años y está imputada como coautora de un homicidio calificado por la participación de más de dos personas y criminis causa, es decir, cometido para consumar otro delito (en este caso el robo a la casa de Intilángelo). Por el crimen también está preso como autor material y a la espera del juicio Carlos "Cordobés" M., apresado en noviembre de 2015. Y también estuvo involucrada la ex esposa de éste, luego liberada, en cuya casa se hallaron elementos sustraídos a la víctima.

En un zanjón

El 28 de marzo de 2015 el cuerpo de Intilángelo, de 49 años, apareció calcinado en un zanjón de un camino rural en Pérez. El hombre manejaba máquinas agrícolas para contratistas agropecuarios en Chabás y fue ejecutado de dos balazos: uno en la sien y otro en la nuca.

El caso es investigado por el fiscal Florentino Malaponte. Según la pesquisa, Claudia Z. se había relacionado con Intilángelo y lo llevó "engañado" al descampado de Pérez. "Fueron en un Renault Kangoo de la víctima y allí aparecieron tres hombres y uno le disparó. Después fueron en el utilitario a la casa de la víctima y robaron varios objetos electrónicos. Finalmente se dirigieron a Pérez y quemaron la Kangoo", explicó el fiscal.

La investigación determinó que Carlos M. condujo la Kangoo hacia la casa de la víctima en Chabás y luego hacia Pérez, donde la quemaron para borrar huellas. Tras la detención de Z., el juez Carlos Leiva le otorgó arresto domiciliario porque tenía un hijo menor de 5 años a su cuidado. Pero en noviembre de 2015 desapareció de su casa, le dictaron la rebeldía. El martes fue detenida por la sección Capturas de la PDI.

En una audiencia ayer a la mañana Malaponte pidió que prisión preventiva para Z. La acusada, asistida por el defensor Iván Russo, pidió volver al arresto domiciliario para seguir amamantando a su bebé de un mes.

El juez dispuso que se aloje en un establecimiento penitenciario pero instó a las partes a que gestionen ante el Ministerio de Seguridad la implementación de una pulsera electrónica para "controlarla en una futura prisión domiciliaria" que se resolvería en una nueva audiencia.

El juez ordenó agilizar la implementación de la pulsera electrónica para que Claudia Z. esté con su bebé de un mes

Comentarios